Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
02 de Julio, 2014
Argentina: Reflexión ante la situación creada por la deuda externa

Imprimir
Imprimir

El pasado 24 de junio, el pago de la deuda externa de la Argentina y el fallo de Juez estadounidense Thomas Griesa fue tema sobre el que se expidió el episcopado argentino.

El pago de la deuda externa es un tema que no solamente preocupa sino que duele. También lleva a muchos observadores y analistas a la reflexión en conciencia sobre su legitimidad y las consecuencias de esos pagos que se salen de todo marco ético.

Conocido el fallo de la corte de Justicia de los Estados Unidos que no daba lugar al reclamo de la Argentina por una parte del pago de la deuda que no habían entrado en las anteriores negociaciones, fueron varias voces que alertaron sobre el complejo horizonte que se avizoraba.

El obispo de Gualeguaychú y presidente de Pastoral Social de la CEA, Jorge Lozano, aseveró que “aún se están evaluando las consecuencias que traerá para nuestro país. Como cuestión de principios debemos recordar que el capital económico debe estar orientado a generar puestos de trabajo dignos y a la producción, y no a la especulación financiera. En estos días ante los participantes de una reunión internacional en Roma, Francisco dio un discurso que nos viene muy bien para aclararnos las ideas:

‘Es importante que la ética reencuentre su espacio en las finanzas y que los mercados se pongan al servicio de los intereses de los pueblos y del bien común de la humanidad. (…) No podemos tolerar más que los mercados financieros gobiernen las suertes de los pueblos en vez de satisfacer sus necesidades o que unos pocos prosperen recurriendo a la especulación financiera mientras muchos padecen las consecuencias (...) Es urgente que los gobiernos del mundo entero se comprometan a poner a punto un marco internacional capaz de fomentar el mercado de la inversión con alta repercusión social, para poder contrarrestar así la economía de la exclusión y del descarte'.

La visibilización de la ética en la vida económica y en las relaciones entre países junto con su aplicación a los casos concretos son fuente de luz ante circunstanciales controversias o disputas puntuales. La ética: una dama de valor, que es bueno que invitemos a nuestros actos individuales y comunitarios, antes, durante y después de realizarlos”.

En un mismo sentido, durante la Semana Social 2014 que organiza anualmente la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina, el Premio Nobel de la Paz (1980) Adolfo Pérez Esquivel recuperó ante el auditorio algunos párrafos de su carta al Juez Griesa: (…) “Por eso afirmamos que es una deuda ilegítima, inmoral e injusta. Detrás de los números existen rostros que nos cuestionan e interpelan, de niños, jóvenes, hombres y mujeres víctimas de la injusticia social y estructural, el empobrecimiento, la miseria y exclusión social que afectan a millones de seres humanos en nuestro país como también en América Latina y el mundo”.

El episcopado argentino se pronunció en fina sintonía con los más frágiles de la sociedad generando amplios consensos y dando cuerpo a la voz de los que no tienen voz.

Reproducimos el texto completo de la declaración.

 

Reflexión ante la situación creada por la deuda externa

Hemos seguido con atención y preocupación pastoral la situación creada por la deuda externa y sus posibles consecuencias para nuestro país y la vida de nuestra gente, especialmente de nuestros hermanos más vulnerables, tras el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia de los EE.UU. Este hecho reclama con urgencia de toda la dirigencia una actitud madura de unidad y responsabilidad para responder, en una justa negociación, a la situación generada.

La cuestión económica es un tema central en la vida de los pueblos, pero siempre debe estar al servicio del bien común, del crecimiento integral de la persona humana y en el marco de la justicia. El orden económico no es independiente del orden social, ambos pertenecen al mundo de la ética y tienen en el hombre su sentido y referencia. Por ello, la economía centrada sólo en la especulación financiera debilita las relaciones, posterga el desarrollo de los pueblos y compromete la equidad del orden internacional (cfr. Papa Francisco, Evangelii Gaudium, 55-60; 202-203).

Vivimos momentos en los que más allá de la justa diversidad de pertenencias políticas, la sociedad necesita y espera actitudes y compromisos que expresen la conciencia de ser una Nación. El tema que nos ocupa pertenece a la vida del Estado Argentino. Confiamos que la buena disposición y la competencia profesional de nuestros dirigentes, fuerzas políticas, empresarios, economistas, gremialistas, pueda encontrar un ámbito de diálogo y de trabajo para dar solución a la situación planteada.

Pedimos al Señor, que en este camino "Hacia un Bicentenario en Justicia y Solidaridad" (2010-2016) que aún estamos viviendo, podamos crear las condiciones de encuentro y amistad social que nos permitan crecer y fortalecernos como Nación. Que María Santísima, Nuestra Madre de Luján, nos acompañe con su protección maternal.


Comisión Ejecutiva
Conferencia Episcopal Argentina
24 de Junio de 2014

VIRGINIA BONARD
FUENTES: CEA y Portales




Documento sin título