Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
27 de Junio, 2016
Obispos de Nicaragua se pronuncian a favor de la participación democrática

Imprimir
Imprimir

Comunicado de la Conferencia Episcopal de Nicaragua

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, preocupada por el complejo momento que vive el país “a raíz de los últimos acontecimientos que lamentablemente han creado en muchos una situación de inseguridad y de confrontación, que podrían debilitar la credibilidad y competitividad de las próximas elecciones en noviembre, favoreciendo el aumento de la indiferencia y el abstencionismo en la población”, ha dado a conocer el pasado 14 de junio un comunicado a favor de la participación democrática.

El pronunciamiento de los obispos se produce en medio de un tenso ambiente político, a menos de cinco meses de los comicios que designará al presidente de la nación, el próximo 6 de noviembre. Particularmente, la postulación del actual presidente, Daniel Ortega, por la re-elección, y la decisión de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de despojar de la representación legal del Partido Liberal Independiente (PLI), principal partido de oposición, a Eduardo Montealegre, para otorgarla a un dirigente distanciado del grupo político, entre otros hechos, se suman a las declaraciones del mismo Ortega contra organismos internacionales que cumplen funciones de veeduría electoral, denominándolos "imperialistas" y expresando que en Nicaragua "se acabó la observación electoral".

Ante esta situación, el episcopado evoca la doctrina social de la Iglesia como argumento de fondo para manifestar que “todo intento por crear condiciones para la implantación de un régimen de partido único en donde desaparezca la pluralidad ideológica y de partidos políticos es nocivo para el país, desde el punto de vista social, económico y político”. En este sentido, los obispos también afirman que “es posible vivir en armonía y tolerancia aún en medio de una sana diversidad social y política que enriquezca en todos los ámbitos a la nación”.

Como ya lo hicieron en 2014, los obispos solicitan públicamente al presidente Ortega que sea posible “garantizar para este año 2016 un proceso electoral presidencial absolutamente transparente y honesto, en el que brille sin ningún tipo de duda, la voluntad popular”. Dichas garantías pasan por la recepción de la cédula de ciudanía de cada nicaragüense “en tiempo y forma antes de las elecciones”, y por el acompañamiento del proceso electoral por parte de la comunidad internacional, abriéndolo “a observadores de instituciones nacionales y extranjeras”. 

El comunicado finaliza con una invitación “a todos los nicaragüenses a vivir este momento no con pesimismo ni muchos menos cediendo a la tentación de la violencia, sino con esperanza y con gran espíritu cívico”, encomendando a la Virgen María, La Purísima, Madre de Nicaragua, y al Espíritu Santo, el presente y el futuro de la patria.

Lea, a continuación, el comunicado de la Conferencia Episcopal de Nicaragua:

 

COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE NICARAGUA

1. Los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, como discípulos de Jesucristo que nos pide en cada momento de la historia «velar por lo que es justo» (cf. Mc 13,33), y conscientes de la misión recibida de Dios, quien «nos confió el ministerio de la reconciliación» (2 Cor 5,18), deseamos ofrecer como pastores de la Iglesia una palabra de luz y de esperanza al país en el complejo momento que vivimos a raíz de los últimos acontecimientos que lamentablemente han creado en muchos una situación de inseguridad y de confrontación, que podrían debilitar la credibilidad y competitividad de las próximas elecciones en noviembre favoreciendo el aumento de la indiferencia y el abstencionismo en la población. 

2. En sintonía con la doctrina social de la Iglesia, «apreciamos el sistema de la democracia, en la medida en que asegura la participación de los ciudadanos en las opciones políticas y garantiza a los gobernados la posibilidad de elegir y controlar a sus propios gobernantes, o bien la de sustituirlos oportunamente de manera pacífica» (Centesimus Annus, 46). Todo intento por crear condiciones para la implantación de un régimen de partido único en donde desaparezca la pluralidad ideológica y de partidos políticos es nocivo para el país, desde el punto de vista social, económico y político. Es posible vivir en armonía y tolerancia aún en medio de una sana diversidad social y política que enriquezca en todos los ámbitos a la nación.

3. Para nosotros sigue siendo válido lo que en mayo del 2014 le pedimos al Señor Presidente: garantizar para este año 2016 un proceso electoral presidencial absolutamente transparente y honesto, en el que brille sin ningún tipo de duda, la voluntad popular; con un sistema que garantice a cada nicaragüense su cédula en tiempo y forma antes de las elecciones; y con un proceso electoral abierto a observadores de instituciones nacionales y extranjeras.

4. Exhortamos a las autoridades del gobierno para que trabajen por la construcción de un país fundado en la democracia representativa y el pluralismo ideológico. Invitamos igualmente a la clase política a buscar con mayor empeño el bien común del país, deponiendo actitudes sectarias y búsquedas egoístas de cuotas de poder. Hacemos nuestra la oración del Papa Francisco implorando corazones misericordiosos en la vida política de Nicaragua: «¡Rogamos al Señor que nos regale más políticos a quienes les duela de verdad la sociedad, el pueblo, la vida de los pobres!» (Evangelii Gaudium, 205).

5. Exhortamos a todos los nicaragüenses a vivir este momento no con pesimismo ni muchos menos cediendo a la tentación de la violencia, sino con esperanza y con gran espíritu cívico. La situación actual no debe aumentar ni la apatía ni el indiferentismo, sino que debe vivirse como un reto para construir una nueva sociedad, fundada en el derecho y la justicia y en la que se respete la soberana voluntad de todo el pueblo. Junto a la Virgen María, la Purísima, Madre de Nicaragua, la Virgen Orante (cf. Hch 1,14), encomendamos a la guía del Espíritu Santo el presente y el futuro de nuestra patria.

Dado en la ciudad de Managua a los catorce días del mes de junio de dos mil dieciséis.

 

CONFERENCIA EPISCOPAL DE NICARAGUA

Doy fe:

+ Mons. Jorge Solórzano Pérez
Secretario General

 

Autor: Dpto. de comunicación y prensa CELAM
Fuente: Conferencia Episcopal de Nicaragua




Documento sin título