Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
26 de Febrero, 2014
VATICANO

EL PRIMER CONSISTORIO DEL PAPA FRANCISCO

Imprimir
Imprimir

Con la Familia como centro y la creación de 19 nuevos cardenales para la Iglesia universal, tuvo lugar en el Vaticano (20-22 febrero) el primer Consistorio del Papa Francisco. Sorprendió y muy felizmente que por primera vez dos Papas participaran de ese "estar juntos".

Proviene del latín con-sistere, que significa "estar juntos", este consistorio generó en todo el mundo —tanto intra como extra eclesialmente— una importantísima expectativa. Este Consistorio extraordinario se proyecta desde lo temático directamente con el próximo Sínodo que se realizará del 9 al 15 de octubre de este año en Roma y cuyo tema será la Familia*.

Durante estos días se difundieron los nombres de los tres presidentes del Sínodo sobre la Familia: los cardenales André Vingt Trois, arzobispo de París, Francia; Luis Antonio G. Tagle, arzobispo de Manila, Filipinas; y Raymundo Damasceno Assis, arzobispo de Aparecida, Brasil.

También se dio a conocer una declaración que deja en evidencia la persecución de muchos cristianos en el mundo y las situaciones de violencia que se sufren en Nigeria, Sudán del Sur, Ucrania, Siria y República Centroafricana, ponderando el valor de la paz y el diálogo interreligioso :

"Durante el Consistorio extraordinario, el Santo Padre y el Colegio Cardenalicio elevaron al Señor una oración especial por los muchos cristianos que, en diferentes partes del mundo son, cada vez con más frecuencia, víctimas de actos de intolerancia o persecución. A cuantos sufren por causa del Evangelio, el Santo Padre y los cardenales desean renovar la seguridad de su oración constante, exhortándolos a permanecer firmes en la fe y a perdonar de corazón a sus perseguidores, a imitación del Señor Jesús
De igual manera, el pensamiento del Papa y los cardenales se dirige también a las naciones que, en este período, están desgarradas por conflictos internos, o por graves tensiones lesivas de la normal convivencia civil, como en Sudán del Sur o en Nigeria, donde una serie constante de atentados siega numerosas vidas inocentes, en un creciente clima de indiferencia. En estas horas, suscita especial preocupación la dramática evolución de la situación en Ucrania, para la que se desea que cese prontamente toda acción violenta y se restablezcan la concordia y la paz.

También preocupa mucho la persistencia del conflicto en Siria, que parece lejos de encontrar una solución pacífica y duradera, así como el de la República Centroafricana, que cada día asume proporciones más grandes. Cada vez es más urgente una iniciativa de la comunidad internacional para promover la paz y la reconciliación internas, garantizar el restablecimiento de la seguridad y del Estado de derecho y permitir el acceso indispensable a las ayudas humanitarias.

Desgraciadamente, se tomó nota de que muchos de los conflictos actuales se describen como de naturaleza religiosa, a menudo enfrentando subrepticiamente a cristianos y musulmanes, cuando se trata de conflictos cuyas raíces primarias son de naturaleza étnica, política o económica.

Por su parte, la Iglesia católica, condenando cualquier violencia perpetrada en nombre de la afiliación religiosa, no dejará de continuar sus esfuerzos por la paz y la reconciliación, a través del diálogo interreligioso y las múltiples obras de caridad que diariamente prestan ayuda y apoyo diario a los que sufren en cualquier lugar del mundo".

La creación de 19 nuevos cardenales también conllevaba una mirada atenta no sólo de las feligresías locales —varios nombramientos sorprendieron por su procedencia: Corea del Sur, Burkina Faso, Haití, Costa de Marfil— sino también por el impacto del evento en los medios de comunicación de todo el mundo.

El cálido abrazo en el que se fundieron Benedicto y Francisco ya resultan la postal de una época, mucho más que un momento, proporcionando un gesto concreto más de la fraternidad que viven entre ambos.

Destacando que el cardenalato "no es una promoción sino un servicio", el Papa Francisco les habló a los neocardenales en la homilía de la misa celebrada el domingo 23 de febrero:

(...) "Normalmente somos tan diferentes, tan egoístas y orgullosos...; pero la bondad y la belleza de Dios nos atraen, y el Espíritu Santo nos puede purificar, nos puede transformar, nos puede modelar día a día. Hacer este trabajo de conversión, conversión en el corazón, conversión que todos nosotros –especialmente vosotros cardenales y yo– debemos hacer. ¡Conversión!"

(...) "No sólo no se ha devolver al otro el mal que nos ha hecho, sino que debemos de esforzarnos por hacer el bien con largueza."

(...) "A quien quiere seguirlo, Jesús le pide amar a los que no lo merecen, sin esperar recompensa, para colmar los vacíos de amor que hay en los corazones, en las relaciones humanas, en las familias, en las comunidades y en el mundo. Queridos hermanos, Jesús no ha venido para enseñarnos los buenos modales, las formas de cortesía. Para esto no era necesario que bajara del cielo y muriera en la cruz. Cristo vino para salvarnos, para mostrarnos el camino, el único camino para salir de las arenas movedizas del pecado, y este camino de santidad es la misericordia, que Él ha tenido y tiene cada día con nosotros. Ser santos no es un lujo, es necesario para la salvación del mundo. Esto es lo que el Señor nos pide."

(...) "Queridos hermanos cardenales, el Señor Jesús y la Madre Iglesia nos piden testimoniar con mayor celo y ardor estas actitudes de santidad. Precisamente en este suplemento de entrega gratuita consiste la santidad de un cardenal. Por tanto, amemos a quienes nos contrarían; bendigamos a quien habla mal de nosotros; saludemos con una sonrisa al que tal vez no lo merece; no pretendamos hacernos valer, contrapongamos más bien la mansedumbre a la prepotencia; olvidemos las humillaciones recibidas. Dejémonos guiar siempre por el Espíritu de Cristo, que se sacrificó a sí mismo en la cruz, para que podamos ser «cauces» por los que fluye su caridad. Esta es la actitud, este debe ser el comportamiento de un cardenal. El cardenal –lo digo especialmente a vosotros– entra en la Iglesia de Roma, hermanos, no en una corte. Evitemos todos y ayudémonos unos a otros a evitar hábitos y comportamientos cortesanos: intrigas, habladurías, camarillas, favoritismos, preferencias. Que nuestro lenguaje sea el del Evangelio: «Sí, sí; no, no»; que nuestras actitudes sean las de las Bienaventuranzas, y nuestra senda la de la santidad. Pidamos nuevamente: «Que tu ayuda, Padre misericordioso, nos haga siempre atentos a la voz del Espíritu»."

(...) "En este templo, que somos nosotros, se celebra una liturgia existencial: la de la bondad, del perdón, del servicio; en una palabra, la liturgia del amor. Este templo nuestro resulta como profanado si descuidamos los deberes para con el prójimo. Cuando en nuestro corazón hay cabida para el más pequeño de nuestros hermanos, es el mismo Dios quien encuentra puesto. Cuando a ese hermano se le deja fuera, el que no es bien recibido es Dios mismo. Un corazón vacío de amor es como una iglesia desconsagrada, sustraída al servicio divino y destinada a otra cosa." (...)

Las Iglesias locales de procedencia de los neocardenales invitan a diferentes formas de festejo ante las designaciones. Por ejemplo, en Haití, el domingo 9 de marzo a las 15 hs se celebrará una misa en acción de gracias por "el don de un cardenal de Haití para la Iglesia universal". El lugar elegido es el estadio Sylvio Cator. Mientras que en Argentina, el arzobispado invita el jueves 13 de marzo —primer aniversario de la elección del Papa Francisco— a una "solemne Misa de Acción de Gracias y recepción de nuestro arzobispo recientemente creado Cardenal de la Santa Romana Iglesia" a las 19 hs en la Iglesia Catedral de Buenos Aires.

*A continuación, reproducimos la carta completa—fechada el 2 de febrero, festividad de la Presentación de Jesús en el templo— que el Papa Francisco dirigió a las familias en la que las invita a rezar por el próximo Sínodo de los Obispos que se celebrará en octubre en el Vaticano y cuyo tema será ""Los retos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización".

Fue el arzobispo Vincenzo Paglia, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia, quien la hizo pública. En dicha ocasión resaltó la presencia preponderante que ha tenido la Familia en la vida de la Iglesia de los últimos meses (peregrinación de las familias en el Año de la Fe, encuentro de los novios y el Papa en la fiesta de San Valentín, el consistorio extraordinario que culminó con la creación de los nuevos cardenales) y de los que vendrán: el próximo Sínodo de octubre de 2014 y el Encuentro Mundial de las Familias en Philadelphia (EE.UU.) en septiembre del año 2015.

"Queridas familias:

Me presento a la puerta de su casa para hablarles de un acontecimiento que, como ya saben, tendrá lugar el próximo mes de octubre en el Vaticano. Se trata de la Asamblea general extraordinaria del Sínodo de los Obispos, convocada para tratar el tema "Los retos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización". Pues la Iglesia hoy está llamada a anunciar el Evangelio afrontando también las nuevas emergencias pastorales relacionadas con la familia.

Este señalado encuentro es importante para todo el Pueblo de Dios, Obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de las Iglesias particulares del mundo entero, que participan activamente en su preparación con propuestas concretas y con la ayuda indispensable de la oración. El apoyo de la oración es necesario e importante especialmente de parte de ustedes, queridas familias. Esta Asamblea sinodal está dedicada de modo especial a ustedes, a su vocación y misión en la Iglesia y en la sociedad, a los problemas de los matrimonios, de la vida familiar, de la educación de los hijos, y a la tarea de las familias en la misión de la Iglesia. Por tanto, les pido que invoquen con insistencia al Espíritu Santo, para que ilumine a los Padres sinodales y los guíe en su grave responsabilidad. Como saben, a esta Asamblea sinodal extraordinaria seguirá un año después la Asamblea ordinaria, que tratará el mismo tema de la familia. Y, en ese contexto, en septiembre de 2015, tendrá lugar el Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia. Así pues, oremos todos juntos para que, mediante estas iniciativas, la Iglesia realice un auténtico camino de discernimiento y adopte los medios pastorales adecuados para ayudar a las familias a afrontar los retos actuales con la luz y la fuerza que vienen del Evangelio.

Les escribo esta carta el día en que se celebra la fiesta de la Presentación de Jesús en el templo. En el Evangelio de Lucas vemos que la Virgen y San José, según la Ley de Moisés, llevaron al Niño al templo para ofrecérselo al Señor, y dos ancianos, Simeón y Ana, impulsados por el Espíritu Santo, fueron a su encuentro y reconocieron en Jesús al Mesías . Simeón lo tomó en brazos y dio gracias a Dios porque finalmente había "visto" la salvación; Ana, a pesar de su avanzada edad, cobró nuevas fuerzas y se puso a hablar a todos del Niño. Es una hermosa estampa: dos jóvenes padres y dos personas ancianas, reunidas por Jesús. ¡Realmente Jesús hace que generaciones diferentes se encuentren y se unan! Él es la fuente inagotable de ese amor que vence todo egoísmo, toda soledad, toda tristeza. En su camino familiar, ustedes comparten tantos momentos inolvidables: las comidas, el descanso, las tareas de la casa, la diversión, la oración, las excursiones y peregrinaciones, la solidaridad con los necesitados... Sin embargo, si falta el amor, falta la alegría, y el amor auténtico nos lo da Jesús: Él nos ofrece su Palabra, que ilumina nuestro camino; nos da el Pan de vida, que nos sostiene en las fatigas de cada día.

Queridas familias, su oración por el Sínodo de los Obispos será un precioso tesoro que enriquecerá a la Iglesia. Se lo agradezco, y les pido que recen también por mí, para que pueda servir al Pueblo de Dios en la verdad y en la caridad. Que la protección de la Bienaventurada Virgen María y de San José les acompañe siempre y les ayude a caminar unidos en el amor y en el servicio mutuo. Invoco de corazón sobre cada familia la bendición del Señor".

VIRGINIA BONARD
FUENTES: Radios, Agencias, Diarios, Portales 

   




Documento sin título