Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
15 de Enero, 2014
COSTA RICA - ECUADOR

Nuestra Señora de los Ángeles - Nuestra Señora del Quinche

Imprimir
Imprimir

Presentamos en esta nota a la Virgen Patrona de Costa Rica y a la de Ecuador.

Nuestra Señora de los Ángeles
Patrona de Costa Rica 

La historia de la patrona de los costarricenses, Nuestra Señora de los Ángeles, representa un hito a la igualdad y a la dignidad de los seres humanos, más allá de la pluralidad étnica y de la multiculturalidad que caracterizan a los pueblos latinoamericanos y caribeños.

El hallazgo de la pequeña imagen tallada en piedra, de aproximadamente 20 centímetros de longitud, se atribuye a una mujer mestiza llamada Juana Pereira, quien al igual que los indígenas, los mulatos y los afrodescendientes de comienzos del siglo XVII, en tiempos de la colonia, era objeto de segregación por parte de los "blancos".

Se cuenta que el 2 de agosto de 1635, cuando Juana salió en búsqueda de leña, encontró sobre una peña la imagen de la virgen María sosteniendo al niño Jesús en sus brazos. Decidió tomarla y llevarla a su casa. Misteriosamente la imagen desapareció en varias ocasiones, pero siempre volvía a ser encontrada sobre la misma peña, fenómeno que fue interpretado como si la virgen quisiera que allí se le edificara su santuario.

La propagación de la devoción fue limando las asperezas étnicas. La virgen recibió la veneración de todos, en especial de los más pobres, y se le reconoció con la advocación de Nuestra Señora de los Ángeles. Su fiesta se celebra el 2 de febrero. 

 

________________________________________________________________________

 

Nuestra Señora del Quinche
Patrona de Ecuador 

La patrona de los ecuatorianos se encuentra ubicada en la población de El Quinche. De ahí su nombre: Nuestra Señora del Quinche.

La imagen, hermosamente tallada en madera, de 62 centímetros de altura, se atribuye a don Diego de Robles y data de finales del siglo XVI. En ella se representa a la virgen María sosteniendo un cetro en la mano derecha y al niño Jesús en la izquierda, en actitud de bendecir. El escultor la obsequió a los indios oyacachis a cambio de unos tablones de cedro fino.

Según se cuenta, el pueblo oyacachi acogió con profundo afecto la imagen, al comprobar que se trataba de la misma mujer que había aparecido en una cueva prometiendo su protección ante el acecho de los osos que atentaban contra la vida de los niños.

Durante quince años la imagen permaneció al cuidado de los indios, recibiendo su veneración, hasta que en 1604 fue trasladada a El Quinche donde permanece hasta el día de hoy. Su templo fue declarado Santuario Nacional en 1985. Su fiesta se celebra el 21 de noviembre.

ÓSCAR ELIZALDE PRADA 

       




Documento sin título