Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
02 de Agosto, 2016
Iglesia pide al Gobierno de Maduro, diálogo para encontrar soluciones eficaces a la crisis

Imprimir
Imprimir

“La prédica constante de odio, la criminalización y castigo a toda disidencia afectan a la familia y a las relaciones sociales”

Con una exhortación al Gobierno para que abra la frontera con Colombia, permita  la entrada de medicamentos y garantice el debido proceso a las personas detenidas, culminó la centésima sexta asamblea plenaria ordinaria del Consejo Episcopal Venezolano.

En un comunicado los Arzobispos y Obispos de ese país también hicieron un llamado al Consejo Nacional Electoral del cual dijeron “tiene la obligación de cuidar el proceso del referéndum revocatorio para que se realice este año. Es un camino democrático, un derecho político contemplado en la Constitución. Impedirlo o retrasarlo con múltiples trabas es una medida absurda, pues pone en peligro la estabilidad política y social del país, con fatales consecuencias para personas, instituciones y bienes”.

En un amplio examen del clima social que vive Venezuela los altos prelados señalaron que el país está atravesando un momento crucial en el campo moral, económico, político y social.

“Ha disminuido drásticamente la calidad de vida. La escasez y carestía de alimentos, medicinas e insumos hospitalarios nos están llevando al borde de una crisis de seguridad alimentaria y sanitaria, con consecuencias sociales impredecibles. En la vida pública, crecen la inseguridad, la impunidad y la represión militar”, explicaron.

Igualmente señalaron el discurso belicista y agresivo de la dirigencia oficial, del que dijeron “hace cada día más difícil la vida”.

El comunicado señala además que “la prédica constante de odio, la criminalización y castigo a toda disidencia afectan a la familia y a las relaciones sociales. Frente a esta situación, el acrecentamiento del poder militar es una amenaza a la tranquilidad y a la paz”.

Sobre la seguridad ciudadana denunciaron el auge de la delincuencia y de la impunidad.

En cuanto al panorama nacional advirtieron que “Vivimos prácticamente al arbitrio de las autoridades y de los funcionarios públicos, quienes tienden a convertirse en los censores de la vida, del pensamiento y de la actuación de los ciudadanos. Tales actitudes y procedimientos son inaceptables. La identidad cultural del venezolano se reduce y hasta se pierde cuando se valora únicamente si está vinculada al proyecto político imperante”.

En uno de los puntos del comunicado la Conferencia Episcopal Venezolana es clara al señalar que “la democracia en Venezuela está resquebrajada, y el Gobierno y los otros poderes, que tienen la responsabilidad de oír y concertar con todos los sectores, no están haciendo lo suficiente para reconstruirla”.

Para consultar el texto completo el siguiente enlace

 

Autor: Dpto. de comunicación y prensa CELAM
Fuente: Conferencia Episcopal Venezolana
Foto: Conferencia Episcopal Venezolana




Documento sin título