Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
24 de Junio, 2014
Un libro dedicado al "gran arzobispo de Caracas", monseñor Rafael Ignacio Arias Blanco: un hombre de la democracia

Imprimir
Imprimir

El pasado 17 de junio se presentó el libro "Mons. Rafael Arias Blanco, Cartas Pastorales y Discursos" del presbítero Ramón Vinke Dovale. La evocación de la figura de quien fuera arzobispo de Caracas entre 1955 y 1959, cuando falleció en un trágico accidente vial, estuvo a cargo del cardenal arzobispo de Caracas Jorge L. Urosa Savino.

Compartimos con nuestros lectores el texto completo de su alocución:

El ARZOBISPO ARIAS BLANCO
Alocución en el acto de presentación del libro
“Mons. Rafael Arias Blanco, Cartas Pastorales y Discursos”
+Jorge L. Urosa Savino,

Cardenal Arzobispo de Caracas, 17 de junio de 2014

Es para mí una gran gusto participar en este sencillo pero significativo acto de presentación – que no bautismo, pues se bautizan solo  los seres humanos – de un valioso trabajo del Pbro. Licdo. Ramón Vinke Dovale, culto y activísimo sacerdote del clero caraqueño.  La Profesora Myriam López de Valdivieso, Directora del Instituto Universitario Pedagógico  Mons. Arias, IUPMA, apoyada por la Universidad Católica Andrés Bello, ha tenido la feliz  iniciativa  de publicar esta obra que recoge Cartas pastorales y Discursos del gran Arzobispo de Caracas, Mons. Rafael Arias Blanco, epónimo de nuestro Instituto.

El Arzobispo Arias es muy conocido en Venezuela por ser uno de los promotores de la democracia en el país. Lo hizo famoso su Carta pastoral del 1 de mayo de 1957, en la cual señalaba serios problemas  sociales, y solicitaba la resolución de los mismos. Su audacia al tocar esos temas en tiempos de una dictadura le causaron problemas y disgustos con el gobierno del momento. Y su mensaje social fue como una campanada que llamó a las conciencias a actuar a favor de la libertad.

Pero Mons Arias no solo por ese grito en favor de los trabajadores es un gran venezolano y un gran pastor. Su trayectoria como obispo de la Iglesia en Venezuela fue brillante y muy rica en acciones de gran importancia. Y para apreciar mejor las palabras recogidas en el volumen que hoy presentamos, conviene hacer al menos un esbozo de su gran personalidad.

Su estelar trayectoria

Nativo de La Guaira, que en ese entonces pertenecía a esta Arquidiócesis,  Mons Arias fue un excelente sacerdote de nuestra Iglesia caraqueña. Fue ordenado el 22 de  diciembre de 1928, y ejerció sus labores pastorales en Caracas, Guatire y Villa de Cura. Muy joven, fue llamado al episcopado en 1937, con solo 31 años de edad, inició sus labores  episcopales en Cumaná, como Auxiliar del Obispo Sixto Sosa durante dos años, y luego  fue nombrado Obispo de San Cristóbal, el 12 de diciembre de 1939. Allí desplegó una extraordinaria y fecunda acción pastoral hasta 1952. En solo  12 años realizó en esa Diócesis una estupenda  labor episcopal. Entre sus muchos frutos se cuenta la fundación del Seminario Mayor Diocesano de Santo Tomás de Aquino; durante sus años de Obispo de San Cristóbal fue también  Administrador apostólico de Barquisimeto desde 1947  hasta 1949.

Más tarde, el 23 de abril de 1952, a los 46 años, fue nombrado Arzobispo Coadjutor de Caracas,  para acompañar y apoyar  al bondadoso y querido anciano Arzobispo  Lucas Guillermo Castillo, y luego, a la muerte de éste,  el 9 de septiembre de 1954  se convirtió en el XI Arzobispo de esta Arquidiócesis.

Permítanme citar la declaración de la Presidencia de la Conferencia Episcopal con motivo de los 100 años del nacimiento de Mons. Arias: “Su carácter emprendedor, su celo apostólico y su  labor incansable se manifestaron en todo su esplendor en esa inmensa Arquidiócesis que en esa época abarcaba no  sólo todo el Distrito Federal, sino también los Estados Miranda y Aragua. En pocos años  dio un gran impulso a la vida de la Iglesia caraqueña, con la creación de nuevas Parroquias, la organización de la Curia Arzobispal y  del Seminario, el establecimiento  de numerosas comunidades de vida consagrada, el fomento de las vocaciones sacerdotales, el fortalecimiento de la catequesis escolar y de la  educación católica, el desarrollo de los Secretariados Arquidiocesanos de Pastoral,  especialmente de Pastoral Social, y la realización del Congreso Eucarístico Bolivariano”.

Por iniciativa suya se integraron al clero Arquidiocesano sacerdotes belgas y de otras naciones europeas formados en Bélgica. Uno de ellos, exitoso Párroco en Lídice, fue Mons. Emilio Blaslov, fundador de la Apep en 1964 y del IUPMA en 1977.

No es de extrañar, pues, que un Arzobispo de tantas  cualidades, entre ellas una férrea personalidad, gran simpatía personal, carismático liderazgo, amor a la libertad y patriotismo, insigne apóstol de los pobres, se preocupara especialmente por la aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia, y publicara su famosa Carta Pastoral  sobre la cuestión laboral en ocasión del 1 de mayo de 1957,  la cual fue punto de partida para la caída de la dictadura y el restablecimiento de la vida democrática en Venezuela. Ni es de extrañar que Mons Blaslov haya colocado bajo su luz y su obra el Pedagógico que fundara en 1977.

Pero su labor y su enseñanza fueron mucho más amplias que ese gran documento.  Y el gran mérito del Padre Vinke es haber investigado y escudriñado archivos para dar a conocer las enseñanzas pastorales de Mons Arias, compiladas en el estupendo volumen que hoy se nos presenta.

Conclusión

Por ese motivo yo felicito al autor, y agradezco  al IUPMA y la UCAB  por  dar a conocer las enseñanzas doctrinales, sociales y pastorales de nuestro gran Arzobispo, Mons. Rafael Arias Blanco.  Su vida toda fue un libro abierto. Este que hoy se nos presenta, con una corta semblanza de Mons Arias, escrita con el estilo elegante pero sobrio y directo del Padre Vinke, y una hermosa presentación de S.E. Mons Dr. Ovidio Pérez Morales, nos recordará la vida, enseñanzas y gran labor de ese gran Arzobispo de Caracas que fue Mons. Rafael Arias Blanco, ejemplo de armonía entre la  fe en Dios, el amor a la Iglesia y la pasión por  nuestra querida Venezuela.

VIRGINIA BONARD
FUENTE: Arzobispado de Caracas, Venezuela




Documento sin título