VIII ENCUENTRO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE DE VIDA CONSAGRADA


13 de Octubre, 2014
Se reunieron los obispos responsables de la Comisión de Vida Consagrada de las diferentes Conferencias Episcopales, junto a los Presidentes y Secretarios Ejecutivos de la CLAR y la CISAL, para fortalecer el vínculo institucional, además para presentar pautas en común referentes al Año de la Vida Consagrada.

La Ciudad de Quito, Ecuador, fue la sede para el VII Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Vida Consagrada. Dicho evento tuvo lugar del 13 al 17 de octubre de 2014 en el Centro de Formación Betania donde se dieron cita la directiva de la CLAR, de la CISAL y los Obispos responsables de la vida consagrada de las diferentes conferencias episcopales. El R.P. Gabriel Naranjo Salazar, CM, secretario general de la CLAR, tuvo a bien coordinar este encuentro.

El objetivo del VII encuentro era continuar los acercamientos con las instituciones eclesiales para fortalecer el mutuo conocimiento, presentar pautas para el Año de la Vida Consagrada y compartir procesos e iniciativas que fomenten la vida plena y la comunión misionera en nuestro continente.

Estuvieron presentes 35 personas, representando a 20 países: Antillas, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Italia, México, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Uruguay, Venezuela.

Siguiendo el método pastoral ver, juzgar y actuar, se dio comienzo al trabajo el martes 14 con el análisis de la realidad de la vida consagrada en Latinoamérica, confrontando los nuevos escenarios y  los sujetos emergentes.

Al contemplar la participación activa de la vida consagrada en la realidad latinoamericana, se ponen en evidencia las siguientes constataciones:

  1. La necesidad de una mutua valoración de la vida consagrada y las Iglesias particulares.
  2. Falta de participación de la vida religiosa masculina en las instancias de animación y en los eventos de la vida consagrada.
  3. Se presenta una disminución vocacional, el envejecimiento de los miembros de las congregaciones y la necesidad de valorar el llamado a la experiencia espiritual de la “minoridad”.
  4. Es necesario acoger y promover la participación en experiencias de inter-congregacionalidad.
  5. Acoger la riqueza de los diversos carismas en comunión con los laicos.
  6. Aunque está presente, sigue siendo ineludible la presencia de la vida consagrada en las distintas periferias del pueblo latinoamericano y caribeño.
  7. Se camina hacia la gestación de un nuevo paradigma de una Iglesia de comunión con replanteamientos teológicos sobre el sacerdocio, la vida consagrada, los institutos seculares y los laicos.

El miércoles 15, en un ambiente de fraternidad, diálogo y acogida, de oración y servicio, se reflexionó sobre la vida consagrada a la luz del magisterio del Papa Francisco y las orientaciones de la CIVC-SVA y, a su vez, se profundizó sobre el horizonte inspirador del Plan Global 2012- 2015 de la CLAR. Todo esto con el propósito de asumir el Año de la Vida Consagrada al que convocó el Papa Francisco, como un tiempo de gracia para toda la Iglesia.

Finalmente y como fruto del análisis de las constataciones que se interpretaron desde las llamadas y el proyecto de Dios para su Iglesia y, especialmente para la vida consagrada, el jueves 16 fue una jornada en la que los Obispos responsables de ministerios y vocaciones, los actores de la vida consagrada y los institutos seculares, decidieron asumir algunos compromisos misioneros y acuerdos para vivir el Año de la Vida Consagrada en perspectiva eclesial y proyectiva:

 

Obispos:

  • Dar testimonio de vida de los pastores como vínculo de comunión y diálogo.
  • Conocer a la vida consagrada según sus carismas, para ir a las “periferias”, en la atención a las minorías.
  • El Obispo coordinador de los carismas en su Iglesia, vela por el carisma de la vida consagrada en su diócesis a través de la formación- espiritualidad- integración y el acompañamiento.

 

Religiosas-os:

  • Comunicar la experiencia de este encuentro: fraternidad,  búsqueda conjunta y cercanía.
  • Favorecer las relaciones mutuas y fomentar el diálogo frente a las diferencias o asuntos a resolver.
  • Discernir en cada país la oportunidad de crear la comisión mixta.
  • Conocer los lineamientos, criterios y documentos relativos a las mutuas relaciones.
  • Renovar las estructuras a favor de las mutuas relaciones de comunión.

 

Institutos seculares:

  • Vivir la comunión con Dios siempre y en todos los ambientes.
  • Hacer de la Palabra de Dios, luz y dirección.
  • Unir el evangelio a la vida y la vida al evangelio, en actitud permanente de conversión.
  • Trabajar a favor de Cristo contra el mundo secularizado, utilizando los medios de comunicación social.
  • Trabajar en comunión, porque unidos tenemos más fuerzas.

En el mensaje final de los Obispos y Presidentes de las Conferencias de vida consagrada, se expresa el deseo por querer renovar, en el Señor Jesús, la hermosa vocación que nos ha regalado y hacer arder el propio corazón yendo a las nuevas periferias existenciales, para anunciarlo por "desborde de gozo y gratitud”, donde la vida clama y permite “tocar la carne de Cristo”.


Documentos:


 


Consejo Episcopal Latinoamericano
 Carrera 5 N° 118 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
 Tel.: (57)(1) 587 97 10 - Fax: (57)(1) 587 97 17
 Email: celam@celam.org
  Desarrollado por Iglesia.cl