Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
08 de Diciembre, 2016
Mensaje de la Asamblea del Secretariado Episcopal de Centro América 2016

Imprimir
Imprimir

Una Iglesia en comunión con el papa Francisco

En el marco de la Asamblea anual del Secretariado Episcopal de Centro América (SEDAC), los obispos han dado a conocer un significativo Mensaje que brota del “camino de fe de la Iglesia de América Central, que en medio de las dificultades de la vida se mantiene fiel a Jesucristo y firme en la esperanza del Evangelio”.

Con fecha del 24 de noviembre de 2016, al concluir su reunión en Guatemala los obispos compartieron que han “vivido en esta asamblea una rica experiencia de comunión y de fraternidad, que a través de la oración y la reflexión nos ha hecho gustar una vez más el hecho de ser como Iglesia una «casa y escuela de comunión» (Aparecida, 187) y nos ha impulsado a renovar con alegría nuestro humilde ministerio de «pastores y guías espirituales de las comunidades a nosotros encomendadas» (Aparecida, 188)”. De igual forma, en el mensaje, los pastores expresan que se han “sentido profundamente estimulados por el Señor en nuestro ministerio profético al visitar la comunidad parroquial de San José Pinula, en donde el P. Hermógenes López Coarchita, párroco de esa comunidad, sufrió́ el martirio el 30 de junio de 1978 por defender con espíritu evangélico la vida y los derechos de su pueblo”.

Tres son los acentos principales que se derivan de los 10 puntos que constituye el comunicado del SEDAC: (1) Una Iglesia en comunión con el papa Francisco; (2) algunas preocupaciones pastorales; y (3) una mirada de esperanza.

Con relación al primer asunto, los obispos centroamericanos dedicaron algunas de las jornadas “a reflexionar sobre la Encíclica Laudato Si’ y sobre la Exhortación Apostólica Post Sinodal Amoris Laetitia, procurando captar la novedad evangélica de ambas y buscando juntos formas concretas de actualizarlas en Centro América”. Aludiendo al paso del huracán Otto por Panamá, Costa Rica y Nicaragua, por ejemplo, el episcopado de Centro América manifiesta que “nos ha preocupado hondamente y nos ha llevado a orar por las poblaciones afectadas y, al mismo tiempo, nos ha hecho preguntarnos si los efectos de este huracán no se habrían podido mitigar si tomáramos más en serio la doctrina de la Laudato Si' ”.

Frente a Amoris Laetitia, al asumir con gozo el camino pastoral propuesto por el papa Francisco, los prelados acentuaron su convicción “de que el anuncio del Evangelio no debe ser teórico ni desvinculado de la vida real de las personas y de las familias”. Por eso, continúan, “optamos por una pastoral matrimonial y familiar que sin disminuir en nada el ideal de la vida cristiana, haga posible una gradual asimilación de las exigencias del Evangelio (cf. Amoris Laetitia, 38), inspirados por la compasión hacia las personas y las parejas, sobre todo las más frágiles, a quienes queremos acompañar con misericordia y con un discernimiento amoroso que sepa encarnar la verdad evangélica en la vida concreta y ayudarles a integrarse en el gozo de la vida de la Iglesia”.

Por otra parte, entre las preocupaciones pastorales que se destacan, la situación de los migrantes, quienes se ven obligados a dejar sus países –en Centro América– en búsqueda de un futuro más seguro y más digno, ocupó un lugar prioritario. “Inspirados por el papa Francisco, exhortamos a los gobiernos de la región a construir una Centro América «que no gire en torno a la economía, sino a la sacralidad de la persona humana», creando proyectos nacionales y regionales de atención humanitaria a favor de nuestros migrantes y de los migrantes que llegan a nuestros países, fortaleciendo los proyectos que ya existen para este fin”, manifestaron los obispos.

Asimismo, a la vez que se denuncia la explotación injusta e irresponsable de los recursos de la creación, “es preocupante también el lamentable retroceso en algunos países en lo que se refiere a los derechos humanos, gobernabilidad y democracia pluralista”.

No obstante, con una mirada de esperanza, el SEDAC también ha destacado la realización de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, en 2019, ante lo cual se ha decidido “apoyar como Iglesia Católica en Centro América a la Arquidiócesis de Panamá en la organización y celebración de tan importante evento”. Considerando que “es también la gran ocasión para que los jóvenes centroamericanos puedan ofrecer ante el mundo su testimonio de creyentes que forman parte de una Iglesia mayoritariamente joven, alegre y misionera, enriquecida por la sabiduría de los pobres y la sangre de sus mártires”, se propuso la realización de un camino espiritual de praparación en cada país.

Lea el Mensaje de la Asamblea del Secretariado Episcopal de Centro América 2016: http://www.sedac.info/images/documen/MENSAJEASAMBLEA2016.pdf   

 

Dpto. de Comunicación y Prensa CELAM
Fuente: SEDAC




Documento sin título