Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
04 de Abril, 2016
Marco de la realidad parte III: la integración latinoamericana

Imprimir
Imprimir

Las realidades de las grandes urbes son un desafío para la pastoral

Del Plan Global del CELAM, les hemos ido presentando en las últimas ediciones el marco de la Realidad. Ahora les presentamos la parte III que va de los números 39 al 57 de esa sección. El contenido de interés para toda América latina y el Caribe, tomando en cuenta que es un plan global de la Iglesia por medio del CELAM, que es el organismo de comunión eclesial y que es centro de confluencia  por la representatividad que tiene para toda la región. Hay sin duda contenidos específicos locales de la realidad que enriquecen a nivel regional. Pero el nivel regional ofrece una visión que nos ilumina a todos, puesto que lo datos de los que da cuenta el marco de la realidad del plan Global CELAM, fueron recogidos desde la situación sea política, económica o de cualquier índole que toca la vida de todos los habitantes de este continente latinoamericano y caribeño.

La sección de la realidad que les ofrecemos ahora trata de las ciudades y las culturas urbanas, la vida económica, la vida social, los códigos de relaciones, el nuevo lenguaje que es reflejo de la vida que se desarrolla en el área rural y urbano. La evolución de las relaciones y realidades por los sistemas de vida que se desarrollan en las grandes urbes tienden a desfigurar al ser humano, a descartarlo o a ignorarlo con la indiferencia, e incluso a anularlo o eliminarlo. La vida para las inmensas mayorías en las sociedades urbanas con impacto en las sociedades rurales, es una vida sin rostro, porque los sistemas se los han borrado. Vivimos ciertamente una época de cambio? O un cambio de época? Cualquiera de las dos transiciones implica  repercusiones.

Otro gran desafío es el de la integración latinoamericana y Caribeña. Los países de este “continente joven” como lo llamaba San Juan Pablo II, viven realidades similares y homogéneas como la pobreza, la injusticia o la opresión por ejemplo. En el otro ámbito vive la riqueza de las culturas, la capacidad de sobrevivir o de perpetuarse en la historia, o la fuerza de la fe. Sin embargo las diferencias no se consideran como una riqueza que engrandece el conjunto, sino como realidades que se contraponen y batallan internamente produciendo un debilitamiento. En el conjunto de los Estados, realidades y sociedades latinoamericanas y del Caribe, está la Iglesia, que aunque ofrece un rico cuerpo doctrinal o la belleza del Evangelio como fuente de vida, padece limitaciones por diferencias internas que no siempre logran armonizarse u orientarse hacia la ruta del Evangelio o del Reino instaurado por Jesús. Hay ciertamente un camino de maduración, pero como al igual hay soñadores que anhelan y se esfuerzan en la construcción de la Patria grande, también hay poderes o fuerzas que aniquilan a quienes sueñan con la construcción de la patria grande, talvez no con armas, aunque las hay también sino con acciones contrapuestas y auto-referenciales que anulan toda posibilidad de integración de los países.

Por ello, adéntrese usted mismo, usted misma, hacia el interior de este marco de la realidad, analícelo y complételo si es necesario y contribuya en este caminar y sueño conjunto que para la transformación de la realidad sea posible y los anhelos históricos y eclesiales, lleguen a conformar una nueva realidad.

 

Autor: Noticelam
Fuente: Plan Global Celam
Foto: Slyde Universidad Inca, Perú.




Documento sin título