Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
21 de Mayo, 2014
CONFERENCIA EPISCOPAL DE NICARAGUA

Imprimir
Imprimir

Los obispos nicaragüenses piden al pueblo de su patria, a través de un comunicado, oración y adoración eucarística ante el diálogo con el Gobierno que encabeza Daniel Ortega.

Reproducimos el texto completo del comunicado:

A los sacerdotes, religiosos, religiosas y agentes de pastoral, a todo el pueblo católico y a todos los nicaragüenses:

1. Los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua deseamos que todo el pueblo de Dios participe activamente desde su fe en el diálogo que sostendremos con el gobierno de la República el próximo miércoles 21 de mayo. Queremos realizar este encuentro con el apoyo fraterno de todos ustedes, pues el único interés que nos mueve es la búsqueda de nuevos horizontes en beneficio del pueblo de Nicaragua y el bien común de la sociedad. Lo hacemos exclusivamente como parte de nuestra misión evangelizadora de pastores de la Iglesia, conscientes de que «la evangelización también implica un camino de diálogo» (Evangelii Gaudium, 238).

2. Por este motivo pedimos a todos los sacerdotes, parroquias, comunidades religiosas, grupos y movimientos eclesiales, instituciones católicas, etc., a organizar tres días de oración, pidiéndole al Señor que el encuentro antes mencionado sea evangélicamente fecundo para el futuro del país. Les pedimos que el día jueves 15 de mayo se intensifique la adoración eucarística en todo Nicaragua y que la Misa del Santísimo sea ofrecida por esta intención; que el sábado 17 de mayo elevemos plegarias personales y organicemos momentos de oración comunitaria a la Santísima Virgen María; que el domingo 18 de mayo todas las Eucaristías sean ofrecidas por el éxito de este diálogo. Finalmente les pedimos que el día 21 de mayo, día en que se realizará el diálogo, sea expuesto todo el día el Santísimo Sacramento para la adoración de los fieles a quienes rogamos sus oraciones por este encuentro.

3. En uno de los escritos más antiguos del Nuevo Testamento, la Segunda Carta a los Tesalonicenses, el mismo Apóstol Pablo encomendaba su ministerio a la oración de las comunidades: «Finalmente, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor siga propagándose y adquiriendo gloria, como ocurre entre vosotros» (2Tes 3,1). Les aseguramos, hermanos, que vamos a este diálogo con el gobierno con la convicción del Papa Francisco: «Preferimos una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades» (Evangelii Gaudium, 49). No buscamos nada para nosotros mismos ni para la Iglesia. Nos mueve sólo el interés por el bien del país. Con el Papa estamos también convencidos de que hay que optar por el diálogo, pero «sin separarlo de las preocupaciones por una sociedad justa» (Evangelii Gaudium, 238).

4. Hermanos queridos, confiamos en sus oraciones. No olvidemos que «cuando oramos permitimos misteriosamente que la fuerza del Señor Resucitado fecunde y cambie la historia, nos hacemos eco de las aspiraciones de paz y justicia de todo nuestro pueblo y sobre todo tomamos conciencia de nuestra propia responsabilidad en el cambio social» (Carta de la CEN, 17.11.10). Que María, La Purísima, madre y reina de Nicaragua, interceda por el presente y futuro de nuestra patria.

Dado en Managua, a los trece días del mes de mayo, fiesta de Nuestra Señora de Fátima. 

Mons. Sócrates René Sándigo
Presidente de la Conferencia Episcopal

Mons. Silvio José Báez
Secretario General de la Conferencia Episcopal 

VIRGINIA BONARD
FUENTE: Conferencia Episcopal de Nicaragua




Documento sin título