Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
21 de Mayo, 2014
LATIDOAMÉRICA-CELAM

Imprimir
Imprimir

Revista Vida Nueva dialogó con Alberto Ivern, miembro del equipo de Latidoamérica: 10 historias de vida en video. Pueden acceder a uno de esos videos en esta edición de NOTICELAM.

EL DIÁLOGO EN TIEMPOS DE CRISIS:                                                                                 ELLOS NO SABÍAN QUE CAMBIARÍAN LA HISTORIA

Hay personas que al morir se volvieron raíces de algo nuevo y fecundo. Personas cuyo recuerdo no se convirtió  en  pasado sino en  huellas de futuro. Personas que nos permiten ver—en sus gestos, opciones, acciones, y en los frutos de sus vidas— ese mundo nuevo y mejor que también se está construyendo, que también está ocurriendo, aunque los titulares de los medios masivos de difusión no los incluyan en sus “agendas del día”. 

Personas quienes, aún en los contextos más difíciles, fueron y  son una “buena noticia” para la humanidad. Sus enseñanzas en lugar de “pasar de moda” circulan por el cuerpo social como esas células que recorren las venas sanando heridas, calmando malestares, oxigenando la sangre.  

El Consejo Episcopal Latinoamericano, a través del Departamento de Comunicación y Latidoamérica, han recopilado diez historias de vida de personas así. Son documentales breves, bajo el título “El diálogo en tiempos de crisis”.  Vida Nueva dialogó con el Licenciado Alberto Ivern, uno de los  miembros del equipo que tuvo a su cargo la producción de estos videos.

VN- ¿Por qué ese nombre “diálogo en tiempos de crisis”?

A.I. – Fue el nombre que sugirió la Dra. Susana Nuin, responsable del proyecto. Uno de los objetivos de esta colección era recoger testimonios de que aún en las circunstancias más difíciles, como lo son las actuales, es posible optar por el diálogo como camino. Por supuesto que la vida de estos obispos podría ser tomada como modelo de Paz, de amor a la Justicia, como maestros en la construcción de comunión…etc. Pero decidimos resaltar esa virtud del diálogo que es la “clave” para encontrar soluciones “incluyentes”.

VN.- ¿Los personajes son obispos latinoamericanos?

AI- Son obispos latinoamericanos o que han vivido en alguna región de Latinoamérica y el Caribe.

VN- ¿Se trata de seres excepcionales, de algún modo inimitables?

AI:- No, al contrario. Lo que más nos impresionó fue que estas personas no nacieron sabiendo, sino que tuvieron la sabiduría de aprender. No fueron perfectas ni tuvieron todas las soluciones, sino que aprendieron a escuchar y a integrar al otro, al más necesitado, en ese diálogo amoroso donde ambas partes se ocupan antes que nada de mirarse a los ojos, luego de darse las manos, de abrazarse en esa alegría de reconocerse semejantes. Estas personas supieron escuchar luego al Espíritu Santo alumbrando una solución, alumbrándolos a ellos a desocultar una original solución que no hubiesen podido imaginar previamente, antes de dialogar, antes de escuchar y de escucharse.  Estas personas no son extraterrestres, son seres humanos. Pero se fueron convirtiendo en los “hermanos mayores” en los “padres responsables” de sus comunidades. Son las personas que sostienen el sentido de la vida y la Esperanza, la Fe y el Amor que hacen posible el cambio.

VN.- ¿Y por qué han escogido a estos obispos?

AI:- Simplemente porque estos obispos han vivido en contextos extremadamente difíciles, de violencia, de injusticias y marginación, de represión e inseguridad… y en lugar de buscar caminos para el diálogo han hecho del diálogo, el camino. Por suerte no son los únicos que podríamos haber elegido, pero también tuvimos en cuenta que fueran de países diferentes para que estuviese representada toda la región. Impresiona mucho al escucharlos, cómo ellos, aún trabajando en un pequeño paraje, en una región muy limitada por la geografía o por la escasez de medios de comunicación, actuaban desde la “conciencia histórica”, entendían que estaban construyendo la Iglesia latinoamericana y la Iglesia toda.  Son una imagen viva de la “Encarnación”, de esa pasión por la cual una semilla se pierde en un agujerito de tierra y se deja fecundar por esa pequeña porción de tierra para, así, poder aportar a todo el ecosistema. De un modo análogo podríamos decir que “Encarnarse” es devenir una célula viva de todo el Cuerpo Místico.

VN. ¿Se podrían utilizar estos videos para la catequesis, para las misiones o simplemente para su difusión?

AI: - Creo que sería muy bueno que toda la humanidad pudiese tener acceso a estos videos, reconforta verlos, además sugieren ideas para una catequesis o una pastoral.  

Para ampliar información: latidoamerica.celam.org

VIRGINIA BONARD
FUENTES: revista Vida Nueva y Latidoamérica




Documento sin título