Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
24 de Marzo, 2017
La Palabra es un don, el otro es un don

Imprimir
Imprimir

Mensaje de cuaresma 2017 del Papa Francisco.

Con el tema: “La Palabra es un don. El otro es un don”, el Papa Francisco señala que la cuaresma es camino seguro que nos lleva a la Pascua, a la Resurrección, a la victoria sobre la muerte. Invita a no contentarse con una vida mediocre. Recuerda que la cuaresma es un tiempo propicio para intensificar la vida a través de los medios santos que ofrece la iglesia, como el ayuno, la oración y la limosna.

Todos los años el Papa propone un tema de reflexión que nos invite a la conversión. Este año, nos invita a reflexionar sobre la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro, en la que Lázaro se encuentra en una situación desesperada, echado a las puertas del rico. Es una escena dramática, mientras que para el rico, Lázaro, el mendigo, parece invisible. Lázaro nos enseña que el otro es un don en la puerta del rico, no es una molestia, sino una llamada a convertirse y cambiar de vida para algo mejor.

La cuaresma es una invitación a abrir la puerta de nuestro corazón al otro en solidaridad real y eficaz, porque cada persona es un don.

A diferencia de Lázaro, el rico no tiene nombre, su opulencia se manifiesta en la ropa que viste, que cubre una vida de miseria humana. No tiene entrañas, no se conmueve. Tiene una riqueza excesiva. La codicia lo hace vanidoso. Su personalidad se desarrolla en la apariencia.

La liturgia del miércoles de ceniza nos recuerda que “sin nada vinimos al mundo, y sin nada nos iremos”. 

La parábola nos muestra que Dios no estaba en la vida del rico, y solo después de su muerte descubre la raíz de sus males: al no amar a Dios, despreció a su prójimo. La palabra es una fuerza viva capaz de suscitar conversión.

El Papa Francisco nos invita a abrir la puerta a los débiles y a los pobres y a dar testimonio de la alegría pascual. 

- Ver mensaje

Autor: Departamento de comunicación y Prensa CELAM

Fuente: Vatican.va




Documento sin título