Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
18 de Junio, 2014
Imprimir
Imprimir

Algunos países tienen tradición deportiva anclada en el tenis, otros en la béisbol y otros en el futbol. Este último es el caso de Uruguay. "Cuando juega "la celeste", los minutos que pasamos juntos hacen olvidar las diferencias." Así se expresó monseñor Galimberti en El Octavo Día y el diario El Pueblo sobre el Mundial 2014.

El 15 de junio de 2014, en su habitual columna de reflexión sobre temas de actualidad, monseñor Pablo Galimberti se refirió con pasión y detalle a este tiempo que vive el pueblo uruguayo, impregnado de encuentros deportivos de alcance mundial.

Reproducimos el texto completo de su columna:

“Un gran deseo compartido por los nacidos en esta tierra. Aunque de manera muy distinta.

Unos desde las tribunas calientes del vecino país. Otros desde sus hogares o en rueda de amigos. En cualquier parte del mundo. En Roma el encuentro lo acompañaban con empanadas.

Son los emocionados recuerdos del “ser uruguayo”. Gritando o en la soledad de un rancho de campaña. En hospital, casa de salud o centro de rehabilitación. Cuando juega 'la celeste', los minutos que pasamos juntos hacen olvidar las diferencias.

¿Y si perdemos? No nos ahogamos en un vaso de agua. Las ganas invaden todos los rincones. El país vibra y todos empujamos para que la pelota toque el fondo de la red adversaria.

Tener adversarios es necesario. Los hay en la propia familia. Unos bolsos y otros manyas. Derechas, centro o izquierdas. Lo importante es no etiquetar al que piensa distinto como enemigo.

Que este nuevo mundial reavive el sentimiento de ser uruguayos, ligados a una historia que vibra con los protagonistas de todas las luchas y en todas las tribunas”.

VIRGINIA BONARD
FUENTE: Conferencia Episcopal Uruguaya




Documento sin título