Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
02 de Julio, 2014
Mensaje conclusivo del VII Encuentro de Pastoral de Turismo en Cuautitlán Izcalli

Imprimir
Imprimir

Al finalizar el VII Encuentro de Pastoral de Turismo que se llevó a cabo en la Cuautitlán Izcalli (México), del 16 al 20 de junio, monseñor Carlos Garfias Merlos, arzobispo de Acapulco y responsable de esta pastoral, presentó el mensaje conclusivo de dicho encuentro, que tuvo como tema "Nueva Evangelización, turismo y desarrollo de las comunidades".

Con la participación de obispos, sacerdotes y laicos de diversas diócesis de México y de algunos países latinoamericanos, el Encuentro fue un espacio propicio para la reflexión, para compartir la vida y la fe, y para conocer de cerca algunas comunidades locales. A partir de esta experiencia, el mensaje conclusivo destaca que “en el acercamiento que tuvimos al mundo del turismo descubrimos que la mejor manera de evangelizarlo es a partir de nuestra pastoral ordinaria”. De ahí la importancia de promover agentes de pastoral que atiendan e impulsen esta pastoral, “para que la iglesia ofrezca el acompañamiento y el servicio oportuno a todos los que participan en este mundo turístico”.

Por otra parte, al tiempo que se destacaron algunos aspectos positivos del turismo como factor sobresaliente y determinante del desarrollo de las comunidades, también se señalaron algunos aspectos negativos que se constituyen en desafíos para la pastoral de turismo: “la trata de personas, la injusticia, la pobreza y la desigualdad social”.

Ante estas realidades y fruto de este Encuentro, se asumió “el compromiso de impulsar en el mundo del turismo la nueva evangelización, iluminada y acompañada por la teología de la acogida, teniendo en cuenta que pertenece a la pastoral ordinaria de la iglesia, que se centra en la persona humana y se expresa en los diferentes rostros que son parte del mundo del turismo”. Para ello, se propuso que las celebraciones litúrgicas “sean más amenas y participativas, iluminadas por una espiritualidad de la acogida al turista, donde descubran que Dios es el primero y el mejor anfitrión”. De igual forma, se sugirió promover intercambios a nivel personal, eclesial, cultural y social, lo mismo que “convenios con instituciones de educación a nivel superior del turismo, para formar futuros agentes de pastoral”.

La pastoral de turismo precisa de agentes que “anuncien a Cristo con valentía y sin miedo en el encuentro con el otro”, concluye el mensaje.

ÓSCAR ELIZALDE PRADA
FUENTE: CEM




Documento sin título