Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
26 de Marzo, 2014
CUBA

Entrevista a Gustavo Andújar, Presidente de SIGNIS: "Transformar nuestras culturas a la luz del Evangelio, promoviendo la dignidad humana, la justicia y la reconciliación"

Imprimir
Imprimir

Recién elegido presidente de la Asociación Católica Mundial para la Comunicación (SIGNIS), Gustavo Andújar comparte algunas perspectivas sobre la misión de los comunicadores católicos. Dado que por primera vez un latinoamericano ocupa esta responsabilidad, su elección "es un paso más en el camino ascendente de las comunicaciones católicas latinoamericanas y caribeñas".

¿Qué representa la elección de un cubano como presidente de SIGNIS en el caminar de la Iglesia católica latinoamericana y caribeña en el mundo de las comunicaciones?

En primer lugar, lo veo como una reafirmación de la universalidad de la Iglesia, cuya acción no se circunscribe a ningún entorno geográfico o cultural, sino que está presente y actuante en todo el orbe. Esa universalidad –catolicidad– es especialmente evidente en SIGNIS, que tiene como miembros activos a más de cien organizaciones nacionales de comunicación de todos los rincones del mundo. América Latina, por otra parte, no solo es el continente con mayor número de católicos en el mundo, sino que ha venido haciendo un camino destacado en el ámbito de las comunicaciones católicas. El desarrollo de las radios católicas en nuestra región, por solo citar un campo de la comunicación, puede considerarse ejemplar a nivel mundial. Incluso en Cuba, donde la Iglesia ha debido hacer un camino especialmente difícil, la universalmente reconocida participación católica en el campo de la apreciación y la educación cinematográfica desde los años treinta del pasado siglo permitió mantener abiertas importantes vías de comunicación con el sector de pensamiento del país y con el propio gobierno en momentos en que esas relaciones eran prácticamente inexistentes, y eventualmente cimentar tanto las excelentes relaciones que existen hoy con el mundo profesional del audiovisual, como una participación muy activa, primero en OCIC, la Organización Católica Internacional del Cine, antecesora de SIGNIS, y después en la propia SIGNIS. Vista en este contexto, mi elección es un paso más en el camino ascendente de las comunicaciones católicas latinoamericanas y caribeñas, y sobre todo de su integración al nivel mundial, con el gran enriquecimiento que esto conlleva.

A la luz del reciente Congreso Mundial de SIGNIS, celebrado en Roma, ¿cuáles son los contextos que desafían la misión de los comunicadores católicos?

El Congreso fue un espacio privilegiado para reflexionar sobre los principales retos que enfrenta la Iglesia, y en especial los comunicadores católicos, en un momento en el que se producen en el campo de la comunicación, cambios profundos y acelerados que siguen un curso muy difícil de prever: impetuoso desarrollo de las redes sociales; nuevas exigencias a la labor del periodista, en un entorno marcado por la convergencia mediática y un afán de inmediatez que tiende a prescindir del análisis; flujo de volúmenes de información humanamente inmanejables, que tienden a transformarse en una simple acumulación de hechos sin sentido; necesidad de lineamientos éticos bien definidos en cuanto a la presentación en los medios de los niños y otros grupos humanos vulnerables; son apenas algunas facetas de la compleja problemática de la comunicación contemporánea, en medio de la cual desempeñan su labor los comunicadores católicos. En el Congreso apenas hubo tiempo de abordar algunas de ellas, pero incluso esta rápida mirada, como a vista de pájaro, permitió a los participantes afinar su percepción y trazar sus propias estrategias de formación y acción.

¿Qué prioridades han identificado para este período, a nivel de la Asociación Católica Mundial para la Comunicación?

Una vez concluido el Congreso, reunimos a los miembros de la Asamblea de Delegados, que es el máximo cuerpo de gobierno de SIGNIS, con un número de nuestros colaboradores más constantes y cercanos para realizar un ejercicio de "exploración de futuro", precisamente con la intención de trazar un curso para el futuro de la Asociación: "reconfigurar a SIGNIS", como se expresaba en las bases del ejercicio. Los resultados, que configuran un universo sumamente rico de ideas y propósitos, están ahora mismo en proceso de análisis y transformación en líneas concretas de acción. Puede mencionarse, no obstante, un punto omnipresente en nuestras proyecciones de futuro –como en las de muchas otras organizaciones– que es la búsqueda de vías para garantizar la sustentabilidad económica, así como la necesidad de fortalecer las relaciones horizontales de colaboración y formación de redes entre los miembros. Todo el proceso ha estado animado por el empeño en cumplir cabalmente nuestra misión: "comprometernos con los profesionales de la comunicación, y apoyar a los comunicadores católicos, para ayudar a transformar nuestras culturas a la luz del Evangelio, promoviendo la dignidad humana, la justicia y la reconciliación".

 

ÓSCAR ELIZALDE PRADA 




Documento sin título