Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
30 de Abril, 2014
LOS BIENES COMUNES, RIQUEZA DE TODOS

Imprimir
Imprimir

Entrevista a Monseñor Luis Infanti de la Mora, vicario apostólico de Aysén, Chile, hablándonos sobre el tema LA TIERRA, EL AGUA Y LOS BIENES COMUNES en América Latina.

Monseñor podría hablarnos de su exposición sobre los “Bienes Comunes”, que realizó en la Universidad Urbaniana de Roma?

Fui invitado a la universidad Urbaniana de Roma los días 7, 8 y 9 de abril del 2014, para el seminario  “A la escucha de América”,   me pidieron tratar el tema la tierra, el agua y los bienes comunes.

Para América Latina y para todo el mundo son temas relevantes, ofrecí una reflexión sobre cómo América Latina y África son lugares donde los bienes comunes son especialmente apetecidos por las potencias del norte del planeta, el gran potencial del América Latina no es su potencia militar o industrial, la potencia que tiene son los bienes comunes; es la tierra, el agua, la agricultura, los glaciares,……asistíamos en estos últimos 20, 30 y 40 años a una búsqueda acelerada de los países del norte hacia el sur del mundo, por lo que llamamos la Huella Ecológica” que consiste en que los países del norte del planeta no tiene en sus países los elementos esenciales para la vida de su población, estamos hablando del agua, la  energía, elementos de minería y alimentos. 

Vienen a buscarlos especialmente en América Latina y África, los países del sur del mundo facilitan esta nueva colonización de los países desarrollados para que invadan las tierras y se adueñen de los bienes del sur del mundo y sentimos que es como una nueva colonización sin necesidades de armas, como era antiguamente, y eso pone muy intranquilos a todos los países, de hecho frente a proyectos que hay en toda América Latina y Centro América,  proyectos invasivos para usar el agua,  los elementos de la minería, bosque, de los glaciares y la tierra para los alimentos. Las poblaciones de estos países del sur manifiestan su indignación, su  malestar por el trato que reciben y por esta invasión que hacen a sus tierras.

Los pueblos indígenas tienen un relación de comunión con la tierra,  de sentirla parte de su misma vida y existencia, no como lo hacen actualmente las multinacionales. Estas buscan los elementos de la tierra para la mercancía. Se están usando los bienes del planeta para el beneficio de  algunos no para beneficio  todos, sin considerar que estos vienen de la tierra.  Los países llamados  desarrollados los malgastan:  de  hecho, en algunos países, la mitad de los alimentos que compran los botan como basura, eso lleva a que estemos usando nuestro planeta  más allá de lo que el planeta puede dar, eso crea desequilibrios graves en el trato que le damos a nuestro planeta.

¿Cuáles son las visiones que tiene respecto a nuestro planeta?

Planteo tres visiones con respecto al planeta y a nuestra vida.

La ANTROPOCENTRICA. Mira al ser al ser humano como el Centro del planeta,  de la creación, donde todo lo que hay en él es para favorecer al ser humano  en sus necesidades pero sobre todo en sus deseos.  Los deseos responden a lo que podemos llamar una sociedad  consumista   que quiere aprovechar el planeta no solo por sus necesidades mínimas si no mas allá, con los deseos de probar cada vez más del planeta. Esto es un mirada de una  sociedad consumista, neoliberal, que no mira el equilibrio del plantea y la vida a futuro, solo quiere usar, explorar y depredar  cada vez más según nuestras necesidades y según lo que quisiéramos, por ejemplo: yo quisiera en este momento, aquí en Chile, comer una  sandía, no tengo sandía,  tengo que traerla de otra parte, no es que si no como sandia me muero de hambre, tengo otros elementos para comer.

La  COSMOCENTRICA  donde el centro es el cosmos y desde que aparece el ser humano, que es uno de los últimos en la creación, hecha a perderlo todo, la presencia del ser humano empezó a deteriorar, destruir y violentar la naturaleza. Por lo tanto esta visión ve al ser humano como un estorbo y  busca eliminarlo, si el ser humano hecha a perder la  creación, eliminémoslo, esta visión pareciera responder a un brutal principio, si no podemos eliminar la pobreza eliminemos a los pobres.

La  ECOCENTRICA, considera al ser humano en íntima relación con el medio ambiente, que vive en la “casa común” que Dios nos regaló. A partir de la antiquísima fe del pueblo de Israel y de su absoluta vigencia actual, de que la tierra es de Dios, se afirma que Dios es el creador, es el señor, es el dueño, y el ser humano, “creado a imagen y semejanza de Dios” tiene la gran responsabilidad de llevar a cada creatura hacia la finalidad por la cual el Creador la creó, como cooperador responsable en el cuidado y crecimiento de cada creatura hacia su plenitud, en un proceso que lleve a cada creatura hacia su perfección.

Es así, por ejemplo, que, ¿cuál es el fin por el cual el Dios creó un gato? No es que el gato tenga por finalidad llegar a ser león,  sino que llegue a ser un gato perfecto, según su ser, identidad y naturaleza.

¿Cuál es el fin por el cual Dios creó al ser humano? No es que el ser humano tenga que llegar a ser Dios, sino que llegue a ser un ser humano perfecto “Sean perfectos como es perfecto mi Padre celestial” o sea, como Dios es perfecto como Dios.

Nosotros también queremos estos cielos y tierras nuevas para nuestros hijos, cual es la actitud para  con los  bienes comunes.

Yo creo que un gran ejemplo no los da San Francisco de Asís , Jesús por supuesto,  quizás los pueblos indígenas originarios, que tienen con  la naturaleza una relación de intima comunión, de mucho respecto, de mucha valoración con cada uno de los elementos de la naturaleza, que los consideran  parte de sus vidas, incluso lo sienten como elementos de derecho, como parte de los derechos humanos y no usan la naturaleza para deplorarla cada vez más, porque los pueblos indígenas sienten la vida unida, a la naturaleza.

Algún llamado en especial a la Iglesia en el Continente.

El llamado es a una reflexión permanente, animados por el papa Francisco, nos damos cuenta que un mal uso de la vida de las creaturas y del planeta nos lleva a marginar a muchas personas, entra aquí el tema de la pobreza, un  mal uso de los elementos de la población lleva a que solo algunos se adueñen de los bienes de la tierra, marginando a otros, eliminando a otros de nuestros intereses , entonces, la pobreza no es algo casual, es algo predeterminado, estructural, es un estructura social y eso es ética y espiritualmente grave.

Como Iglesia no podemos estar ausentes de estos temas porque tenemos esta responsabilidad ética, espiritual y moral de cuidar la vida de Dios que se hace presente en cada uno de los elementos de la creación, si amamos a Dios deberíamos de igual manera amar a cada una de sus creaturas.  La austeridad en el uso de los bienes, la misma comunión que queremos tener con Dios deberíamos  tenerla con nuestros hermanos,  eliminando de esta manera tanta ociosidad, rivalidad y hasta  violencia y guerra en nosotros.

La misma comunión con las creaturas de Dios, como san Francisco: hermana agua, hermana tierra y hermana  luna.  Siento que para la Iglesia es  un desafío, y muchas  Iglesias  del continente americano ya están tomando conciencia,  muchas hacen un aporte ético,  moral y espiritual a la sociedad ayudando a entender  que no es un tema de ecologistas, de iluminados, son cosas especialmente de fe.

Luz Nancy Díaz C.
Abril del 2014




Documento sin título