Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
17 de Mayo, 2016
EDITORIAL No 122

Imprimir
Imprimir

Las democracias en América latina. Crisis provocadas por los poderes económicos para quebrantar a los pueblos

El acceso a las posibilidades de desarrollo pasa por el acceso a la educación, al conocimiento, a la información y la ciencia; pasa  por el acceso a lo económico financiero. La ley de que el animal más grande se come al más pequeño, es un hecho sobre todo si el grande es depredador, no necesariamente porque lleve dentro de sí el instinto de alimentarse o de hacer desaparecer a las otras especies para convertirse en Rey y señor de todo, sino porque lo mueve el instinto insaciable de querer todo para sí mismo sometiendo bajo sí a todas les especies del universo.

El Papa Francisco toca todas estas temáticas en varios de sus escritos, intervenciones, homilías, entrevistas, aportando verdadera luz al pensamiento que suele oscurecerse influenciado por las ambiciones egoístas desmedidas, como dijo el apóstol Santiago, que se anidan en el Corazón humano.

Las guerras mundiales y todo tipo de guerras, asi como el comercio humano de toda índole o los “comercios de sangre” como se les llama, que van desde el comercio de riquezas naturales, minerales, hasta el comercio de armas, son manifestación de estos egoísmos tenebrosos que germinan en las ambiciones desmedidas del corazón. El Papa nos alerta contra todo esto. Basta revisar sus palabras y sus escritos. (Léase por ejemplo su discurso en la sede de las Naciones Unidas en su visita pastoral a Estados Unidos).

El Papa Francisco es por tanto un profeta y apóstol en favor de la vida de los pueblos, y se ha convertido en un signo del Reino de Dios en la tierra, en este momento de la historia, cuando muchas luces del pensamiento en favor del bien humano se han apagado.

América latina y el Caribe es el continente donde confluyen distintas realidades, unas históricas y otras del presente. En general son países en los que palpita y se construye la vida.  Pueblos nobles y pacíficos, porque su sangre está en consonancia con la inmensidad, armonía y profundidad del cosmos. Países que no se cansan de construir su independencia frágil, para consolidarla como cualquier nación del mundo.

Son pueblos que tienen capacidad de resistir ante el dolor y capacidad de no perder la esperanza. La siguiente afirmación de un campesino latinoamericano expresa bien este valor: “si hoy no se mira el horizonte de una vida mejor, se mirará dentro de un siglo, aunque sea en el ocaso de nuestra vida, un sol nuevo nacerá para las nuevas generaciones”.

Los países de américa latina y el Caribe, son países que se debaten entre la vida y la muerte, pero no dejan de vivir. Por eso las guerras, las violencias y las convulsiones. Por eso las inestabilidades políticas. Ante estos escenarios se requiere ojo para analizar con mirada certera las realidades. El espíritu de la gente en estos pueblos gime anhelando un tiempo nuevo y buscan de lograrlo, con el trabajo arduo, con la valorización y defensa de la vida, con la búsqueda de la construcción de la paz. No fueron vencidos por largas dictaduras militares o económicas, fueron abriendo paso a las democracias aun frágiles e incipientes a precio de la propia vida.

Es evidente que cuando un país busca consolidar un sistema  económico que le asegure el desarrollo digno y genuino sufrirá intervenciones de todo tipo para que siga siendo un país sometido. Hay belleza en los pueblos latinoamericanos sobre todo, en aquellos de movimientos ciudadanos verdaderamente interesados en su nación y en el bien de todos que contribuyen con cambios internos como los casos de cambios frente a nidos de corrupción, ponemos la mirada en Guatemala. Hay además un ojo puesto para detectar aquellas fuerzas económicas políticas o financieras que utilizando las estructuras colonizadas y colonizantes contra sus propios  hermanos, se prestan a la destrucción de su concerniente nación. Este es el punto medular en la defensa y construcción de las democracias: saber detectar cuando un “cambio” es incitado para propiciar un golpe de Estado mutilando procesos de nación que anhelan su genuino desarrollo o revertir procesos de cambio al estilo del tiempo de las dictaduras de las décadas pasadas. Ese tipo de cambios, mirando la historia latinoamericana, son propiciados por los mismos que han saqueado los países, a lo largo de toda la historia, y de generación en generación, sometiéndolos a las situaciones de desigualdades e injusticias, que son palpables todavía hoy.

Luis Vitale fue un pensador filósofo Humanista, nacido en Argentina y Casado con una Chilena, vivió desde adentro el proceso histórico de Chile. El presenta la siguiente síntesis histórica, con la cual se puede ver el escenario de la realidad actual latinoamericana y caribeña:

“El sentir unitario latinoamericano tuvo un significativo enriquecimiento con la aparición en el último medio siglo de una generación de escritores que hicieron suyo el sueño de Bolívar, sin minimizar en modo alguno a los numerosos y calificados investigadores de nuestro continente que abordaron otros temas.

Y añade: “ No todos los pensadores latinoamericanistas coincidieron en los mismos análisis sobre la evolución de nuestra historia ni tuvieron los mismos objetivos políticos. Empero, dentro de la unidad con diversidad enriquecieron nuestro acervo cultural, generando un pensamiento latinoamericanista creativo en la mayoría de los casos.”

Según Vitale “ A la base de su motivación troncal, estuvieron los contextos sociales, políticos y culturales - fundamentalmente el ascenso del movimiento popular, en particular el sindical, la radicalización del campesinado y de las capas medias asalariadas, los habitantes de las poblaciones urbano periféricas pobres- fenómenos determinantes que alimentaron la vena bolivariana de las generaciones del 1930-40- 50 y siguientes.”_ Esto en el caso del sur_.

Posteriormente este pensador y escritor enumera esos movimientos indicando que surgieron por el cierre de toda posibilidad y por la falta de sistemas democráticos que permitieran la participación igualitaria de todos y caminos viables a la solución de los diversos problemas que pesaron como sufrimiento sobre la espalda de muchos y que tarde o temprano estallarían. Así Vitale resume que: “ Los más relevantes fueron la primera revolución obrera del continente -la Revolución Boliviana de 1952- el movimiento nacional-antiimperialista guatemalteco orientado por Arévalo y Arbenz (1948-54), el triunfo de la Revolución Cubana -que cortó en dos la historia de América-, la cuasi revolución dominicana de 1965, la lucha pre-revolucionaria del pueblo chileno durante el gobierno de Salvador Allende y la Revolución sandinista”.

Luis Vitale no menciona aquí el proceso salvadoreño en medio del cual ofrendó su vida Monseñor Romero ofreciendo lo mejor de su pensamiento orientando y poniendo luz en momentos muy oscuros de violencia política y mucho menos el camino del pueblo Mexicano, del cual han sido verdaderos labradores en el conjunto de la sociedad numerosos sacerdotes y laicos comprometidos con el bien.

Sin embargo, esta mirada necesaria de análisis, nos alerta, poniendo delante el ejemplo de  la figura del Beato Romero, a no ignorar la necesidad de generar procesos de análisis y discernimiento profundo para detectar lo oculto, lo escondido en los sistemas de tinieblas que cubren nuestros pueblos para contribuir con verdaderas luces que puedan direccionar nuestros países, no respondiendo a nuestros privilegios y deseos de poderes sino al bien que los procesos que nuestras naciones necesitan. Este análisis es necesario sobre todo cuando el panorama es oscuro y cuando la sociedad demanda nuestra intervención, confiando en que el profeta ofrece caminos favorables que no refuercen los poderes destructivos de nuestros propios pueblos. Las democracias pasan por crisis. Es importante  defender las democracias pero sobre la base de sus soberanías y el desarrollo genuino, digno y justo.

Noticelam atento a los escenarios coyunturales y a los procesos de la Iglesia, de la sociedad y de los países ofrece en este número:

El segmento del Plan global para esta semana “la iglesia en su quehacer evangelizador”, Es insuficiente solo con el acompañamiento pastoral para los desplazados, refugiados, migrantes e itinerantes. El departamento de comunión y diálogo inter-religioso con la articulación de comunidades eclesiales de Base emiten un mensaje  conjunto que publicamos en esta edición. En la situación Venezolana “Obispos de Cúcuta y San Antonio del Táchira urgen a abrir la frontera”. Medida resultaría altamente positiva para los dos países hermanos, para el pueblo y las comunidades de la zona. En la situación peruana: “Conferencia Episcopal Peruana: no hay intención política en comunicado sobre  Pena de muerte”. No es la primera vez que la Conferencia Episcopal y el Consejo permanente se han pronunciado sobre el particular.

En Brasil: “Comisión de Pastoral de la Tierra celebra 29ª Asamblea Nacional en Brasil”. Los participantes divulgaron sus conclusiones a través de una Carta.

 

Equidad y desarrollo en Chile “las excesivas desigualdades económicas y sociales entre los miembros o los pueblos de una única familia humana resultan escandalosas y se oponen a la justicia social, a la equidad, a la dignidad de la persona humana y también a la paz social e internacional”.

En esta edición tambien debemos acompañar con sentido crítico positivo  el proceso Cuba-Estados Unidos desde la perspectiva del Papa que sin duda será una perspectiva desde la dignidad humana. La iglesia sirve de puente por eso les ofrecemos:Centenario de la declaración de la Virgen de la Caridad como patrona de Cuba”. Celebraciones tuvieron lugar, simultáneamente, en la Isla caribeña y en Miami.

En Ecuador avanza el camino de la reconstrucción desde el aporte de distintos organismos: Cáritas Ecuador lanzó plan de reconstrucción con inversión de 1.4 millones de Euros. Se ejecutaría dentro de los próximos 12 meses y beneficiaría 700 familias afectadas por el terremoto.

Y en argentina ante la compleja realidad sociopolítica que vive el país, se ve el Bicentenario de la independencia como un espacio para todos: “Bicentenario de la Independencia, tiempo para el encuentro fraterno de los argentinos”. Documento de la CEA aprobado en su 111º Asamblea Plenaria

Mirando la historia, trabajamos tesoneramente con esperanza construyendo un nuevo futuro. Que Nuestros pueblos de América latina y el Caribe miren hacia un nuevo horizonte y continúen laborando la vida hacia un nuevo amanecer para todos. Que Dios misericordioso nos siga acompañando.




Documento sin título