Inicio
Escuela Bíblica
Escuela Teológica
Escuela Social
TESTIMONIO Y REFLEXIÓN
Formación de Formadores en Estilo Catecumenal y Discipular
 
Miércoles 31 de Agosto de 2011
El Pbro. Francisco José Bisio desea compartir la crónica de una experiencia.

Haciendo historia

En las Juntas de Catequesis de las iglesias particulares de la Región Eclesiástica Centro [1], en la República de Argentina, existe  la modalidad pastoral de planear y llevar a cabo algunas acciones en común referidas a la catequesis. Tarea de la Junta Regional es pensar, diseñar y ejecutar estas acciones de conjunto.

Para febrero de 2007 la Junta Regional presentó a los Obispos un proyecto de formación para formadores de catequistas; es decir, para quienes dirigen o están encargados de la formación en los niveles diocesanos.

El tema emergente: la Iniciación Cristiana

Para esa fecha ya conocíamos el Documento de la III Semana Latinoamericana celebrada en Bogotá, en mayo de 2006, que fue presentado como el aporte de los catequetas latinoamericanos a la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano a celebrarse en Aparecida, Brasil, en mayo de 2007.

En el ambiente catequístico de nuestras Iglesias diocesanas ya resonaba la expresión “discípulos misioneros” que acuñó el Documento de Aparecida y con la realización de este acontecimiento de la Iglesia Latinoamericana y del Caribe hizo irrupción nuevamente y con mucha fuerza el tema de la Iniciación Cristiana.

Sabido es que la presentación de la Iniciación Cristiana y el estilo catecumenal aparecieron, luego del Concilio Vaticano II, en el magisterio de la Iglesia en el RICA[2] en 1972, y posteriormente en el Directorio General para la Catequesis, en 1997, cuyo capítulo II “La catequesis en el proceso de la Evangelización” lo presenta bajo el título “La catequesis al servicio de la Iniciación Cristiana”.

Todos estos antecedentes, junto a la temática de estudio en sucesivos Encuentros Nacionales de Directores (ENADIR) organizados anualmente por la Junta Nacional de Catequesis nos impulsaron a pensar y comenzar a soñar con una formación de catequistas que incorporara el cuño catecumenal propio de la Iniciación Cristiana.

¿Qué mejor, para instalar el tema y rescatar la importancia que el mismo tiene, que generar un espacio formativo con el estilo catecumenal? Dicho con palabras de Aparecida una formación en estilo “discipular y misionero”.

D.Borobio formula profundas preguntas al iniciar su estudio [3]¿Cuál es la actualidad y verdad del catecumenado en el momento actual de la Iglesia, así como sus posibilidades de realización. Nos preguntamos si a la recuperación oficial teórica del catecumenado por el Vaticano II corresponde una recuperación real y pastoral del mismo; y si el lenguaje y las realizaciones “catecumenales” que hoy se están dando salvan la identidad del mismo catecumenado, o si se manifiestan variantes nuevas para las que es cuestionable el calificativo de “catecumenado” o “catecumenal”.

“La Iglesia es catecumenal. El catecumenado es eclesial; nos sigue diciendo D.Borobio.

Esta verdad, olvidada en gran medida durante siglos por una imperante “Iglesia de cristiandad”, ha venido a ser hoy una verdad patente, una exigencia para la evangelización, y un requisito para la plenitud de la iniciación cristiana. [4]

Necesitábamos, entonces, generar y ofrecer una instancia formativa para formadores de catequistas a fin de instalar primeramente en ellos el tema y la gravitación que tiene en la formación.

Nos urgía socializar algunos documentos que pudieran fundamentar este giro nuevo que pretendíamos imprimir en el campo formativo de estilo catecumenal y discipular.

Teníamos plena consciencia de no querer hacer simples retoques o simple cambio de nombres  para las estructuras viejas y sin conversión pastoral…reclamábamos “odres nuevos” para este vino nuevo de la iniciación cristiana y su itinerario catecumenal y discipular.

El vino nuevo estaba fluyendo a borbotones y era necesario darle cauce.

 

Informe sintético de la experiencia.

ü  La convocatoria fue exclusivamente para catequistas miembros de Junta y formadores de Seminarios de Catequesis.

ü  El espacio fue pensado y presentado en clave pastoral; es decir se brindó un espacio de oración desde la Animación Bíblica de la Catequesis (ABC), de estudio y de reflexión compartida con trabajos grupales para socializar lo elaborado en los grupos de intercambio.

ü  Dos jornadas con modalidad de internado.

ü  Transcribimos los Objetivos presentados como metas de este aprendizaje con la modalidad del Aula-Taller que les permitió a los participantes: socializar la temática, investigar, analizar y transferir de un diseño operacional dado a modo de ejemplo a una propuesta para llevar a cabo en cada uno de sus Seminarios Catequísticos.

 

ü  OBJETIVOS

  • Ubicar la temática de la Iniciación Cristiana en el contexto de la reflexión catequética actual. (planteos teológicos y pastorales que se desprenden).
  • Estudiar la presentación que el Documento de Aparecida hace sobre el tema de Iniciación Cristiana y articularla con  aportes de distintos autores.
  • Enriquecer y ampliar lo estudiado integrando diversas realidades de nuestras particularidades diocesanas.
  • Diseñar en los distintos grupos del taller posibles caminos para introducir en la formación de catequistas la modalidad de la iniciación cristiana en estilo catecumenal.
  • Identificar lo que es propio de la metodología del aula-taller como herramienta de aprendizaje socializado.

 

 

ü  APORTE DESDE LA ANIMACION BIBLICA DE LA CATEQUESIS (ABC)

 

  • El texto bíblico que se presentó como marco para la oración y como horizonte de ambas jornadas fue el texto de la Samaritana Juan 4, 4-42 como modelo de un proceso de iniciación: etapas, palabras iluminadoras, gestos simbólicos y de fraternidad, la vocación al discipulado y a la misión.
  • Con la modalidad de la Lectio Divina se presentó el texto transcripto para ser proclamado a “tres voces”: la de Jesús, la de la Samaritana, la del relator y otros personajes.
  • El aporte desde la ABC se cerró articulando la experiencia de la Samaritana con textos escogidos del Documento de Aparecida: El Encuentro con Jesucristo (243-244), además otras “ideas fuerza” de Aparecida: la conversión, el discipulado, la comunión, la misión.

 

ü  MARCO CONCEPTUAL: APORTES PARA LA REFLEXION

 

Primera Jornada: Destinada a que los participantes internalicen diversos textos que hacen al marco conceptual. División por grupos y con el método de “estudio dirigido” y con cuestionarios para cada texto. El trabajo se socializó en plenario al final de la jornada.

 

  1. 1.      RITUAL PARA LA INICIACION CRISTIANA DE ADULTOS, 1972. Selección de los textos: Sección Iniciación Cristiana de Adultos.

 

  1. 2.      GINEL, Alvaro: “ENCRUCIJADA Y HORIZONTE DE LA CATEQUESIS HOY” Selección de textos: Tarea de hacer nuevos creyentes; Las etapas y organización; Repensar la catequesis; Desarmados para buscar más y mejor; Previo a la catequesis; La Catequesis; Después de la catequesis.

 

  1. 3.      III SEMANA LATINOAMERICANA DE CATEQUESIS, Bogotá, 2006. Selección de textos: El Kerigma anuncio de Jesucristo al mundo de hoy; La Iniciación Cristiana (I.C) y el discípulo; Proceso de la IC de inspiración catecumenal, Criterios de la catequesis de IC.

 

  1. 4.      LXX ASAMBLEA PLENARIA CONFERENCIA ESPAÑOLA, 1998. LA INCIACION CRISTIANA EN CUANTO MEDIACION DE LA IGLESIA. Selección de textos: Concepto específico de la IC; El itinerario catequístico de la IC; Dos formas de IC.

 

  1. 5.      V CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE. APARECIDA, 2007. Nº 286 al 346

 

ü  EL AULA-TALLER

 

Segunda Jornada: Con la metodología de aula-taller como un espacio propio del aprendizaje de adultos y de construcción del conocimiento se recibieron las consignas de trabajo.

 

CONSIGNAS PARA AULA TALLER        

  1. 1.      Interiorizarse de la experiencia formativa del Seminario Pío X descrita en el documento.
  2. 2.      Presentamos este Documento como un “disparador”; un tomar ideas a fin de reformular, cambiar total o parcialmente, agregar, etc.…
  3. 3.      LA CONSIGNA ES armar un Instrumento a modo de subsidio para formar catequistas en estilo catecumenal y discipular misionero
  4. 4.      Tener presente en el diseño total de la propuesta: objetivos, interlocutores formandos,  tiempos, gestos, contenidos, evaluación,  difusión, espacio de aplicación (diocesana / parroquial), etc.…

Programación del Seminario Catequístico “San Pío X”.

Primer nivel: catequista elemental de base.

ü  Desarrollo y experiencia del proceso de iniciación cristiana (duración: un año, terminando en el tiempo Pascual)

ü  Precatecumenado (anuncio del kerigma). (Tiempo: siete semanas).

ü  Catecumenado (catequesis básica, integral, sistemática, sobre la Historia de la Salvación y el Símbolo de la Fe). Tiempo: veinticuatro semanas.

ü  Iluminación (preparación para la renovación del Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía en el Triduo Pascual). Tiempo: el tiempo de Cuaresma).

ü  Mistagogía (catequesis mistagógica sobre la celebración pascual). Tiempo: hasta la segunda semana de Pascua.

ü  Incluye: el anuncio del kerigma, la catequesis en estilo catecumenal (con las celebraciones litúrgicas necesarias, las entregas –de la Palabra, del Padrenuestro y del Credo), el momento de iluminación (Cuaresma) y la celebración de la Pascua, como culmen del proceso catecumenal. Se termina con una (o dos) catequesis mistagógicas sobre la Pascua y la comunidad orante que espera el don del  Espíritu Santo.

ü  Paralelamente: se desarrollan contenidos catequéticos básicos y esenciales sobre la iniciación cristiana y la metodología, en especial sobre el anuncio kerigmático y el catecumenado.

ü  Elementos de pastoral: se incluirán, paulatinamente, breves exhortaciones y enseñanzas sobre pastoral catequística: comunidad, parroquia, catequesis de adultos y de niños, misión y catequesis, etc.

ü  Evaluación: sobre los contenidos catequísticos: examen final.

Sobre el proceso de fe catecumenal: auto-evaluación, confrontando con el catequista y con su comunidad catecumenal.

 

Segundo nivel: catequista diocesano.

 

ü  Proceso catequístico (discipulado): desarrollo de los contenidos fundamentales.

ü  Tiempo: dos años, después de haber terminado el proceso catecumenal.

ü  Desarrollo de: La verdad sobre Jesucristo. La verdad sobre la Iglesia. La verdad sobre el hombre. Contenidos fundamentales de catequética. Elementos de teología pastoral y pastoral catequística.

ü  Evaluación: de proceso y final, a criterio del catequista en su modalidad.

 

Tercer nivel: Catequista especializado.

 

  • Tiempo: un año, y luego cursos o talleres de especialización y acreditación.
  • Es una realización de la formación permanente del catequista.
  • Desarrollo: contenidos para la formación especializada en diversas áreas de la catequesis, algunas obligatorias y otras por elección.

Obligatorias: Catequesis de Adultos, Catequesis Familiar, Catequesis de niños.

Elección: Catequesis especial, Catequesis de jóvenes y adolescentes, Catequesis escolar o para colegios secundarios (es conveniente para estas especializaciones un título docente), Catequesis penitenciaria, etc.

  • Profundización de temas: sobre catequética, pastoral, teológicos. Modo: cátedra abierta, talleres, cursos, etc. Formación permanente de los catequistas.

 

A modo de valoración de la experiencia

  • Cada grupo socializó lo elaborado y producido en el taller.
  • Cada producción puso de manifiesto la creatividad en sus aportes habiendo recreado el material  recibido en la consigna a modo de “disparador”.
  • Conocemos que la experiencia fue replicada en cada una de las diócesis de origen de los participantes con éxito y la propuesta se receptó con entusiasmo.

Palabras finales

Diseñar y llevar a cabo esta experiencia formativa y poder socializarla en este espacio creo es un aporte concreto en el área de formación de catequistas. Una forma concreta de poner en las manos de los formadores el cómo concreto para también en el ámbito de la formación de catequistas lo que nos señala Aparecida en sus números 365 y 366: “Ninguna comunidad debe excusarse de entrar decididamente, con todas sus fuerzas, en los procesos constantes de renovación misionera, y de abandonar las estructuras caducas que ya no favorezcan la transmisión de la fe.

…llamados a asumir una actitud de permanente conversión pastoral, que implica escuchar con atención y discernir “lo que el Espíritu está diciendo a las iglesias” Apocalipsis 2, 29.



[1] La Región Centro está conformada por las Juntas de Catequesis de la Arquidiócesis de Córdoba y de las Diócesis de Río Cuarto, San Francisco, Villa María, Cruz del Eje y la Prelatura de Deán Funes.

[2] Ritual de Iniciación Cristiana para Adultos, 6 de enero 1972

[3] Borobio, D: “El Catecumenado y su situación en la Iglesia actual”. Pont. Universidad Salamanca, 2007

[4] idem

CEBITEPAL - Av. Boyacá No 169 D-75 Bogotá D.C. - Colombia
Teléfonos: (57-1) 5879 710 - (Ext. 302 - 303) Fax: (57-1) 5879 715
Email: cebitepalencontacto@celam.org