Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
16 de Julio, 2014
Fiebre chikungunya

Imprimir
Imprimir

Primer brote detectado en América -Haití y República Dominicana- con transmisión autóctona.

QUÉ ES LA FIEBRE CHIKUNGUNYA

La fiebre chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por mosquitos infectados. Además de fiebre y fuertes dolores articulares, produce otros síntomas, tales como dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas. Puede confundirse con el dengue por los signos clínicos que manifiesta. No tiene tratamiento puntual por lo cual su resolución médica se ocupa de aliviar los síntomas. Vivir cerca de lugares donde se críen mosquitos constituye un alto riesgo para contraer la enfermedad. Originalmente la enfermedad se da en África, Asia y el subcontinente indio. Desde hace algunas décadas se registra en Europa (Norte de Italia) y América (Centro América).

PROPAGACIÓN

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “en diciembre de 2013 Francia notificó dos casos autóctonos confirmados mediante pruebas de laboratorio en la parte francesa de la isla caribeña de St. Martin. Desde entonces se ha confirmado la transmisión local en la parte holandesa de la isla (St. Maarten), Anguila, Dominica, Guayana Francesa, Guadalupe, Islas Vírgenes Británicas, Martinica y St. Barthèlemy. Aruba solo ha notificado casos importados. Este es el primer brote documentado de fiebre chikungunya con transmisión autóctona en las Américas. Al 6 de marzo de 2014 ha habido más de 8.000 casos sospechosos en la región”.

“El virus se transmite de una persona a otras por la picadura de mosquitos hembra infectados. Generalmente los mosquitos implicados son Aedes aegypti Aedes albopictus dos especies que también pueden transmitir otros virus, entre ellos el del dengue. Estos mosquitos suelen picar durante todo el periodo diurno, aunque su actividad puede ser máxima al principio de la mañana y al final de la tarde. Ambas especies pican al aire libre, pero Ae. aegypti también puede hacerlo en ambientes interiores.

La enfermedad suele aparecer entre 4 y 8 días después de la picadura de un mosquito infectado, aunque el intervalo puede oscilar entre 2 y 12 días”, explica la OMS.

CÓMO PREVENIR

La Organización Mundial de la Salud insiste con claridad en los siguientes modos de prevención de la enfermedad:

  • La proximidad de las viviendas a los lugares de cría de los mosquitos vectores es un importante factor de riesgo tanto para la fiebre chikungunya como para otras enfermedades transmitidas por las especies en cuestión.
  • La prevención y el control se basan en gran medida en la reducción del número de depósitos de agua naturales y artificiales que puedan servir de criadero de los mosquitos.
  • Para ello es necesario movilizar a las comunidades afectadas.
  • Durante los brotes se pueden aplicar insecticidas, sea por vaporización, para matar los moquitos en vuelo, o bien sobre las superficies de los depósitos o alrededor de éstos, donde se posan los mosquitos.
  • También se pueden utilizar insecticidas para tratar el agua de los depósitos a fin de matar las larvas inmaduras.

LA IGLESIA SE SUMA

El recientemente electo presidente de episcopado dominicano, el obispo de la diócesis de La Altagracia, Nicanor Peña, junto con el presbiterio dominicano se unen la las jornadas contra el chikungunya y el dengue. Así se lo expresaba al ministro de Salud Pública: “Cuente con todo el apoyo de la Iglesia católica de todas las diócesis, de que vamos a llamar a los feligreses que respaldan estas jornadas, estos operativos contra los criaderos de mosquitos, aunque ya algunos obispos lo están haciendo”.

Según consignan los medios locales el ministro de Salud Pública, Freddy Hidalgo, “prometió integrar a los miembros de la Iglesia, quienes también llamarán a los feligreses a participar en las jornadas para eliminar los criaderos de mosquitos que transmiten esas enfermedades”.

Fides enfatiza: “Haití es particularmente vulnerable porque muchos viven en casas en ruinas en condiciones higiénicas terribles y por lo tanto son un caldo de cultivo perfecto para los mosquitos que transmiten la enfermedad”.

VIRGINIA BONARD
FUENTES: Organización Mundial de la Salud (OMS), Agencia Fides, Portales y Agencias




Documento sin título