Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
16 de Julio, 2014
Conferencia Episcopal de Colombia abordó la realidad del país en el camino hacia la paz y nombró nuevos directivos

Imprimir
Imprimir

Durante la 97ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), celebrada en Bogotá del 7 al 11 de julio, los obispos hicieron un balance de la realidad política, social, económica y pastoral de las diócesis del país, en el camino hacia la paz.

La región de Chocó, en el litoral Pacífico colombiano, mereció una reflexión particular, ante la dramática situación que atraviesa y que amenaza los derechos a la vida, a la libre movilización, a la salud, a la vivienda y a la educación. Mons. Juan Carlos Barreto, obispo de Quibdó, denunció la constante violación de los derechos humanos en la región, además de la presencia de traficantes de drogas y la carencia de incentivos para los cultivos de las comunidades locales: “no tenemos políticas para la producción agrícola legítima y autorizada, a esto hay que añadir las fumigaciones con glifosato, frecuente por parte de las autoridades, que afecta no sólo a los campos autorizados, sino a los mismos campesinos que viven allí”, manifestó Mons. Barreto. De igual forma, el obispo de Istmina-Tadó, Mons. Julio Hernando García, expresó su preocupación porque “una parte de responsabilidad en la violencia que vive la zona se debe a la conducta de las fuerzas de seguridad, ya que algunos de sus miembros están utilizando áreas civiles para protegerse del fuego de los grupos armados ilegales, y en estos enfrentamientos mueren personas inocentes”. Mons. García también agregó que “la situación es muy delicada, y nosotros, como obispos, somos la voz de los que no tienen voz, por lo que debemos informar a la opinión pública nacional e internacional que en esta zona no estamos viviendo en condiciones humanas. Olvidados por todos, no tenemos protección, la gente vive en la angustia y sin esperanza”.

También la Asamblea Plenaria fue un momento propicio para valorar el camino recorrido por la CEC en el último trienio (2011-2014) y nombrar los cuadros directivos para los próximos tres años (2014-2017). Como Presidente fue elegido el arzobispo de Tunja, Mons. Luis Augusto Castro Quiroga, IMC, quien asumirá “el reto de acompañar el proceso de paz y reconciliación en el país”, además de los procesos de la Nueva Evangelización previstos en el Plan Global 2012-2020. Como misionero de la consolata, Mons. Castro conoce a fondo el conflicto colombiano. Fue vicario apostólico de San Vicente-Puerto Leguízamo en los tiempos de la “zona de despeje” para los diálogos con las FARC, que propuso el gobierno de Andrés Pastrana. Desde 2005 preside la Comisión de Conciliación Nacional, del episcopado colombiano. Es la segunda vez que ocupa el cargo de presidente de la CEC, la primera aconteció entre 2005 y 2008.

Al concluir las sesiones de la 97ª Asamblea Plenaria, el nuevo presidente de la CEC invitó a sus hermanos obispos a continuar orando y trabajando por la Iglesia y por la sociedad colombiana. Asimismo, para seguir profundizando en las realidades del país, se anunció la realización de una Reunión Extraordinaria de Obispos, en Bogotá, del 11 al 13 de agosto.

OSCAR ELIZALDE
FUENTES: CEC y Agencias




Documento sin título