Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
23 de Diciembre, 2013
CONFERENCIA EPISCOPAL URUGUAYA

Monseñor Pablo Galimberti

Imprimir
Imprimir

En su columna publicada en el diario Cambio el viernes 20 de diciembre, el obispo de Salto, Mons. Pablo Galimberti, reflexiona sobre la Navidad. El Obispo recuerda que "la Navidad esconde un milagro capaz de cambiar rutinas y aliviar cansancios" y que "Jesús nace en lugares y horas que sorprenden"

"Aunque la sociedad demasiado 'laica' lo deje fuera de la cancha, aunque los que gobiernan las naciones gasten horas en largos debates donde la 'verdad' será resultado de encuestas o votos más que de razones, aunque los cristianos vivamos distraídos y entretenidos en inútiles divagues, Jesucristo camina cada día a nuestro lado", asegura Mons. Galimberti. "El es gratuito, aunque no superfluo, es la piedra angular que aguanta y sostiene la arquitectura del universo y de los vínculos humanos. Necesitamos esa Presencia que pone orden en el caos de la vida y de la convivencia", subraya.

El Obispo de Salto, asevera que a Dios es posible encontrarlo en lo cotidiano. "A Dios no hay que encontrarlo saliendo del mundo sino escuchando su presencia como un palpitar silencioso que ronda en las horas, pasos, ideas, sentimientos, sueños, enfermedades, fracasos, limitaciones y ausencias. Como dice una canción, para encontrar al Dios que nos mostró Jesús de Nazaret, "no hay que mirar 'pá-rriba'", puntualiza.

"Dios sigue dando señales de cercanía. Es la certeza de los cristianos. Porque en el corazón palpitan deseos que no se sacian con el afán de consumo, las crecientes ofertas de entretenimiento o las actividades de cada jornada", destaca Mons. Galimberti.

El Pastor señala que "el vivir cotidiano es tocado delicadamente por la presencia de un Dios a quien que no le da asco compartir los oscuros rincones de la vida humana, de esta sociedad donde todavía hay mucho sufrimiento y explotación de vidas inocentes, donde falta el pan de la justicia a la espera que se abran muchas manos avaras de dinero o poder".

"Navidad nos regala una tregua de paz, preparando vacaciones, con achaques o heridas sin cicatrizar, entrando en el año electoral. Con o sin marihuana, Dios quiere seguir naciendo en esta bendita tierra oriental. Porque Dios no juega a las escondidas; dijo y seguirá siempre diciendo Sí a su alianza con la creación y con sus hijos, como lo hizo patente la presencia histórica de Jesús el Salvador", enfatiza Mons. Galimberti.

Esta columna de opinión fue publicada en el contexto de la aprobación de la Ley sobre Control y Regulación de la Marihuana y sus derivados en el territorio de la República Oriental del Uruguay.

VIRGINIA BONARD 




Documento sin título