Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
18 de Diciembre, 2013
DEPARTAMENTO FAMILIA, VIDA Y JUVENTUD

Matrimonio, familia y desarrollo social

Imprimir
Imprimir

Con este lema, treinta responsables y delegados de pastoral familiar de la Región Caribe del CELAM, encabezaron el mensaje que dieron a conocer al finalizar el Pre-Congreso de Familia en la ciudad de Santo Domingo (República Dominicana).

Este Pre-Congreso tuvo lugar del 11 al 15 de noviembre, con la presencia de monseñor Rubén Antonio González Medina, CMF, obispo de Caguas (Puerto Rico) y responsable de pastoral familiar del CELAM para la Región del Caribe.

El mensaje final destaca 13 afirmaciones, a manera de proclamas (ver abajo), con las cuales la Región Caribe asume los desafíos que interpelan a la pastoral familiar en el camino de preparación hacia el I Congreso Latinoamericano de agentes de pastoral familiar que se celebrará en Panamá en el 2014.

Para llegar a estas proclamas, el Pre-Congreso ofreció a los participantes la posibilidad de preguntarse sobre el sentido y el significado de su misión evangelizadora: ¿quién soy?, ¿cuáles han sido mis grandes dolores y mis grandes alegrías en mi vida o en mi trabajo en la Iglesia?, ¿qué ha significado para mí servir a la Iglesia en la pastoral familiar? Frente a estos asuntos, el señor cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, quien presidió una de las eucaristías del Pre-Congreso, recordó que "es tiempo de Misión Continental y la familia, comunidad de amor, es objeto principal de la Misión Continental para la Nueva Evangelización".

Así lo experimentaron también cada uno de los participantes del Pre-Congreso, a medida que se desarrollaron cada uno de los tres momentos metodológicos previstos: fascinar, escuchar y actuar. El momento de "fascinar", dio relevancia al proyecto "Redescubriendo la identidad de la pastoral familiar latinoamericana para la vida plena y la comunión misionera", así como a los Planes Nacionales y/o Diocesanos de pastoral familiar. Después, en el momento de "escuchar", se compartieron las respuestas recibidas al instrumento de consulta "Familia y desarrollo social para la vida plena y la comunión misionera", lo cual permitió hacer una aproximación a la vida y a la experiencia pastoral de los países de la región, al tiempo que se propusieron algunos insumos para la reflexión, a través de las ponencia que presentaron el padre Mario de la Cruz Campusano (La familia en América Latina y el cambio epocal), la licenciada Cándida Montilla de Medina (La familia promotora de desarrollo social), y el padre Antonio José Velásquez Delgado (Aspectos de la familia en la modernidad que reclaman la atención de la pastoral familiar).

Por último, en el momento de "actuar", los participantes discernieron cuáles son las oportunidades y amenazas de la realidad social, así como las fortalezas y debilidades de la familia en el momento actual. De ahí, brotaron los compromisos proclamados y el deseo de fortalecer los procesos de evangelización de la familia, sin desconocer el imperativo del desarrollo social. Por ahí transita la pastoral familiar en el Caribe.

Proclamas del Pre-Congreso de Familia de la Región Caribe

  1. Nuestra adhesión a los principios del Evangelio y a las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia en relación a matrimonio y familia según lo referido en la Encíclica Lumen Fidei (números 52 y 53).
  2. Nuestra comunión, como Iglesia que peregrina en el Caribe, con la Iglesia universal.
  3. Que hemos recibido del Papa y de todos los obispos de Latinoamérica en la V Conferencia del CELAM, celebrada en Aparecida (Brasil), una convocatoria a continuar y hacer realidad en nuestras vidas y en nuestro pueblo las grandezas del acontecimiento Jesucristo en el matrimonio y en la familia.
  4. Nuestro convencimiento de la centralidad de la familia en la construcción de una nueva sociedad.
  5. Nuestra responsabilidad como Iglesia de trabajar por la vida y por el respeto y la dignidad del matrimonio y la familia.
  6. Nuestro compromiso, ante este cambio de época, con la proclamación de nuestra fe en todos los ambientes y realidades del matrimonio y la familia de nuestra región.
  7. Que la familia es núcleo de comunión para anunciar y transmitir la fe.
  8. Que la Iglesia ama y protege la familia, constituida como un núcleo fundamental de la sociedad basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer. Nos comprometemos a acoger y acompañar a las parejas en situaciones irregulares y difíciles, según referido en la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio (números 77 y 79).
  9. Que la fuerza de los lazos familiares contribuye al desarrollo de la persona humana y esto repercute en nuestra sociedad.
  10. Que toda familia tiene derechos básicos tales como educación, alimentación, salud, techo, seguridad, trabajo y paz.
  11. Que la familia es escuela de valores.
  12. Que la familia tiene el derecho y el deber de educar a sus hijos en todos los aspectos, incluyendo la educación sexual.
  13. Que la familia es escuela para educar en la doctrina social de la Iglesia.

ÓSCAR ELIZALDE PRADA
Con información del Dpto. de Familia, Vida y Juventud del CELAM 




Documento sin título