Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
16 de Septiembre, 2016
Las ‘tiendas de campaña’ de la misericordia en el continente americano

Imprimir
Imprimir

Panel de experiencias de obras de misericordia en el Continente Americano.

A lo largo y ancho del continente americano existen obras de misericordia que son auténticas ‘tiendas de campaña’ –como refiere el papa Francisco– para ‘curar heridas’ corporales y espirituales de personas que caen en el fango de las adiciones a sustancias químicas, pero también en el dolor y el desánimo de la enfermedad, o en la ausencia de paz que deviene de corazones afligidos por la práctica del aborto, sin olvidar, por supuesto, el drama de quienes padecen el rigor de la pobreza y de la miseria.

Seis de estas ‘tiendas de campaña’ de misericordia fueron expuestas, justamente, en el panel de “Experiencias de Obras de Misericordia en el Continente Americano”, que los participantes al Jubileo Extraordinario de la Misericordia en Bogotá conocieron en la tarde del lunes 29 de agosto.

En la presentación que realizó el sacerdote jesuita Renato Poblete, capellán del Hogar de Cristo (Chile), obra fundada por san Alberto Hurtado, se refirió a la luz de esperanza y misericordia que esta iniciativa irradia desde hace más de 70 años para las personas en situación de calle, “como instancia que busca entregarle mucho más que pan, techo y abrigo a los más pobres y excluidos de nuestro país”, aseveró, destacando que esta ‘tienda de campaña’ se siente movida “a construir un país con más justicia, respeto y solidaridad, por  lo que nuestro modo de proceder es acoger siempre con amor y dignidad a los más pobres entre los pobres para ampliar sus oportunidades a una vida mejor, e invitar a la comunidad a vivir encuentros transformadores”. El Hogar de Cristo desarrolla programas para adultos mayores, educación inicial, personas en situación de calle, protección de derechos de niños, niñas y adolescentes, mujeres víctims de violencia, consumo problemático de alcohol y otras drogas, reinserción educativa, discapacidad mental, e inclusión laboral.

Así también, al recordar los orígenes de las Fazendas da Esperança (Brasil), fray Hans Stapel, misionero franciscano alemán, recordó que esta iniciativa de misericordia a favor de jóvenes toxicodependientes surgió con Nelson Giovanelli dos Santos, “un joven parroquiano, que en el trayecto de su casa al trabajo pasaba por una esquina donde muchos jóvenes se drogaban públicamente”. Inspirado por la Palabra de Dios, Nelson “tuvo el coraje de aproximarse a estos marginados, pidiendo a uno de esos jóvenes que le enseñara a hacer una pulsera artesanal. Con este simple gesto comenzó la historia de la Fazenda da Esperança, que ya tiene más de tres décadas de existencia”, y se ha extendido a varios países en América. Fray Stapel está convencido de que “la felicidad de poner todo en común, de compartir las alegrías y las tristezas, de vivir junto con los jóvenes tóxicos dependientes, de vivir concretamente el Evangelio, fue el origen de una comunidad de hermanos que posteriormente tomarían la decisión de consagrarse totalmente a Dios”.

A continuación, monseñor José Luis Azuaje Ayala, obispo de Barinas (Venezuela), presentó la experiencia de Cáritas América Latina y Caribe, de la cual es su actual Presidente, destacando algunos ejes estratégicos de servicio a los pobres: medio ambiente, getión de riesgo, emergencias y cuidado de la Creación; desarrollo humano integral y solidario; dignidad humana, justicia y paz; equidad entre hombre y mujeres; comunicación; e incidencia. Son signos de la misericordia que hacen posible que Cáritas ofrezca múltiples iniciativas para dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, enseñar al que no sabe, vestir al desnudo, acoger al forastero, asistir a los enfermos, visitar a los presos… 

Otra de las ‘tiendas de campaña’ de la misericordia en el continente es el proyecto Raquel, (Estados Unidos). De acuerdo con Vicki Thorn, su directora ejecutiva, no son pocos los casos de abandono de la Iglesia relacionados con experiencias de aborto. “Estas personas están al tanto de la posición firme y profética de la Iglesia en contra del aborto y creen que serán juzgadas y marginadas si se acercan a ella buscando perdón y misericordia”. Ante esto, “el proyecto Raquel es un ministerio de curación post aborto de la Iglesia Católica en los Estados Unidos, que comenzó en 1984 en respuesta a la llamada a la Misericordia por parte de los Obispos, quienes en su papel de confesores habían escuchado el dolor del corazón de una madre”. Se trata, expresamente, de un servicio de curación integral que se destaca por la particular relevancia que le da al sacramento de la Reconciliación. “Este ministerio diocesano busca salir al encuentro de hombres y mujeres para que, a través de un contacto telefónico y un correo electrónico, puedan encontrar un punto de referencia para recibir cuidado y, sobre todo, a un grupo muy preparado de Confesores, profesionales de la salud mental, directores espirituales, profesionales de la medicina y otras personas dispuestas a acompañarlos en un proceso de curación”.

Por otra parte, Andrew T. Walther, vicepresidente de los Caballeros de Colón (Estados Unidos), mostró cómo en contextos de adversidad, el testimonio de los laicos ha dado lugar a interesantes experiencias de obras de misericordia –espirituales y corporales– a favor de la inclusión y de la dignidad humana. “En 1882, en el Noreste de Estados Unidos, la minoría de católicos –muchos de ellos inmigrantes irlandeses– eran vistos con desconfianza. A menudo sufrían discriminación en los empleos y las circunstancias sociales”, relató Walther. Esta circunstancia interpela al padre Michael McGivney, quien funda los Caballeros de Colón con el propósito de “unificar a los ciudadanos católicos americanos de cualquier nación y origen… proporcionándoles alcance y propósito para sus objetivos como católicos y americanos”. Actualmente, como organización laical, han ampliado las fronteras de su acción misericordiosa, “para estar seguros de que los católicos no se vean sujetos a exclusión”, como acontece con los cristianos perseguidos en Medio Oriente, por ejemplo. “Este enfoque unificado hacia las obras corporales y espirituales de misericordia siembre ha sido nuestra perspectiva”, agrega Walther.

Finalmente, desde la perspectiva de la Pastoral de la salud, Isabel Calderón, de Colombia, compartió sobre la manera como “el mundo de la salud en sus múltiples expresiones ha ocupado siempre un lugar privilegiado en la acción caritativa de la Iglesia, favoreciendo la creación y el nacimiento de diversas obras de misericordia en la asistencia a los enfermos, a los débiles, a los pobres”. Concretamente, se refirió a las dimensiones solidaria, comunitaria y político-institucional que configuran la misión de los discípulos misioneros en el mundo de la salud, a partir del camino de reflexión-acción que ha venido impulsando el Departamento de Justicia y Solidaridad (DEJUSOL) del CELAM. “Nuestro gran reto ha sido la formación y el acompañamiento de los agentes de pastoral, profesionales de salud, voluntarios, en el cambio de mentalidad y paradigma para asumir el nuevo concepto de pastoral de salud como pastoral de la vida”, concluyó Calderón.

Como “tiendas de campaña” de misericordia, estas experiencias actualizan y desafían la misión de los discípulos misioneros en el continente, en la perspectiva que ha sido señalada por el papa Francisco desde el inicio de su pontificado: “Veo con claridad que lo que la Iglesia necesita con mayor urgencia hoy es una capacidad de curar heridas y dar calor a los corazones de los fieles, cercanía, proximidad. Veo a la Iglesia como un hospital de campaña tras una batalla”.

 

Dpto. de Comunicación y Prensa CELAM


Descargue a continuación:

· Hogar de Cristo

· Fazendas da Esperança

· Proyecto Raquel

· Caballeros de Colón

· Pastoral de la Salud




Documento sin título