Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
09 de Abril, 2014
CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA

Responsables de la paz y el destino democrático de Venezuela

Imprimir
Imprimir

Ante la gravedad y la magnitud de la crisis que vive Venezuela desde el 12 de febrero, los obispos de la presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) se dirigieron a todos los venezolanos "cualquiera que sea su simpatía política", el pasado 2 de abril.

El comunicado de la CEV, titulado "responsables de la paz y el destino democrático de Venezuela", no desconoce que la "causa fundamental de la actual crisis es la pretensión del partido oficial y autoridades de la República de implantar el llamado 'Plan de la Patria', detrás del cual se esconde la promoción de un sistema de gobierno de corte totalitario, que pone en duda su perfil democrático". De igual forma, los obispos denuncian las limitaciones a la libertad de los ciudadanos, así como al derecho a la información y a la opinión: "la restricción de la información tanto en la prensa como en los medios radioeléctricos atenta contra el derecho del pueblo a estar bien informado y también contra la posibilidad de que se conozca la verdad de los hechos y se sancione a los culpables".

La ausencia de políticas públicas adecuadas para enfrentar la inseguridad jurídica y ciudadana, es otro de los agravantes de la crisis. "Lamentamos los asesinatos de civiles y de Guardias Nacionales ocurridos en las manifestaciones. Queremos recordar que el valor de la vida es absoluto y Dios lo protege con el quinto mandamiento". Con respecto a las manifestaciones, la CRV manifestó su rechazo ante "la criminalización de la protesta ciudadana y la negación práctica de los derechos humanos en el trato a los manifestantes". Algunos ciudadanos han sido torturados y perseguidos, incluyendo alcaldes y diputados contrarios al oficialismo.

Por otra parte, los obispos señalan que "los ataques a la producción nacional, ha conducido a que en nuestro país hoy se haga necesaria la importación de toda clase de productos". En este sentido, "el desabastecimiento, la carestía de la vida, la inseguridad y las restricciones en la venta de gasolina, más notables en el interior del país y en las zonas fronterizas, se traduce en angustia y malestar creciente de la población". Ciertamente, se trata de un detonante que acrecienta la violencia y la inseguridad en el país.

"El Gobierno se equivoca al querer resolver la crisis por la fuerza. La represión no es el camino. Con ella no ha podido evitar las manifestaciones de protesta ni dar respuesta al descontento y la rebeldía de la gente". Por eso, en un tono propositivo, la CEV enfatiza que la salida a la crisis es "el diálogo sincero del Gobierno con todos los sectores del país, con una agenda previa y condiciones de igualdad, y con gestos concretos, evaluables en el tiempo, como señales de la necesaria rectificación". La participación de la Santa Sede en el diálogo entre el Gobierno y la oposición es, claramente, oportuna y de gran valor, dada la profundidad de la crisis.

"Evitar que el país se siga desangrando y se derrumbe por la violencia" es la proclama del episcopado venezolano, que insiste en el diálogo, el mutuo reconocimiento, la reconciliación y la búsqueda de la normalización de la situación nacional. "Nadie que viva en Venezuela debe decir que no le interesa o preocupa la violencia y las muertes que están aconteciendo en ciudades y pueblos. Todos, sin excepción, somos responsables de la libertad, la paz y el destino democrático de nuestra Patria". Por eso, al aproximarse la Semana Santa, los obispos invitan al pueblo de Dios a "edificar la paz desde la verdad y la caridad, pues a la Iglesia le corresponde ser el ámbito de la comunión donde todos podremos encontrarnos asumiendo razonablemente nuestras diferencias... Cristo es nuestra paz".


ÓSCAR ELIZALDE PRADA
Fuente: CEV 




Documento sin título