Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
12 de Diciembre, 2013
CULTURA Y EDUCACIÓN

La urgente conversión de la pastoral indígena: de

Imprimir
Imprimir

Convocados por el Departamento de Cultura y Educación del CELAM, un grupo de obispos responsables de la pastoral indígena de América Latina y El Caribe se reunieron a mediados del mes de octubre -el 13 y el 14- en Bogotá, para compartir experiencias y reflexionar en torno a los procesos de evangelización que hacen parte de la pastoral de la Iglesia frente a los Pueblos Originarios.

Al final del encuentro, los pastores dieron a conocer un mensaje a quienes ejercen su misión evangelizadora entre los Pueblos Originarios y, de manera particular, a sus hermanos obispos que comparten la responsabilidad de la pastoral indígena en el Continente latinoamericano y caribeño.

El texto reconoce el camino que se ha recorrido en la pastoral indígena pero también evidencia lo mucho que queda por recorrer, e incluso los riesgos de desviarse del camino. Recordando a Aparecida, se constata que "hoy en día los pueblos indígenas aún están amenazados en su existencia física, cultural y espiritual; en su modo de vida, en su diversidad y en sus territorios y proyectos. Algunas comunidades indígenas se encuentran fuera de sus tierras, porque éstas han sido invadidas y degradadas, o no tienen tierras suficientes para desarrollar sus culturas. Sufren graves ataques a su identidad y supervivencia pues la globalización económica y cultural pone en peligro su propia existencia como pueblos diferentes" (cf. DA, n. 90). Sin embargo, también se afirma que "está surgiendo y fortaleciéndose entre los pueblos indígenas, una más clara conciencia de lo que ellos son, de sus valores y de que están en la raíz primera de la identidad latinoamericana y caribeña".

Ante estas realidades, los obispos afirman que "éste es un kayros, un tiempo de gracia que urge y apremia el encuentro de la Iglesia con estos ámbitos humanos que reclaman el reconocimiento pleno de sus derechos individuales y colectivos, y el ser tomados en cuenta en la catolicidad de la misma Iglesia, con su cosmovisión y sus valores étnicos y culturales".

Estas consideraciones plantean la necesidad de pasar de una pastoral que ha considerado a los Pueblos Originarios —quizá exclusivamente— como "destinatarios" de la acción de la Iglesia, a una pastoral que los considere como verdaderos "interlocutores" y, por lo tanto, "auténticos sujetos y actores responsables de su historia y de su desarrollo integral". Es en este sentido que en el Mensaje se acentúa que "ha llegado la hora para que la auténtica conversión pastoral urgida por nuestros pastores en Aparecida, nos lleve a acercarnos a los Pueblos Originarios con inmenso respeto, como a nuestros interlocutores, trabajando con ellos, no tanto para ellos, y no solo como colaboradores, sino como primeros responsables de sus proyectos y de su destino".

Desde esta nueva forma de acercamiento y acompañamiento a los Pueblos Originarios, los obispos confirmaron la actualidad de las palabras que el beato Juan Pablo II pronunció en 1992, en Veracruz (México) donde llegaron los primeros misioneros al continente: "Aun antes que llegaran los misioneros, Dios amaba infinitamente a los amerindios. (...) Tener presente esta verdad le da a todas nuestras actividades de discípulos-misioneros un 'talante' humilde, de servicio amoroso, nunca de conquista; se trata de ponerse a disposición de la acción salvífica, humanizadora de Dios, que siempre nos precede".

A la luz de estas reflexiones, se formularon algunas indicaciones concretas —once en total— para orientar a los distintos organismos eclesiales que en América Latina y El Caribe se encuentran comprometidos con la pastoral indígena (ver recuadro).

Firman el mensaje monseñor Pablo Varela, presidente del Departamento de Cultura y Educación, y los obispos Walter Pérez (Bolivia), Victorino Girardi (Costa Rica), Guillermo Francisco Escobar (México), Carlos Enrique Herrera (Nicaragua) y Lucio Alfert (Paraguay).

ÓSCAR ELIZALDE PRADA

Orientaciones para animar la pastoral indígena

1.- Urge reflexionar acerca de qué futuro le corresponde a los Pueblos Originarios. Le pedimos particularmente al CELAM que nos ayude a visualizar este desafío y nos muestre los caminos que aseguren la identidad, el reconocimiento y la autonomía de nuestros pueblos indígenas.

2.- Vemos la necesidad de una mayor estima y acogida del hecho de la pluriculturalidad de nuestro continente y entonces de la necesaria interculturalidad.

3.- Nos corresponde estimular y promover la etno-estima de los Pueblos Originarios.

4.- Mantener con renovado esfuerzo nuestra opción preferencial y evangélica por los pobres y marginados. Como consecuencia, acrecentar y profundizar la presencia misionera y pastoral entre las poblaciones más frágiles y amenazadas por el desarrollo depredatorio, apoyándolas en sus esfuerzos para lograr una justa distribución de la tierra y del agua.

5.- Poner al alcance de todos el documento de Aparecida que tanta amorosa atención concede a los pueblos originarios y que nuestros Pastores, en sintonía con el espíritu de Aparecida, asuman con más valentía la necesaria dimensión profética de la propia fe, denunciando las injusticias y atropellos de la dignidad de los indígenas.

6.- Que el Departamento del CELAM responsable de la Pastoral Indígena, contacte y coordine los distintos organismos, grupos apostólicos y equipos que en las distintas iglesias locales de América Latina y El Caribe asumen la atención pastoral y misionera de los Pueblos Originarios, para un trabajo de información, de estímulo y de coordinación.

7.- Urge orientar los esfuerzos de la Misión Continental en vistas a un estado permanente de misión, hacia las "periferias" de nuestras sociedades donde se encuentran los pueblos indígenas. La fidelidad de la Iglesia a Cristo que vino a evangelizar a los pobres (cfr. Lc 4,16), encuentra su garantía en la medida con que ella opte valiente y generosamente por estas periferias de los últimos de nuestro Continente.

8.- Es necesario que se infunda el amor preferencial hacia los pueblos indígenas desde los años de formación de los futuros presbíteros así como de los agentes de pastoral que se dediquen a ellos.

9.- Es de gran utilidad conocer los diferentes organismos extra-eclesiales que trabajan en favor de los pueblos indígenas con el fin de lograr una posible cooperación y un trabajo conjunto.

10. Buscar caminos de cooperación y de integración con las pastorales afines como lo es la pastoral afro.

11. Seguir apoyando el estudio y el conocimiento de la espiritualidad, la sabiduría y la cosmovisión de los Pueblos Originarios. Al respecto informamos que durante nuestro encuentro se hizo el lanzamiento del libro El sueño de Dios en la creación humana y en el cosmos, que es una producción del IV Simposio Latinoamericano de Teología India (2011). 

   




Documento sin título