Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
12 de Abril, 2016
La encrucijada de la vida y la muerte en Bolivia

Imprimir
Imprimir

Carta pastoral de los obispos Bolivianos sobre narcotráfico y drogadicción

“En defensa de la vida y de la dignidad humana” con fecha 1 de Abril de 2016 salió publicada una carta pastoral de los obispos de la iglesia boliviana. Ubicada en  la región de los países Bolivarianos en América del Sur, “Bolivia, además de ser un país productor y de tránsito, es ya un país consumidor de drogas. El narcotráfico estigmatiza indiscriminadamente a todos los bolivianos y bolivianas ante la comunidad internacional”, señalaron los obispos en el comunicado de la presentación de la carta que es de gran importancia y que resonó acertada, apropiada, en el momento actual que vive el país Bolivariano.

Los obispos tomando de frente la problemática que vive el país, en el mismo comunicado de presentación de la carta indican que “El narcotráfico es un crimen que atenta a la creación de Dios, que hiere a la persona, con mayor perversidad contra jóvenes e incluso niños; un crimen que genera violencia, muerte y desintegración familiar, y desestructura la sociedad, distorsiona la economía y promueve la cultura de la ilegalidad y de la corrupción, inclusive trastocando la institucionalidad del Estado.” 

Con la cita bíblica del libro del Deuteronomio, los obispos hacen ver la situación de deterioro y auto destrucción de la sociedad producto del narcotráfico y sus secuelas y advierten sobre la necesidad de decidir frente a la encrucijada de la vida o la muerte.

Con un tono sereno y preciso la carta hace una diferencia entre el uso de la coca para funciones de uso humano, como ha sido desde tiempos ancestrales y la coca para producción de cocaína y otros ilícitos destructores del ser humano, por ello dice que: “El consumo tradicional de la coca, desde tiempos ancestrales, tiene un valor cultural y medicinal, especialmente en la vida de los pueblos andinos de Bolivia. La hoja de coca no es mala, lo malo es su transformación en cocaína y quien se dedica a cultivarla para la producción de drogas ilícitas es parte de la cadena del narcotráfico y tiene una responsabilidad ética y penal ineludible.” 

La carta pastoral sobre el lastre destructivo de los estupefacientes, el narcotráfico, la corrupción, la violencia y la muerte, elaborada desde el ver, juzgar y actuar, consta de 3 partes: 1. La primera parte que es “una mirada a la luz de la fe”, 2. La segunda parte que consiste en que “la Palabra de Dios ilumina la realidad” y 3. “Comprometidos con una vida sin adicciones”.

Los obispos de Bolivia no ven a los narcodependientes consumidores como parte del crimen y castigo sino como hermanos a los que hay que subsanar y liberar de esas cadenas que libre o forzadamente los atraparon, poniendo en claro la necesidad de rescatar la vida y la dignidad humana, indicando que “el drogadicto es el leproso de hoy”. En la tercera parte denuncian que el “narcotráfico es pecado” y que es necesario “convertirse al Dios de la vida”. A continuación la carta pastoral de los obispos.

- Ver texto completo de la carta

Autor: Noticelam
Fuente: Conferencia Episcopal de Bolivia




Documento sin título