Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
18 de Agosto, 2016
Orar para que la Misericordia sea una realidad en el Continente Americano

Imprimir
Imprimir

La oración en el camino de preparación para el Jubileo Extraordinario de la Misericordia en el Continente Americano

La oración, pilar fundamental del Jubileo Extraordinario de la Misericordia en el Continente Americano, constituye, sin lugar a dudas, el eje transversal del proceso de preparación para este importante momento celebrativo que acontecerá en la ciudad de Bogotá, del 27 al 30 de agosto de 2016. Así lo han propuesto sus organizadores en el Consejo Episcopal Latinoamericano y en la Pontificia Comisión para América Latina.

Orar para que la Misericordia sea una realidad en el Continente Americano es también una forma de responder al deseo del papa Francisco que, al mismo tiempo, constituye el lema de esta celebración jubilar: “que un viento impetuoso de santidad recorra el próximo Jubileo Extraordinario de la Misericordia en todas las Américas”.

De este modo, la memoria de algunos santos y santas de América que con su testimonio audaz han abierto caminos de misericordia, ha animado el camino de preparación para el Jubileo. A través de Noticelam han sido evocados los itinerarios del santo Hermano Pedro de San José de Betancurt, de Guatemala (Noticelam No.  124), de san Martín de Porres, de Perú (Noticelam No. 126), de san Juan Diego Cuauhtlatoatzin, de México (Noticelam No. 127), de santa Laura Montoya, de Colombia (Noticelam No. 128), de san Alberto Hurtado, de Chile (Noticelam No. 129), de santa Catalina Tekakwitha, de Estados Unidos y Canadá (Noticelam No. 130), y de santa Paulina del Corazón Agonizante de Jesús, de Brasil (Noticelam No. 131), que son apenas una muestra representativa del santoral de la misericordia que atraviesa el continente americano.

Por otra parte, al aproximarse la cita que tendrá lugar en Colombia, los organizadores invitan a intensificar la oración y el compromiso misericordioso de la Iglesia en el continente, recordando también la oración del papa Francisco para el Jubileo Extraordinario de la Misericordia.

Oración del Santo Padre Francisco para el Jubileo Extraordinario de la Misericordia*

Señor Jesucristo,

tú nos has enseñado a ser misericordiosos como el Padre del cielo,

y nos has dicho que quien te ve, lo ve también a Él.

Muéstranos tu rostro y obtendremos la salvación.

Tu mirada llena de amor liberó a Zaqueo y a Mateo de la esclavitud del dinero;

a la adúltera y a la Magdalena del buscar la felicidad solamente en una creatura;

hizo llorar a Pedro luego de la traición,

y aseguró el Paraíso al ladrón arrepentido.

Haz que cada uno de nosotros escuche como propia la palabra que dijiste a la samaritana:

¡Si conocieras el don de Dios!

Tú eres el rostro visible del Padre invisible,

del Dios que manifiesta su omnipotencia sobre todo con el perdón y la misericordia:

haz que, en el mundo, la Iglesia sea el rostro visible de Ti, su Señor, resucitado y glorioso.

Tú has querido que también tus ministros fueran revestidos de debilidad

para que sientan sincera compasión por los que se encuentran en la ignorancia o en el error:

haz que quien se acerque a uno de ellos se sienta esperado, amado y perdonado por Dios.

Manda tu Espíritu y conságranos a todos con su unción

para que el Jubileo de la Misericordia sea un año de gracia del Señor

y tu Iglesia pueda, con renovado entusiasmo, llevar la Buena Nueva a los pobres

proclamar la libertad a los prisioneros y oprimidos

y restituir la vista a los ciegos.

Te lo pedimos por intercesión de María, Madre de la Misericordia,

a ti que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.

Amén. 

(*www.iubilaeummisericordiae.va)

 

Autor: Dpto. de comunicación y prensa CELAM




Documento sin título