Obispos apoyan reforma migratoria y rechazan deportaciones


13 de Diciembre, 2011
Los obispos afirman que durante el año discal 2011 el gobierno del Presidente Barack Obama deportó a unos 397 mil indocumentados, el mayor número registrado en el país.

Un grupo de 33 obispos católicos estadounidenses de origen hispano exhortaron a los inmigrantes indocumentados a no perder la fe y no desesperarse por la ausencia de una reforma migratoria. Pidieron a los casi 12 millones de extranjeros sin papeles a no perder la esperanza en medio del impacto que están causando las deportaciones, que en los últimos tres años han batido récords en Estados Unidos.

La exhortación fue incluida en una carta que la Iglesia Católica estadounidense difundió (ayer) durante las celebraciones del 480 Aniversario de la Aparición de Nuestra Señora de Guadalupe, registrada el 12 de diciembre de 1531 en México.

Los obispos afirman que durante el año discal 2011 el gobierno del Presidente Barack Obama deportó a unos 397 mil indocumentados, el mayor número registrado en el país. La administración asegura que la mayoría de ellos tenía antecedentes criminales, pero organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes sostienen que entre seis a siete de cada 10 expulsados no representan una amenaza seria para la seguridad nacional.

En el día de la Virgen Morena del Tepeyac, como también se le conoce a la Virgen, los obispos señalaron que muchos inmigrantes sin debida documentación "hacen los trabajos más difíciles, con sueldos miserables y sin seguro de salud o prestaciones salariales o sociales" pero "en lugar de ofrecerles gratitud, se les trata como criminales porque han violado la ley de inmigración actual".

Los religiosos agregaron en la carta pastoral que estaban conscientes "del dolor de las familias que han sufrido la deportación de alguno de sus miembros y de la frustración de los jóvenes que han crecido en este país y cuyos sueños son truncados por su estatus migratorio", en referencia a un proyecto de ley para regularizar la condición migratoria de quienes ingresaron ilegalmente al país antes de los 15 años que no obtuvo los votos necesarios en el Senado.

Los obispos hispanos dijeron además que "todas estas situaciones claman a Dios por una solución digna y humana" y se mostraron comprometidos a seguir trabajando para lograr una ley migratoria que "respete la unidad de la familia e incluya pasos ordenados y razonables para que personas sin documentos puedan obtener la ciudadanía", los pilares de una reforma migratoria según ha expresado la Conferencia en repetidas ocasiones.

Obama prometió, durante la campaña 2008 que empujaría una reforma migratoria con una vía de legalización durante el primer año de su mandato, pero otros debates, entre ellos las guerras en Irak y Afganistán, la crisis financiera y la reforma de salud postergaron el compromiso.

El noviembre de 2010 los demócratas perdieron el control de la Cámara de Representantes y cuatro asientos en el Senado, dejando la aprobación de la reforma migratoria en un punto muerto ante la negativa de los republicanos de apoyar una vía de legalización ordenada para indocumentados que llevan tiempo en el país y carecen de antecedentes criminales.

 


Consejo Episcopal Latinoamericano
 Carrera 5 N° 118 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
 Tel.: (57)(1) 587 97 10 - Fax: (57)(1) 587 97 17
 Email: celam@celam.org
  Desarrollado por Iglesia.cl