Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
08 de Septiembre, 2016
Apelando a la misericordia de Dios

Imprimir
Imprimir

Peregrinación en Bogotá: cruzando la Puerta Santa

No todos los días una ciudad asiste a la peregrinación de centenares de obispos, cardenales, religiosas, religiosos, laicos y sacerdotes. Al paso de los participantes en el Jubileo Extraordinario de la Misericordia en el Continente Americano, por las calles de Bogotá, hacia la Basílica Menor de Lourdes, sorprendidos, muchos transeúntes, hacían un alto en su cotidianidad, incluso perplejos.

Era una extensa fila de hermanos y hermanas, Pueblo de Dios en camino, a lo largo de la carrera 13, entre las calles 74 y 63, cantando con alegría, rezando el rosario a paso cansino, portando la cruz, una pancarta con la imagen de la Virgen de Guadalupe –patrona de América– y otras más, alusivas a las obras de misericordia, comunicando una “Buena Nueva”: la hora de la misericordia ha llegado y está presente en la ciudad.

“La gente busca, todos buscan, siempre hay una búsqueda. Son gritos que encierran una necesidad de serenidad, de paz, de amor, de amistad”, explicaba uno de los peregrinos, ante los rostros que lo observaban.

La cruz presidió la peregrinación por más de 10 cuadras. “Llevar la cruz es llevar la alegría del Evangelio con sencillez, con humildad, desde nuestras miserias, pero con la alegría de saber que hay un tesoro que responde la pregunta más importante de nuestra vida: la vida es un don hermoso que tiene sentido. ¡Es un tesoro, es eterno, y ya empezó!”, exclamó otro peregrino.

Y es que, como señalaba un sacerdote, “en ciudades tan grandes como Bogotá, donde los seres humanos pueden quedar diluidos, donde pueden convertirse en un número más, donde de pronto no cuentan, donde quedan descartados en las periferias existenciales de la vida, una peregrinación como esta nos hace pensar. Es un llamado, un mensaje a remover las conciencias de los sistemas de vida de las ciudades para que no se nos olvide que el otro es  mi hermano”.

Así, peregrinando, de pronto llegamos a la plaza de Lourdes y quedamos frente a la Puerta Santa de la Misericordia, en la Basílica Menor. Oramos y atravesamos el umbral de la misericordia para celebrar el don de la Reconciliación, mediante la liturgia penitencial –presidida por el cardenal José Luis Lacunza– y el misterio eucarístico, este último presidido por el cardenal Marc Oulette.

Concluidos los actos penitenciales y eucarísticos entre abrazos y en plenitud de alegría, los participantes del Jubileo renovaron su compromiso como misioneros de la misericordia donde la vida clama: los enfermos, los desnudos, los encarcelados, los hambrientos…

Las imágenes son elocuentes, como se observa en el siguiente video-resumen.

 

Dpto. de Comunicación y Prensa CELAM






Documento sin título