Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
20 de Junio, 2016
Jesucristo se identificó con todos los presos

Imprimir
Imprimir

Comunicado de la conferencia Episcopal de Paraguay ante la muerte de seis reos por incendio carcelario

El 6 de Junio recién pasado seis personas murieron por incendio en la cárcel de Tucumbú, Asunción Paraguay. El hecho según comunicado del colectivo solidario de Paraguay y Argentina, quienes se pronunciaron ante los sucedido, indicando que el incendio “pudo haber sido evitado si las personas reclusas no estuvieran sometidas a condiciones infrahumanas”.

La realidad carcelaria es triste indicó el colectivo añadiendo que: “En la cárcel de Tacumbú prima el criterio de selectividad penal, ya que está dedicada fundamentalmente a perseguir a personas de escasos recursos, para someterlas a tratos crueles, inhumanos y degradantes. El hacinamiento y la superpoblación, se explica en el hecho de que el 80% de los reclusos se encuentran allí sin condena firme, lo que se denomina “prisión preventiva”. Allí las personas son sometidas a la miseria, al punto del deterioro de sus condiciones de salud y no se promueve el acceso a la educación.”

Asi mismo el colectivo solidario de Paraguay y Argentina hizo ver que en esa cárcel se encuentran presos políticos, que están tras las rejas injustamente. “Expresamos”-dijeron- “que un país que en los últimos 15 años aumentó cuatro veces su población carcelaria no demuestra un incremento real de justicia, por el contrario, lo que demuestra es la profundización de las desigualdades sociales.”

Ante esta situación tan dura, con corazón de pastores, sensibles a la situación, los obispos de la iglesia paraguaya, emitieron un comunicado en el que analizan y presentan la situación ante la vista pública nacional e internacional, manifestando de esa manera su cercanía espiritual a quienes han padecido y a sus familiares.

Los obispos paraguayos recalcan que “La privación de libertad debe ser una medida para proteger a la sociedad y, al mismo tiempo, que permita la enmienda y dignificación de quienes han cometido delitos y crímenes.” Haciendo ver que el hecho fatal del incendio pudo haberse evitado.

Los obispos ven las condiciones infrahumanas de la vida en la cárcel y hacen notar que “Jesucristo se identificó con todos los presos, inocentes o culpables, por tanto como Iglesia debemos imitarlo en su amor misericordioso hacia todos ellos”. Él es la resurrección y la vida y quien cree en El aunque muera, vivirá.

 

A continuación el comunicado de los obispos de Paraguay. 

Comunicado de la CEP: “Yo soy la resurrección. El que cree en mí, aunque muera vivirá” (San Juan 11, 25)

Los obispos del Paraguay manifestamos nuestra cercanía espiritual a los familiares del guardiacárcel y de los cinco internos fallecidos en esta fecha en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú. Así también a la Abog. Carla Bacigalupo, Ministra de Justicia.

Consideramos que es urgente que las autoridades competentes asuman un compromiso acorde a las necesidades para poner en marcha la tan ansiada reforma penitenciaria, que respete los derechos que tienen los presos como personas.

La privación de libertad debe ser una medida para proteger a la sociedad y, al mismo tiempo, que permita la enmienda y dignificación de quienes han cometido delitos y crímenes. Lamentamos profundamente que por descuido y falta de recursos en las penitenciarías, muchos presos vean aumentado su sufrimiento y que, en este caso, un grupo de ellos y un funcionario hayan perdido la vida tras el incendio.

Jesucristo se identificó con todos los presos, inocentes o culpables, por tanto como Iglesia debemos imitarlo en su amor misericordioso hacia todos ellos. Vemos con preocupación las condiciones infrahumanas de hacinamiento e insalubridad en que viven en la penitenciaría de Tacumbú y en las demás penitenciarías del país. También nos inquieta saber que la mayoría de los presos no han recibido una condena y pasan años esperando que el sistema judicial atienda sus causas. 

Este hecho debe ser una llamada de atención que nos ayude a reflexionar sobre el modelo de sociedad en que vivimos actualmente, para que asumamos responsabilidades que concierne el respeto a la vida y la dignidad de todas las personas, incluidos los internos e internas de las penitenciarías, para que puedan hallar una vida nueva en el país que juntos debemos construir.

Que Nuestro Señor Jesucristo y María, nuestra Madre, nos iluminen y fortalezcan a todas las personas afectadas por esta situación.

 

Asunción, 10 de junio de 2016
Oficina de Comunicación y Prensa CEP

 

Autor: Departamento de comunicación y prensa
Fuente: Conferencia Episcopal del Paraguay y Coordinadora colevo solidario Paraguay-Argentina.
Foto: Conferencia Episcopal de Paraguay




Documento sin título