Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
07 de Junio, 2016
Comprometidos con la Transformación de la realidad

Imprimir
Imprimir

CELAM, Núcleos teológicos del Plan Global

El Cuatrienio 2015-2019 Avanza y con el tiempo que pasa, avanza también el trabajo. Dentro de lo mucho que se realiza como encuentros regionales y a nivel de América latina y el Caribe, el impulso de los programas pastorales, el desarrollo de los pasos que se convierten en proyectos, y todas las acciones que permiten cumplir con el objetivo general, así como los objetivos  específicos, se acrecienta la contribución tanto en favor de la iglesia, como de los pueblos de este continente.

Vivimos un tiempo de gracia, nuestra mirada fe, nos permite ver el paso de Dios. Al inicio del cuatrienio se realizó el encuentro de coordinación con presidentes de las conferencias episcopales  y miembros de las comisiones de los departamentos y escuelas del CELAM. Así mismo se presentó el plan Global a la Santa Sede y se hizo entrega de esta guía de trabajo al Santo Padre el Papa en una visita oficial de la presidencia a Roma. En los primeros meses de este año se ha realizado el encuentro de presidencia y secretarios ejecutivos y directores de escuelas. Así mismo se tuvo la reunión de presidentes de las comisiones de departamentos y Escuelas. En la sede de la Conferencia Episcopal de Colombia, se realizó el encuentro con los secretarios generales de cada Conferencia Episcopal de América latina y el caribe, que permitió el intercambio y el fortalecimiento de la fraternidad para la comunión y el diálogo a fin de estrechar relaciones de comunicación para la acción conjunta. 

Hace pocas semanas, la Presidencia CELAM  realizó  la visita  a los diferentes dicasterios de la Santa sede para intercambiar y diálogar fraternalmente sobre los programas y trabajos que se impulsan conjuntamente. Ofrecimos en Noticelam un informe completo de los temas y contenidos importantes que se trataron.

Además del trabajo cotidiano, nos preparamos para vivir el congreso de la misericordia a nivel continental organizado por el Celam y la pontificia comisión para América latina y el Caribe, de esa manera abrimos la puerta a los torrentes del Espíritu, para  que por medio del testimonio de los testigos (los santos de este continente) hagan fluir la misericordia que nos viene de Dios.

El Marco de la realidad del continente latinoamericano y Caribeño nos muestra los dramas humanos y las situaciones sociales y políticas en esta región del mundo. Como en el Evangelio de Lucas vemos los abismos entre quienes se sientan a la mesa con todo asegurado y los lázaros que yacen llagados en el camino de la vida. Y vemos la dureza del corazón de los sistemas cuando se vuelven inhumanos.

Desde la mirada y el corazón de Cristo  que se hizo carne, se hizo hombre asumiendo nuestra condición humana, para cambiar nuestra suerte; a la luz del Espíritu, vemos que los lázaros llagados al pie de las mesas suculentas prohibidas para ellos y que pertenecen a quienes las ostentan como sistemas o estilos de vida, son signos del anti-reino que deben cambiar. La iluminación teológica que es fruto del discernimiento, de la búsqueda de la voluntad de Dios en esta historia, nos muestra la dirección  para la búsqueda de tiempos nuevos mediante la transformación de esas realidades inhumanas.

Todos, cristianos o no cristianos, pero seres  con corazón humano, estamos llamados a hacer esa búsqueda que nos permita profundizar nuestra conversión, a fin de permitir y contribuir para que crezca el Reino de Dios entre Nosotros. Por eso les ofrecemos a partir de esta  edición los núcleos teológicos del plan Global Celam que nos permitan iluminar la realidad del anti-reino para transformarla al estilo de Jesús. 

Núcleos bíblico-teológicos

 94. Como cristianos, discípulos de Jesucristo, nos sentimos llamados a ver la realidad, interpretar la historia y vivir la vida como un don. Esto, a la vez que nos llena de esperanza para leer la historia, nos compromete a colaborar en la transformación de la realidad desde una actitud alegre por la presencia salvadora de Jesucristo y su Espíritu. 

PRIMER NÚCLEO

JESUCRISTO SE ENCARNA EN NUESTRA HISTORIA PARA QUE NUESTROS PUEBLOS, EN Él, TENGAN VIDA.

 “Yo he venido para que tengan vida, y vida en abundancia” (Jn 10, 10b)

95. “Y la Palabra se hizo carne y puso su Morada entre nosotros” (Jn 1,14). El Dios de nuestros Padres, por su Palabra y Sabiduría creó todas las cosas (cf. Gn 1.1ss; Sal 104, 24; 145, 9; Ap 4, 11) y siempre se mostró cercano a su Pueblo, preocupado por los hombres como un Padre y una Madre PLAN GLOBAL 2015-2019 48 PLAN GLOBAL 2015-2019 (cf. Os 11, 1ss; Is 49, 15; 66, 13). El Dios Santo, misericordioso, fiel y liberador (cf. Ex 3, 6-7. 14; 15, 1ss; 34, 6), el mismo que estableció su Alianza con toda la humanidad y con su Pueblo (cf. Gn 9, 8-13; 12, 1-3; Ex 19, 3-8), que habló por los profetas y les dio su Palabra (cf. Ex 20, 1ss; Dt 6, 4-13; 18, 18), mostró de manera aún más admirable su amor y su compromiso con la vida plena de su creación y de su Pueblo, enviando a su Hijo, Palabra Eterna, para que se encarnara y pusiera su morada en el mundo: “Y la Palabra se hizo carne y puso su Morada entre nosotros, y hemos visto su gloria, la que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad” (Jn 1, 14).

 96. El misterio de la Encarnación llena a todos de esperanza e incluye todas las realidades humanas llamándolas a la salvación. Jesucristo como el Ungido, siervo sufriente (Is 42,1-9; 49, 1-7; 50, 4-11; 52, 13-53, 12), es capaz de comprender todos nuestros sufrimientos y caminar con nosotros en el camino de la vida (cf. Hb 4, 15-16).

Él, al asumir la condición de siervo y por su misterio pascual, restaura en sí todo, llevándolo a la plenitud (cf. Fil 2, 5-11; Col 1, 15-20). Él sigue presente en nuestra vida y en nuestra historia hasta la consumación de su obra salvífica, cuando vuelva (cf. Mt 28, 20). Con este misterio de la Encarnación no hay nada de lo humano que sea extraño a Dios. Él asume nuestra historia y nuestra realidad, de modo que podemos decir con el Concilio Vaticano II que “el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado”53.

97. La presencia entre nosotros de Jesucristo, la Palabra hecha carne, tuvo como centro la predicación del Reino de Dios, que es para nosotros Buena Noticia, Evangelio de salvación (cf. Mc 1, 14-15). Las palabras y las acciones de Jesús muestran el Señorío de Dios, el cual actúa ya y avanza hacia la consumación (cf. Mc 4, 30-32). La especial relación y cercanía de Jesús con los más pobres, los excluidos, los enfermos, los niños, las viudas y los 53 GS 22. 49 PLAN GLOBAL 2015-2019 PLAN GLOBAL 2015-2019 pecadores muestra que este Reino de Dios es vida y salvación para todos, es gratuidad, misericordia, justicia y paz (cf. Mt 5, 1-11; 9, 11-13; 18, 1-4; 25, 31-46; Lc 6, 20-26; 15, 1-7).

98. Desde este misterio de Jesucristo, que recapitula en sí todas las cosas y las lleva a la plenitud de la vida por el don de sí (cf. Col 1, 15-20) y del Espíritu Santo, podemos iluminar la realidad de nuestros pueblos de América Latina y El Caribe.

99. Desde el encuentro con Jesucristo, que pasó haciendo el bien (cf. Hech 10, 38), que es el camino, la verdad y la vida (cf. Jn 14, 6), que es justicia de Dios (cf. Mt 1, 21; Is 9, 5), podemos encontrar la fuerza que nos permita seguir luchando por la justicia (cf. Mt 5, 6) y que cada cristiano ejerza una actitud profética y en alegría desde el espíritu de las bienaventuranzas (cf. Mt 5; Lc 6), porque Él va a la raíz de toda injusticia que es el pecado: Ante las estructuras de muerte, Jesús hace presente la vida plena. ‘Yo he venido para dar vida a los hombres y para que la tengan en plenitud’ (Jn 10, 10). Por ello, sana a los enfermos, expulsa los demonios y compromete a los discípulos en la promoción de la dignidad humana y de relaciones sociales fundadas en la justicia54.

 100. Los discípulos de Jesucristo lo reconocemos como el “Príncipe de la paz” (cf. Is 9, 6), que al hacer presente el Reino de Dios y por su muerte y Resurrección, restablece la paz entre Dios y los hombres, y de los hombres entre sí, rompiendo toda división y separación (cf. Ef 2, 14-22). Jesús resucitado nos ha regalado el don de la paz y, con alegría y humildad, la anunciamos como Buena Noticia para los hombres y mujeres de todo tiempo (cf. Jn 20, 19-22): 54 DA 112. PLAN GLOBAL 2015-2019 50 PLAN GLOBAL 2015-2019 Más que el ateísmo, hoy se nos plantea el desafío de responder adecuadamente a la sed de Dios de mucha gente, para que no busquen apagarla en propuestas alienantes o en un Jesucristo sin carne y sin compromiso con el otro. Si no encuentran en la Iglesia una espiritualidad que los sane, los libere, los llene de vida y de paz al mismo tiempo que los convoque a la comunión solidaria y a la fecundidad misionera, terminarán engañados por propuestas que no humanizan ni dan gloria a Dios55. Desde estas convicciones, los discípulos misioneros son conscientes de la responsabilidad política que les compete en su compromiso con la vida plena que ha anunciado y realizado Jesucristo. El bautismo cristiano lleva consigo la invitación a trabajar por la paz social, la justicia y el bien común56.

101. Nuestro Señor Jesucristo también ilumina con su propia vida la condición de tantos hombres y mujeres migrantes. Él, que ha salido del seno del Padre y ha puesto su morada entre nosotros (cf. Jn 1, 1-14), desde su infancia vivida en Egipto, hasta en sus recorridos por Galilea, Samaría y Judea, ha sabido lo que es vivir sin tener incluso donde reclinar la cabeza (cf. Mt 8, 20). Jesucristo ha sufrido también la persecución, la incomprensión y la violencia. Por eso, todos los que están cansados y agobiados pueden acudir con toda confianza y seguridad a Él (cf. Mt 11, 28-30). Los discípulos misioneros tenemos en el fenómeno actual de la movilidad humana una excelente oportunidad para ejercer la acogida, la hospitalidad, la fraternidad y el llamado a una Iglesia en salida: “La realidad de las migraciones no se ha de ver nunca sólo como un problema, sino también y sobre todo, como un gran recurso para el camino de la humanidad”57.

102. La vida plena del Padre que nos llega por Jesucristo y el Espíritu Santo incluyen a toda la creación (Col 1, 15-20; Rm 8, 19-23). 55 EG 89. 56 Cf. EG 218-221. 57 Cf. Benedicto XVI, Alocución, Angelus, 14 de enero de 2007; DA 413. 51 PLAN GLOBAL 2015-2019 PLAN GLOBAL 2015-2019 Ella es nuestra casa común58 y por ello cada discípulo misionero debería comprometerse con una ecología humana59 e integral: “El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar”60. Nada de lo que pasa en nuestra casa común nos es ajeno61 y por ello debemos estar atentos a todos los signos de muerte que en ella hay, especialmente en América Latina y El Caribe, para comprometernos con la vida, iluminados siempre por el Evangelio de la creación62 que nos habla del cielo nuevo y la tierra nueva (cf. Ap 21, 1-3).

 103. Aparecida nos resume hermosamente el corazón del proyecto de Jesús: El proyecto de Jesús es instaurar el Reino de su Padre. Por eso, pide a sus discípulos: ´¡Proclamen que está llegando el Reino de los cielos!´(Mt 10, 7). Se trata del Reino de la vida. Porque la propuesta de Jesucristo a nuestros pueblos, el contenido fundamental de esta misión, es la oferta de una vida plena para todos.

 

Autor: Departamento de comunicación y Prensa CELAM
Fuente: Plan Global
Foto: www.soy asuncionista.cl




Documento sin título