Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
15 de Enero, 2014
EL SALVADOR - GUATEMALA

Nuestra Seņora de la Paz - Nuestra Seņora del Rosario

Imprimir
Imprimir

Presentamos en esta nota a la Virgen Patrona de El Salvador y a la de Guatemala.

Nuestra Señora de la Paz
Patrona de El Salvador 

El 21 de noviembre de 1682 la población de San Miguel, en El Salvador, fue testigo de un curioso acontecimiento. Unos mercaderes habían llevado una caja que hallaron a las orillas del mar del Sur salvadoreño. Tras muchos intentos, no pudieron abrirla. Por eso, decidieron llevarla hasta San Miguel, al lomo de una burra, con la intención de buscar la manera de acceder al tesoro que, con toda seguridad, allí se conservaba.

No se equivocaron. Inesperadamente la burra se echó en tierra en el momento que la comitiva cruzaba frente al templo parroquial. No hubo forma de moverla de allí, pero sí fue posible abrir la caja sin resistencia alguna. En su interior encontraron la imagen tallada de la virgen María, que en su brazo izquierdo sostenía al niño Jesús.

Con la llegada de la imagen, que luego fue ubicada en el templo, los enfrentamientos y las hostilidades que padecían los habitantes de la región cesaron. De ahí que recibiera el apelativo de Nuestra Señora de la Paz.

Bajo su protección e intercesión, el pueblo salvadoreño ha puesto en más de una ocasión sus propósitos de paz. Su fiesta se celebra el 21 de noviembre, en recuerdo del día en que la imagen llegó a San Miguel. Como dato interesante, en sus primeros años de sacerdocio monseñor Óscar Romero fue párroco de la Catedral donde se encuentra la imagen. 

 

_______________________________________________________________________

 

Nuestra Señora del Rosario
Patrona de Guatemala 

 

Según la tradición popular, “la virgen María salió a recorrer América y el Niño se durmió al llegar a Guatemala”. De este modo se explica por qué la imagen de Nuestra Señora del Rosario, patrona de Guatemala, sostiene en su brazo izquierdo al niño Jesús que duerme apaciblemente, mientras que en su mano derecha se aprecia un rosario.

No se conocen los nombres de los artistas que están detrás de esta magnífica pieza barroca, confeccionada en madera y plata por solicitud de fray López de Montoya en 1592. La imagen evoca la misión evangelizadora de los frailes dominicos quienes, desde los tiempos de santo Domingo de Guzmán, han sido los principales impulsores de la devoción mariana del Santo Rosario. 

La advocación a Nuestra Señora del Rosario, cuya fiesta se celebra el 7 de octubre, pronto se extendió por todo el territorio guatemalteco. Por mucho tiempo la imagen estuvo expuesta en la ciudad de Antigua Guatemala. En 1776 fue trasladada al templo de Santo Domingo, en la ciudad de Guatemala, donde permanece hasta el día de hoy. En 1833 fue declarada “Reina de Guatemala” y en 1934 fue coronada canónicamente por monseñor Luis Durou y Sure.

 

ÓSCAR ELIZALDE PRADA

       




Documento sin título