Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
12 de Marzo, 2014
CONFERENCIA EPISCOPAL DE BOLIVIA

Pronunciamiento de los obispos bolivianos sobre el aborto: La vida es el mayor don de Dios

Imprimir
Imprimir

Mons. Eugenio Scarpellini, secretario general de la CEB (centro), P. José Fuentes, secretario general adjunto de la CEB (derecha), Dra. Susana Inch, asesora legal CEB (izquierda) hicieron la presentación del texto ante la opinión pública.

A continuación reproducimos completo el texto del pronunciamiento que fija la posición de la Conferencia Episcopal Boliviana ante el fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional acerca del aborto:

LA VIDA ES EL MAYOR DON DE DIOS

Los obispos de Bolivia, ante la sentencia del Tribunal Constitucional Plurinacional, S.C.P. 0206/2014 (5.02.14) publicada oficialmente el día lunes 24 de febrero, consideramos fundamental compartir con la población creyente boliviana y con todos los ciudadanos, los motivos y principios que guían a la Iglesia Católica en este tema tan delicado.

Reconocemos que el Tribunal Constitucional Plurinacional ha sentado jurisprudencia constitucional, estableciendo expresamente el RECONOCIMIENTO LEGAL del DERECHO A LA VIDA establecido en la Constitución Política del Estado, como parte de los derechos fundamentales de todas las personas, sin distinción alguna, ni por raza, color, edad, etc.

Entendemos que en dicha sentencia se reconoce el respeto a la vida desde el momento de la concepción, en coincidencia con los principios de la doctrina cristiana y de toda cultura y concepción religiosa presentes en el mundo.

En coherencia con este reconocimiento, llamamos al Órgano Ejecutivo, en especial al Ministerio de Salud, a eliminar del sistema de salud la píldora del día después que en ningún caso puede considerarse un anticonceptivo, sino que tiene características abortivas en clara contradicción con la sentencia.

Lamentamos que el fallo, al eliminar la necesidad de sentencia judicial para los casos de delitos sexuales: violación, rapto, estupro e incesto, abre posibilidades que si no son reglamentadas de forma clara darán lugar a la legalización de facto del aborto.

Ponemos especial énfasis en que no puede entenderse que, a partir de la publicación del fallo puedan realizarse abortos en el marco de la impunidad, cuando se tratare de un embarazo resultante de una violación o si corriera peligro la vida de la madre, porque esta práctica, que de cualquier manera LA IGLESIA RECHAZA ENFÁTICAMENTE POR SER CONTRARIA AL DERECHO A LA VIDA, SIN DISTINCIÓN, debe ser regulada y normada debidamente, evitando excesos y arbitrariedades. Realizar abortos "a sola presentación de una denuncia" sería, en este momento, someterse a procesos penales.

Recordamos a todos los creyentes que atentar contra la vida concebida es una gravísima falta moral, aun en los casos en que pueda ser legal. El comportamiento moral obliga en conciencia, aunque la ley no lo haga. Jesús en el evangelio, no sólo nos recuerda el precepto de no matar, sino que incluso lo radicaliza: "Han oído que se dijo a los antepasados: "no matarás" y cualquiera que cometa homicidio será culpable ante el tribunal, Pero yo les digo que todo aquel que se encolerice con su hermano será culpable ante el tribunal..." Mt 5, 21-22. Por ello solicitamos expresamente el reconocimiento del derecho a la objeción de conciencia para los médicos y personal sanitario, en todos los casos.

Afirmamos que la vida humana es independiente de las condiciones, tantas veces violentas y fruto del pecado y la maldad, en las que haya podido ser concebida. Por ello debe ser protegida siempre como don de Dios y valor absoluto. Además el aborto no resuelve el trauma de una violación u otra acción violenta, sino que lo empeora, llevando a la madre a verdaderas situaciones sin salida.

Confiamos que la recomendación realizada por el Tribunal Constitucional Plurinacional con referencia a normar los derechos sexuales y reproductivos, será asumida por los asambleístas respetando el derecho a la vida y los derechos humanos universales, expresamente reconocidos por la Constitución Política del Estado.

Nos reafirmamos en nuestra postura de defensa de la vida, ya que "Cristo ha venido para que tengan vida y la tengan en abundancia" Jn 10,10

Que la Madre de Jesús. María Santísima, la siempre protectora de la vida, nos haga sensibles al valor más grande del ser humano.

Los Obispos de Bolivia

Marzo 2014


VIRGINIA BONARD
FUENTE: Conferencia Episcopal Boliviana 




Documento sin título