Video: LATIDOAMÉRICA
Conferencias Episcopales
   
Medios Asociados
   
 
Noticias
06 de Agosto, 2014
El padre Miguel D Escoto Brockmann se reintegra al ejercicio del ministerio sacerdotal ante la revocación de Papa Francisco de su

Imprimir
Imprimir

“El Papa Francisco ha dado su asentimiento para que sea revocada la “suspensión a divinis” del padre Miguel d’Escoto Brockmann, de 81 años, de la Congregación de Maryknoll.”

Así informaba Radio Vaticana este lunes 4 de agosto a través de su servicio diario. Cabe agregar que esta revocación del Santo Padre acontece luego de haber recibido una carta de propio padre D’Escoto quien le manifestó “su deseo de ‘volver a celebrar la Santa Eucaristía’, ‘antes de morir’.

Esta noticia generó amplio consenso en la sociedad nicaragüense. Así se expresaron algunos de sus compañeros de militancia sandinista:

  • Diputado Jacinto Suárez, secretario de Relaciones Internacionales de Frente Sandinista de Liberación Nacional y presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional: “Eso es un magnífico gesto del Papa Francisco que no tenemos más que reconocerlo, el Papa Francisco ha hecho justicia con el padre D’Escoto que no merecía haber sido sancionado por su comportamiento político”.
  • Diputado Carlos Emilio López, antiguo asesor en derechos humanos del padre D’Escoto: “El Papa Francisco está reivindicando a un sacerdote que durante  todos estos años no estaba oficiando misa en un templo, ni en una parroquia, pero estaba oficiando una misa de paz en toda la humanidad”. “Los 192 miembros lo eligieron por ser un hombre de paz, de causas humanitarias, y por ser un hombre vinculado con los derechos humanos.” “Yo, que estuve cerca, me impresioné cómo reyes, presidentes, ministros, grandes intelectuales, juristas de los Estados Unidos llegaban a su despacho a reconocerlo. Yo te digo, al padre Miguel D’Escoto podemos compararlo ─sin exageraciones─ con Martin Luther King, con todos estos grandes hombres que promovieron la paz.”

------------------

SOBRE LA SUSPENSIÓN AD DIVINIS

Ante la decisión del Papa Francisco de revocar la “suspensión a divinis” que pesaba sobre el padre Miguel d’Escoto Brockmann, desde NOTICELAM consultamos sobre las características de esta medida al presbítero Mauricio Landra, decano de la Facultad de Teología de la Universidad Católica Argentina y miembro del presbiterio de la diócesis de Gualeguaychú (Entre Ríos, Argentina) y esto nos decía:

“La suspensión es una de las penas tradicionales de la Iglesia. Se encuadra entre las censuras, y a diferencia de las otras dos censuras (excomunión y entredicho) ésta solo puede imponerse a un clérigo (diáconos, sacerdotes y obispos).

”Se podría definir la suspensión como la pena medicinal o censura que impide al clérigo el ejercicio ordinario de la potestad de orden. En el derecho antiguo esta pena se denominaba ‘suspensión a divinis’. Hoy esta terminología ha quedado obsoleta al no ser usada por el actual código de Derecho Canónico (de 1983), aunque puede haberse empleado cuando se suspendió a este sacerdote.

”El Código de Derecho Canónico, como es habitual, no define la suspensión, pero sí ofrece un elenco de sus efectos:

Canon 1333 § 1: La suspensión, que sólo puede afectar a los clérigos, prohíbe:

1 todos o algunos de los actos de la potestad de orden;

2 todos o algunos de los actos de la potestad de régimen;

3 el ejercicio de todos o de algunos derechos o funciones inherentes a un oficio.

”El clérigo no puede ejercer el ministerio, no está excomulgado ni le está prohibido acceder él a los sacramentos,  sino que no puede ejercer como ministro sagrado. 

”Este tipo se sanción puede ser general o especial, es decir para todos o para ciertos actos. Puede ser automática (por ejemplo la violación del sigilo sacramental) o debe imponerse mediante un decreto de la autoridad, en este caso, el Papa.

”Desconociendo el texto del decreto que en la década del 80 suspendió al sacerdote y el texto que le revocó la suspensión, podemos suponer que los motivos fueron la insistencia (seguramente se le advirtió varias veces que no continuara con esta acción política)  en la participación en la política, en asociaciones que no condicen con la condición sacerdotal y en el asumir cargos o funciones públicas sin autorización de su superior. Conforme a estos cánones:

Can. 285 — § 1. Los clérigos se abstengan por completo de todo aquello que desdice de su estado, según las prescripciones del derecho particular.

§ 2. Los clérigos eviten aquellas cosas que, aun no siendo indecorosas, son sin embargo extrañas al estado clerical.

§ 3. Se prohíbe a los clérigos asumir oficios públicos que llevan consigo una participación en el ejercicio de la potestad civil.

§ 4. Sin licencia de su Ordinario, no aceptarán la administración de bienes pertenecientes a laicos u oficios seculares que lleven consigo la carga de rendir cuentas; se les prohíbe salir fiadores, incluso con sus propios bienes, sin haber consultado al Ordinario propio; igualmente, se abstendrán de firmar letras de cambio, en las que se asume la obligación de pagar una cantidad de dinero sin concretar la causa.

Can. 287 — § 1. Los clérigos fomenten siempre al máximo que se conserve entre los hombres la paz y la concordia fundada en la justicia.

§ 2. No han de tener parte activa en los partidos políticos ni en la dirección de asociaciones sindicales, a no ser que, a juicio de la autoridad eclesiástica competente, lo requieran la defensa de los derechos de la Iglesia o la promoción del bien común”.

-------------------

SU BIOGRAFÍA

Lo que sigue es la biografía del padre Miguel d’Escoto Brockmann que aparece en la página web de Naciones Unidas a propósito de su elección como “Presidente del sexagésimo tercer período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 4 de junio de 2008”:

“Veterano estadista, político, dirigente comunitario y sacerdote, el Padre d'Escoto fue Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Nicaragua durante más de 10 años, entre julio de 1979 y abril de 1990. Durante el tiempo que ocupó ese cargo tuvo un papel fundamental en los procesos de paz de Contadora y Esquipulas, encaminados a poner fin a los conflictos armados internos de Centroamérica en la década de 1980. También entonces promovió la decisión adoptada por su Gobierno en 1984 de presentar ante la Corte Internacional de Justicia una reclamación contra los Estados Unidos de América por apoyar actividades militares y paramilitares contra su país; la Corte Internacional de Justicia falló a favor de Nicaragua.

”En la actualidad, el Padre d'Escoto es Asesor Superior del Presidente Daniel Ortega Saavedra en Asuntos Internacionales, puesto que ocupa desde 2007 y que conlleva el rango de ministro. El Padre d'Escoto es también Presidente de la Comisión Nacional de Agua, y en esa calidad desempeña un papel rector en las iniciativas emprendidas para conservar el lago Cocibolca, la mayor reserva de agua de Mesoamérica. Asimismo es miembro del Consejo Sandinista Nacional y de la Comisión Política, máximo órgano ejecutivo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

”Ordenado sacerdote de los Misioneros Maryknoll a principios de la década de 1960, el Padre d'Escoto ha viajado mucho y ha visitado la mayor parte de las capitales del mundo, así como muchas regiones remotas y menos accesibles de la Tierra, y ha dedicado gran parte de su vida a ayudar a los más necesitados. En 1963 fundó el Instituto Nacional de Acción Poblacional e Investigaciones (INAP) en Chile, cuyo objetivo es empoderar a los grupos desfavorecidos de las callampas ─barrios marginales de la periferia de Santiago y de otras ciudades─ mediante la acción comunitaria en defensa de los derechos laborales. Después del terremoto que asoló la ciudad de Managua, capital de Nicaragua, en diciembre de 1972, el Padre d'Escoto recabó ayuda para las víctimas del terremoto, y en 1973 estableció la Fundación Nicaragüense pro Desarrollo Comunitario Integral (FUNDECI), que ahora es una de las organizaciones no gubernamentales más antiguas y prestigiosas de Nicaragua.

“En 1970, el Padre d'Escoto asumió la dirección del Departamento de Comunicaciones Sociales de Maryknoll en su sede de Nueva York, donde fundó la Editorial Orbis. Orbis, sección editorial de la congregación Padres y Hermanos de Maryknoll, que pronto se convirtió en una de las primeras editoriales religiosas, publica libros sobre espiritualidad, teología y temas de actualidad, a menudo desde la perspectiva del Tercer Mundo. Más tarde, durante su estancia en Nueva York, el Padre d'Escoto fue uno de los fundadores del ‘Grupo de los Doce’, formado por profesionales e intelectuales democráticos y progresistas que apoyaban al FSLN en su lucha por derrocar la dictadura de Anastasio Somoza en Nicaragua. El Padre d'Escoto fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua poco después de la caída de Somoza.

”Inspirado por la vida y la obra de personalidades como León Tolstoi, M. K. Gandhi, Martin Luther King y Dorothy Day, el Padre d'Escoto defiende el multilateralismo y el respeto del derecho internacional y está firmemente comprometido con los principios de la no-violencia activa, la solidaridad y la justicia social, que junto con un profundo sentimiento de la ética han sido la base de su vida política.

”El Padre d'Escoto ha recibido numerosos premios y distinciones, entre ellos la Orden Cardenal Miguel Obando Bravo (2007), máxima condecoración otorgada por la Universidad Católica Redemptoris Mater (UNICA), por su labor en pro de la paz; el Premio Thomas Merton (1987), por su compromiso con la paz mundial; la Orden Carlos Fonseca Amador (1986), máximo reconocimiento otorgado por el FSLN, por su contribución al derecho internacional; el Premio Lenin por la Paz (1985/1986), otorgado por la Unión Soviética; el Premio Julio Cortázar por la Paz y la Democracia en América Latina y el Caribe (1985), otorgado por el Instituto de Relaciones Internacionales de la Argentina, y el Premio Alfonso Comín por la Paz (primer premiado, Barcelona, España, 1984), que él aceptó en nombre del pueblo de Nicaragua. En junio del presente año, el Padre d'Escoto recibió el apoyo unánime del Grupo de Estados de América Latina y el Caribe como candidato a la presidencia del sexagésimo tercer período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

”El Padre Miguel d'Escoto nació en Los Angeles, California, en 1933 y pasó su infancia en Nicaragua, pero volvió a los Estados Unidos en 1947 para cursar estudios. Ingresó en el seminario católico de Maryknoll (Nueva York) en 1953 y fue ordenado sacerdote en 1961. En 1962 obtuvo un máster en Ciencias por la Facultad de Periodismo de la Universidad de Columbia (Instituto Pulitzer)”.

VIRGINIA BONARD
FUENTES: RADIO VATICANA, NACIONES UNIDAS, Portales, Diarios y Agencias

   




Documento sin título