Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
05 de Marzo, 2014
MÉXICO

El miércoles de ceniza: 200 sacerdotes visitaron las cárceles del estado de Nuevo León

Imprimir
Imprimir

El miércoles 5 de marzo, inicio de cuaresma, unos 200 sacerdotes de la Iglesia católica visitaron las cárceles del estado de Nuevo León (México), para una celebración que incluyó la imposición de cenizas a quienes se encuentran privados de su libertad. Los grupos repartidos en tres, visitaron la prisión de Topo Chico, la de Apodaca y otro grupo acompañó en las cárceles de Cadereyta.

"Queremos que sea un acto que en primer lugar nos ayude a nosotros sacerdotes a tomar conciencia del deber que tenemos que ayudar a nuestros hermanos que están en peores condiciones, pero también para llevar una palabra de esperanza y ánimo a quienes están en las cárceles" ha explicado monseñor Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey, en los días previos.

"La Cuaresma es el tiempo propicio para despojarnos de toda superficialidad, la misma que atenta y destruye la dignidad humana, es un tiempo especial en el que debemos procurar no solo realizar sacrificios al privarnos de algún tipo de alimento, sino que debemos preguntarnos qué es lo que vamos a hacer para ayudar a quién más lo necesita", afirmó monseñor Cabrera López.

En su mensaje cuaresmal dirigido a "toda la Iglesia que peregrina en Monterrey", fechado el 20 de febrero, el Arzobispo de Monterrey, junto con el vicecanciller de la diócesis Pbro. Fernando Torres Fuentes,
consignó conceptos que invitan a asumir actitudes puntuales y personales en este tiempo de escucha interior y de mirada delicada hacia nuestros hermanos más vulnerables.

Transcribimos el texto:

"Dios mediante, el próximo miércoles 5 de marzo, iniciamos la Cuaresma con el significativo rito de la imposición de la ceniza. Este es un tiempo privilegiado de preparación espiritual que nos lleva a las celebraciones festivas de la Pascua. Por este motivo, quiero invitar a todos los católicos para disponernos de corazón, en la fe y la caridad, para vivir una verdadera reconciliación con nuestro prójimo y una conversión sincera a nuestro Señor.

El tema que les propongo profundizar en esta Cuaresma, se centra en la pobreza de Cristo. Él, "se ha hecho pobre para enriquecernos con su pobreza", como lo señala el Apóstol san Pablo en su segunda carta a los Corintios, en donde les alienta a ser generosos y de estar forma ayudar a los fieles que pasan necesidad.

De la misma forma, el Santo Padre Francisco, nos exhorta a reflexionar en dos puntos especiales:

- La pobreza de Cristo

- El testimonio de los creyentes

Dios se revela en la sencillez y en la pobreza, enviándonos a su Hijo; no lo hace mediante la riqueza y el poder del mundo. Por eso mismo, los cristianos estamos llamados a ser testigos de Cristo en la vivencia de la caridad, estando al pendiente de las necesidades de los hermanos, socorriéndolos con generosidad, no quedándonos como meros observadores de las miserias del mundo y lamentándonos de ello, sino comprometiéndonos de corazón, realizando obras concretas que ayuden a superar y aliviar toda necesidad humana.

La Cuaresma es el tiempo propicio para despojarnos de toda superficialidad, misma que atenta y destruye la dignidad humana. Este es un tiempo especial en el que debemos procurar no solo realizar sacrificios al privarnos de algún tipo de alimento, sino que debemos preguntarnos qué es lo que vamos a hacer para ayudar a quien más lo necesita.

Hay muchos seres humanos que carecen de lo más indispensable: la cercanía de un hermano que les ame, que les demuestre lo mucho que valen por ser hijos de Dios.

Considero que la mejor forma de erradicar la miseria de nuestro mundo es: comprometiéndonos a ser verdaderos instrumentos en las manos del Señor para hacer vida su palabra en el servicio y entrega generosa a nuestro prójimo, cumpliendo el mandamiento del amor en nuestro diario vivir".


VIRGINIA BONARD
FUENTES: Conferencia Episcopal de México, Portales y Agencias 

   




Documento sin título