Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
29 de Enero, 2014
CARTA FINAL DEL 13º INTERECLESIAL DE LAS CEB AL PUEBLO DE DIOS

"La vivencia comunitaria renovó nuestro creer"

Imprimir
Imprimir

La carta final del 13º Intereclesial de las CEB al Pueblo de Dios, recoge las experiencias y las reflexiones compartidas y celebradas por 2248 mujeres, 1788 hombres, 72 obispos, 232 sacerdotes, 146 religiosas y religiosos, 20 evangélicos, 35 miembros de otras religiones, 36 extranjeros, 68 asesores y asesoras, y 75 indígenas, que sumados a los equipos de servicio y a los visitantes, llegaron a ser 5046.

El Intereclesial no es un evento, sino un proceso que tiene un antes y un después. Por eso, les compartimos lo que fue vivido, reflexionado, celebrado en este encuentro para que continúe siendo parte de la vida de la gente. Esta es la carta del Intereclesial.

Hermanas y hermanos de caminada:

"María se puso en camino... entro en la casa y saludó a Isabel... bienaventurada tu que creíste... las criaturas se estremecieron de alegría en el vientre..." (cf. Lc 1,39-45).

En actitud peregrina, el pueblo de las Comunidades Eclesiales de Base de todos los rincones de Brasil se colocó en camino respondiendo a la llamada de la gran hoguera encendida por la diócesis de Crato (Ceará), convocando para el 13º Intereclesial. La luz de la hoguera iluminó tan alto que hizo llegar representantes de Iglesias hermanas evangélicas y de otras religiones. Hasta fue avistada en toda América Latina y el Caribe, Europa, África y Asia.

El Carirí se volvió la "casa" donde se encontraron la fe profunda del pueblo nordestino con la fe encarnada del pueblo de las CEB nacida del grito profético por justicia y de la utopía del Reino. Hubo un encuentro entre la religiosidad popular y la espiritualidad libertadora de las CEB. Las dos reafirmaron su seguimiento de Jesús de Nazaret, vivido en la fe y en el compromiso con la justicia al servicio de la vida. ¡Bienaventurado el pueblo que creyó!

Las palabras del obispo don Fernando Pânico en la celebración de abertura confirmaron este creer, proclamando: "las CEB son la forma de la Iglesia ser. Las CEB son la forma 'normal' de la Iglesia ser. Manera normal del pueblo de Dios responder hoy a la propuesta de Jesús: ser comunidad al servicio de la vida".

Al oír la proclamación de esta buena noticia, el vientre del pueblo que vino en peregrinación quedó de nuevo embarazado de este sueño, de esta utopía. La esperanza fue fortalecida. La perseverancia y la resistencia en la lucha fueron confirmadas. El compromiso con la justicia al servicio del bien vivir fue asumido. Y la alegría explotó como fuegos a la vista y del medio de la alegría escuchamos la memoria de la voz querida de don Helder Cámara, a hacerse oír: "¡No dejen la profecía caer! ¡No dejen caer la profecía!".

La profecía no cayó. Resonó en las palabras del indio Anastásio: "Robaron nuestros frutos, arrancaron nuestras hojas, cortaran nuestras ramas, quemaron nuestros troncos, pero no nos dejamos arrancar nuestras raíces". Raíces que penetran en la memoria de los ancestrales, en el sueño de vivir en tierras demarcadas, libres para danzar, celebrar y festejar la tierra que es Madre.

Emergió la memoria del padre Ibiapina y el protagonismo de la beata Maria Araújo canalizó los deseos más profundos de vida y vida en abundancia, lo que incomodó a los grandes. El P. Cícero y el beato Zé continuaron acogiendo los excluidos. Organizaron la comunidad movida por la fe, trabajo, abundancia y libertad. Esta forma de convivencia tiene continuidad en las CEB, en las pastorales y entidades comprometidas con los pobres.

La profecía se hizo eco en el análisis de la realidad, que llevó a constatar que Brasil todavía necesita reconocer que en el campo y en la ciudad, no es suficiente realizar grandes proyectos. El gran capital prioriza el agro e hidronegocio y las mineras, y continúa expulsando del campo para concentrar a las personas en las ciudades, volviéndolas objeto de manipulación y explotación, de concepciones dominadoras y productoras de profundas injusticias. El pueblo continua siendo despojado de su dignidad: sus hijos e hijas se consumen en el mercado de las drogas y en el tráfico de personas; el pueblo es despojado de sus derechos a sanidad, educación, vivienda, diversión; la juventud es exterminada, oscureciendo la posibilidad de proyectarse hacia el futuro por falta de oportunidades; todavía existen discriminaciones y otras violencias marcan las relaciones de etnia, raza, edad, género, religión. Percibimos que transformar los ciudadanos y ciudadanas en consumidores es una amenaza para el "Bien Vivir".

Ranchos (mini-plenarios) y sombreros (grupos) se volvieron espacios de compartir las experiencias, de buscando comprender la sociedad que es el suelo donde las CEB luchan y viven.

Y tras los pasos del P. Cícero, las CEB se volvieron peregrinas por las veredas conociendo comunidades; viviendo la firmeza de los mártires y profetas; experimentando el compartir y la fiesta de manera que el pueblo nordestino sabe hacer. La sabiduría de los patriarcas y matriarcas nos acompañó rescatando la memoria y orando: "Sólo Dios es grande", "Amaos unos a los otros".

La grandeza de Dios se revela en los peregrinos, pueblo sufrido que al asumir la organización de la peregrinación, en la práctica de la solidaridad, en el rezo y en el canto de los benditos se hace protagonista y re-significa el espacio de la vida diaria.

El amor es manifestado en la profecía de la mujer que en el acariciar, en el amasar del pan, en el liderazgo y revolución carga en su vientre nuestra liberación; en la profecía que por amor a la justicia se vuelve ecuménica; en Jesús de Nazaret que primeramente vivió la justicia y la profecía a servicio de la vida y nos desafía a ser CEB peregrinas del Reino en el campo y en la ciudad.

La vivencia comunitaria en el terreno semi-árido renovó nuestro creer. Exultamos de alegría como los niños que saltaron de alegría en el vientre de las madres vislumbrando lo nuevo. El Reino se hizo presente entre nosotros. Sus señales están presentes en la hermandad: oramos y reflexionamos, reavivamos en nuestra frente rostros de mártires y profetas de la caminada, reflexionamos y debatimos, formamos la misma fila para comer juntos la sabrosa comida del Carirí, en la misma pila lavamos nuestros platos. En la circularidad del servicio, del canto, del testimonio, reafirmamos el compromiso de ser CEB: Peregrinas del Reino, profetas de la justicia que luchan por la vida, al servicio del bien-vivir, semillas del Reino e de su Justicia, comunidades profetas de esperanza y de la alegría del Evangelio.

Los peregrinos y peregrinas siempre vuelven para su tierra, llenos de fe y esperanza. Nosotros también volvemos como peregrinos y peregrinas preñados de la utopía del Reino que es de las CEB. Volvemos a nuestra tierra, con un mensaje del papa Francisco, obispo de Roma e primado en la unidad. De él recibimos reconocimiento, coraje, convite a continuar con pisada firme la caminada de ser Iglesia Peregrina de la justicia e profecía al servicio de la vida.

Nos juntamos a la voz de María que aclamó al Dios de la vida que realiza sus maravillas en los humillados. Unamos nuestras voces a la suya para con ella derribar a los poderosos de sus tronos y elevar a los humildes, despedir los ricos de manos vacías y llenar de hartura la mesa de los empobrecidos.

Hermanas y hermanos, los abrazamos con "amorosidad". ¡Amén, Aleluya! 




Documento sin título