Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
13 de Noviembre, 2017
La Iglesia que olvida a sus mártires no es Iglesia de Cristo

Imprimir
Imprimir

Guatemala: acción de Gracias por Beatificación del mártir Padre Francisco Stanley

Prensa celam 13/11/2017.El Padre Stanley fue beatificado en una misa en Oklahoma, Estados Unidos. Stanley fue martirizado siendo párroco en Santiago Atitlán, donde sirvió como buen pastor durante varios años. En los tiempos oscuros de muerte de la década de los 80s, el Padre “Aplas”, (que significa Francisco en Zutujil), fue asesinado en el interior de la casa parroquial donde residía.  Muchos cristianos guatemaltecos, perdieron como él, igualmente la vida. Ante la realidad de cruz que padecía el pueblo, el “pastor no huyó”.

Una religiosa, miembro de la comunidad carmelita que servía en la pastoral parroquial y que fue testigo de aquel momento de cruz, relata cómo un “escuadrón de la muerte” de las estructuras paramilitares entraron a la casa parroquial aquella noche, a punta de arma obligaron al “sacristán” a señalar el lugar donde dormía el Padre.

La mayoría de los obispos de la Conferencia Episcopal de Guatemala, con un numeroso grupo de sacerdotes, concelebraron la misa de Beatificación que en acción de gracias, presidió Monseñor Gonzalo de Villa, Obispo de Sololá y Presidente de la Conferencia de obispos de la Iglesia guatemalteca. Un buen número de la población local y delegaciones llegadas de todas las diócesis asistieron también a la celebración.

El padre Francisco era originario del pueblo de Okarche, Oklahoma Estados Unidos, en el que nació el 27 de marzo de 1935. Llegó a Santiago Atitlan, Guatemala, como misionero en 1968 con 33 años de edad. El Papa Juan XXIII había pedido a la Iglesia apoyo para misiones en Centroamérica, llamado que el Padre atendió asumiendo su labor como párroco durante 13 años hasta su martirio el 28 de julio del año de 1981.

El libro “El pastor no debe huir” recoge las cartas y escritos del Padre Apl´as, que describen su vida y sus opciones.

La diócesis de Oklahoma se alegró con la beatificación materializada en la misa celebrada el 23 de septiembre, cumpliéndose así el Decreto de reconocimiento por “odio a la fe” firmado por el Papa el 2 de diciembre de 2016.

Guatemala es tierra de mártires. La conferencia Episcopal de Guatemala en pleno entregó una larga lista de mártires a San Juan Pablo II en una de las tres visitas que hiciera al país, como símbolo del inicio del proceso de solicitudes de causas de canonización que la Iglesia emprendería. Numerosos son los casos que cada diócesis y órdenes religiosas han presentado y llevan adelante. Una buena lista de sacerdotes, religiosas y laicos encabezada por el Padre Hermógenes López, está en los altares del corazón del pueblo creyente en espera de ser reconocidos oficialmente.

El Santo Padre, el Papa francisco, al estilo del verdadero apóstol de Cristo, ha mostrado especial sensibilidad a la espiritualidad y testimonio evangelizador concentrado en la radicalidad de los que enfrentaron el miedo el dolor y la muerte, con el auxilio del Espíritu, permaneciendo como signos del amor de Dios.

Obdulio Arroyo es el primer laico catequista  de origen guatemalteco de quien se ha autorizado el decreto para la beatificación, junto al Sacerdote Tulio Maruzzo, Franciscano Italiano, “Padre bondadoso” misionero en Izabal.

Les ofrecemos: la homilia de Monseñor Gonzalo de Villa, el Testimonio de Hna. Maria y el Mensaje del Estado Vaticano.

Homilía Monseñor Gonzalo de Villa:            https://youtu.be/L7V-IjS0_HM

Testimonio Hna. María:                              https://youtu.be/qQuOSlg0514

Mensaje Secretaria de Estado Vaticano :     https://youtu.be/gnd2ZFDv_MU




Documento sin título