Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
08 de Diciembre, 2016
Jornadas Teológicas en San Salvador evocan a los mártires

Imprimir
Imprimir

“El Salvador es un pueblo crucificado”

Con el lema “Para que renazca la justicia y la paz”, frase pronunciada por el papa Francisco (09-08-2015), del 18 al 20 de noviembre, la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA) de San Salvador, acogió las II Jornadas Teológicas Centroamericanas y Caribeñas, organizadas conjuntamente por la Maestría en Teología Latinoamericana de la UCA y Amerindia.

En el evento, que convocó a más de 450 personas de varios países centroamericanos y caribeños, se desarrollaron ponencias y talleres en torno a la violencia, la migración y el cuidado de la ‘casa común’, entre otros, sin dejar de evocar la memoria de los mártires.

Fue en este sentido que el padre Jon Sobrino desarrolló el tema “encuentro con los mártires” durante el primer día de las jornadas. “Desde El Salvador esto es lo que entendemos por mártires: seres humanos que son matados por amar a los pobres, y con mayor precisión, por defender la vida de quienes la tienen en peligro injustamente. Al amarlos y defenderlos así, estorban a asesinos, ladrones y mentirosos”, enfatizó el teólogo jesuita.

Particularmente, Sobrino compartió su propia experiencia de encuentro con los mártires, refiriéndose con detalle al martirio del padre Rutilio Grande, el 12 de marzo de 1977, y su relación con, monseñor Romero, mártir por amor a los pobres: “la conversión de monseñor Romero ante el cadáver de Rutilio fue algo muy real, muy hermoso y nada fácil. Ciertamente, Romero se encontró con el mártir Rutilio. Ante el Rutilio cadáver, y junto a la conversión de Monseñor, yo también –y pienso que muchos otros– me encontré con el mártir Rutilio”.

Además del martirio de monseñor Romero, el 24 de marzo de 1980, ante lo cual el padre Ignacio Ellacuría diría que “con monseñor Romero Dios pasó por El Salvador”, Sobrino se refirió al martirio de sus hermanos jesuitas:

“El 16 de noviembre de 1989 ocurrió el asesinato de los ocho mártires de la UCA. Asesinaron a toda mi familia, el Padre Lolo, Ellacuría, Segundo Montes, Juan Ramón, Amando, Nacho El golpe más duro fue que los criminales no perdonaron a Julia Elba, honrada mujer de 42 años, y a su hija Celina, joven de 15 años. Pasado algún tiempo me encontré con Obdulio, esposo de Julia Elba y padre de Celina, cuidando el jardín de rosas. Al poco tiempo él también murió matado a causa de la tristeza. El asesinato de Julia Elba, Celina y Obdulio es la expresión de miles de campesinos y campesinas asesinados. Me introdujo en en la verdad de lo que escribía: El Salvador es un pueblo crucificado”. 

La conferencia de padre Jon Sobrino se encuentra disponible en el canal de la Maestría en Teología Latinoamericana de la UCA en Youtube.

 

Dpto. de Comunicación y Prensa CELAM
Fuente: Maestría en Teología Latinoamericana UCA






Documento sin título