Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
23 de Febrero, 2016
“Deseo ir como misionero de la misericordia y de la paz”

Imprimir
Imprimir

Video-mensaje del papa Francisco antes de su viaje apostólico a México

Faltando unos días para el inicio de la visita del papa Francisco a México –su 12º viaje apostólico– que transcurrió entre el 12 y el 18 de febrero de 2016, el domingo 7 fue dado a conocer el video-mensaje que el Papa dirigió al pueblo mexicano, en el cual expresó el acento evangelizador y misericordioso de su itinerario, a favor de la cultura de la paz, de su itinerario.

“Deseo ir como misionero de la misericordia y de la paz”. Con esta frase “inmediata y sencilla” Jorge Bergoglio respondió a la pregunta que él mismo se hizo: “¿y qué pretende el Papa con este viaje?”. También agregó que su encuentro con los mexicanos es una oportunidad “para confesar juntos nuestra fe en Dios y compartir una verdad fundamental en nuestras vidas: que Dios nos quiere mucho, que nos ama con un amor infinito, más allá de nuestros méritos”. Particularmente, Francisco enfatizó su voluntad de “estar lo más cerca posible” de todos, “pero de modo especial de aquellos que sufren, para abrazarlos y decirles que Jesús los quiere mucho, que Él siempre está a su lado”. 

Del mismo modo, resaltó que la oración había sido la mejor forma de prepararse para su visita apostólica. “La oración ensancha nuestro corazón y lo prepara para recibir los dones de Dios”, dijo el Papa, al tiempo que destacó cómo “la oración ilumina nuestros ojos para saber ver a los demás como los ve Dios, para amar como ama Dios”. Por supuesto, como suele hacerlo, pidió que oraran por él: “les agradezco mucho que recen también por mí, pues lo necesito”.

Finalmente, Bergoglio no ocultó su alegría por la visita y, de modo especial, “poder visitar la casa de la Virgen María, como un hijo más”, refiriéndose a su paso por la Basílica de Guadalupe que tuvo lugar el sábado 13 de febrero. “Me acercaré a la Madre y pondré a sus pies todo lo que llevo en el corazón”, aseguró, y continuó diciendo que “es lindo poder visitar la casa materna, y sentir la ternura de su presencia bondadosa. Allí la miraré a los ojos y le suplicaré que no deje de mirarnos con misericordia, pues ella es nuestra madre del Cielo”.

A Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de México y de América Latina y el Caribe, Francisco encomendó su viaje apostólico y la vida del pueblo mexicano: “que Jesús los bendiga y la Virgen santa los cuide”, concluyó.

 

Autor: Óscar Elizalde Prada






Documento sin título