Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
03 de Abril, 2014
CONFERENCIA EPISCOPAL DE BOLIVIA

Las tres miserias en el mensaje de Cuaresma de los obispos bolivianos

Imprimir
Imprimir

Al concluir la 97ª Asamblea, el 1º de abril, los obispos bolivianos presentaron su Mensaje al pueblo de Dios, bajo el título "camina humildemente con tu Dios", evocando las palabras del papa Francisco y la distinción que hace de tres tipos de miserias: miseria material, miseria moral y miseria espiritual.

En este sentido, y apropiándose del mensaje del Papa para la Cuaresma, los obispos destacaron que la miseria material "la hemos tocado en los rostros sufridos de tantos hermanos nuestros, víctimas de las inundaciones e inclemencias del tiempo". Si bien destacaron los signos de esperanza y solidaridad de numerosas personas e instituciones públicas, privadas y eclesiales, también pidieron a las autoridades responsables del bienestar de la población que "apoyen la rehabilitación hasta que se repongan condiciones de vida digna para los damnificados". De igual forma, exhortaron a "que se promuevan acciones para un mayor cuidado de la naturaleza, don de Dios, y se trabaje en la construcción de las infraestructuras necesarias para afrontar los fenómenos climatológicos cada vez más desafiantes".

Ante la miseria moral, los obispos expresaron su preocupación por "el escándalo que se difunde cada vez más en el país por la creciente y siempre más evidente corrupción", la cual se visibiliza en el ejercicio de la justicia así como en los fenómenos del narcotráfico y la drogadicción que afectan, principalmente a la juventud. Por otra parte, señalaron que "siendo este un año electoral, pedimos que todas las propuestas que se presenten sean honestas y fundamentadas en proyectos positivos y creíbles y que no se conviertan en una guerra sucia de falsas imágenes y descalificaciones, como hemos experimentado en el pasado".

Con relación a la miseria espiritual, lamentaron las consecuencias de "una vida sin Dios", en el deterioro de los valores éticos y morales en la convivencia social, con graves consecuencias como "la inseguridad ciudadana, la violencia, el recurso a la justicia por manos propias, el alcoholismo, el abuso y la explotación sexual de menores, la trata de personas, la insuficiente atención a niños y jóvenes en desventaja social".

Concluye el mensaje con un llamado a la esperanza y a la conversión: "todos somos pecadores e invitados a convertirnos, llevando la luz del Evangelio a la vida cotidiana para ser fieles a Cristo".

Por su parte, el papa Francisco, a través del cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, hizo llegar un breve mensaje a los obispos que participaron de la 97ª Asamblea Plenaria, animándolos a "acoger con gozo el Evangelio de Jesucristo, en donde siempre hallarán luz e inspiración para afrontar las vicisitudes cotidianas con fe y caridad, así como para edificar una sociedad cada vez más fraterna y justa, más esperanzada y solidaria".

 

ÓSCAR ELIZALDE PRADA

Fuente: CEB. 




Documento sin título