Inicio
Escuela Bíblica
Escuela Teológica
Escuela Social
TESTIMONIO Y REFLEXIÓN
¡FRANCISCO, RENUEVA MI IGLESIA!
 
Jueves 07 de Noviembre de 2013
Seis líneas de acción pastoral del Papa Francisco en sus seis primeros meses de ministerio petrino. (Hna. Cecilia Serrato y Pbro. Jesús Emanuel Hernández)
En los últimos tiempos la Iglesia ha sido fuertemente interpelada por la complejidad del mundo que estamos viviendo: por la miseria que devasta a la humanidad, sobre todo en los países del llamado “Tercer Mundo”; por los grandes avances tecnológicos y científicos que hombre ha logrado; por los contrastes de la sociedad, sobre todo en las grandes urbes, etc. En pocas palabras, se puede decir que hoy la humanidad interpela fuertemente el ser y quehacer de la Iglesia.
En medio de este contexto, el pasado mes de septiembre el Papa Francisco cumplió seis meses de su pontificado. Esta figura, tan emblemática en los últimos tiempos, ha sido una voz profética, tanto en el mundo como en la misma Iglesia; ha sido como Juan el Bautista, “voz que grita en el desierto” en medio de la desolación de la humanidad. Las palabras del Papa resuenan y sus gestos inquietan y nos invitan a replantearnos el ser y quehacer de la Iglesia; nos invitan a realizar una nueva forma de acción pastoral en el mundo, más evangélica y más humana.
Vale la pena reflexionar algunos rasgos proféticos del Papa a los seis meses de su elección.
1.- Francisco es el Papa de las periferias o, como muchos dicen, “el papa del pueblo”. Desde que era Cardenal de Buenos Aires y ahora, iniciando su ministerio petrino, Francisco ha estado preocupado por llegar a los más pobres y desprotegidos; como todo un buen pastor, se acerca a los enfermos, visita las cárceles y los lugares donde hay grandes concentraciones de emigrantes y llama enferma a la Iglesia que se encierra en estructuras tradicionales y en una institución hermética. Ejemplos patentes han sido sus viajes a Lampedusa, isla del Mediterráneo; su visita al municipio italiano de Cagliari, en la región de Cerdeña; la visita a la Favela de las afueras de Brasil, etc. El Papa Francisco nos invita a ser una Iglesia y a hacer una pastoral con opción por los pobres, tal como lo hizo Jesús y como se ha reflexionado en las distintas Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano.
2. Con su actitud humilde y pobre, Francisco cuestiona profundamente los grandes sectores de la Iglesia, especialmente a la jerarquía, apegada frecuentemente a los bienes materiales y al cinismo del poder que impiden un acercamiento consciente a las realidades precarias de la humanidad. Además, rechaza toda actitud exageradamente materialista y de comodidad. Desde el inicio de su pontificado, renunció a vivir en los palacios papales y a usar los ornamentos y objetos suntuosos, propios de una Iglesia imperialista.
3. Francisco insiste en la importancia de centrar la vida en el Reino, el proyecto de Jesús, como motor fundamental para la vida de la Iglesia y de su acción pastoral en el mundo. Según este pensamiento, se debe evitar el “eclesiocéntrismo” y los dogmatismos en los que en “otros tiempos” se habían concentrado las fuerzas de la Iglesia. Ahora, con palabras sencillas y con actitudes oportunas, Francisco nos invita a caminar, edificar y confesar a Jesucristo; continuamente nos llama a mostrar, con nuestra vida, la belleza de la fe cristiana.
4. Una de las cosas fundamentales de la enseñanza de Francisco es la importancia de la mujer en la vida de la Iglesia. Así, lo demostró el Papa en la rueda de prensa que dio a los periodistas en su regreso de Río de Janeiro. El Papa ha mostrado su actitud de acogida e inclusión a los grupos atípicos de la pastoral, como las personas LGTBI[1], los grupos religiosos, los que piensan de manera diferente a la tradición de la Iglesia, etc.
5. Francisco invita a los Obispos y a los sacerdotes a tener una actitud cercana al pueblo; a tener una actitud humilde y servicial. Los invita a ser pastores “menos burocráticos y con más identidad de pastor”, “menos administradores y con mayor actitud misionera”, “menos jerárquicos y con mayor sentido de pertenencia al pueblo de Dios”, “menos maestros y más misericordiosos”: “ser “pastores con olor a oveja”.
6. Francisco proclama su preferencia por una Iglesia pobre y para los pobres. Una Iglesia que refleje su verdadero y auténtico ser ante el mundo. Para ello, el Papa ha comenzado por buscar una reforma de la Curia, con el objetivo de hacerla más accesible a las nuevas necesidades del mundo y de la Iglesia universal. Es una intención que desde el Concilio Vaticano II se había pretendido pero hasta ahora parece hacerse realidad.
En fin, estos seis meses de pontificado del Papa Francisco han sido interpelantes para toda la Iglesia. Por fin, parece hacerse realidad lo que el Vaticano II pretendió: hacer de la Iglesia una comunidad en diálogo con sus grandes interlocutores: el mundo y los tiempos nuevos.
Busquemos una Iglesia que encuentre caminos nuevos”, dice el Papa Francisco en la reciente y ya histórica entrevista concedida al sacerdote jesuita Antonio Espadaro. En efecto, los tiempos nuevos y las realidades actuales tan complejas, contrastantes y polifacéticas, interpelan a la Iglesia y la invitan a presentarse ante el mundo con una nueva forma de acción pastoral, más significativa para los hombres y las mujeres de hoy.

[1] LGBT son las siglas que designan colectivamente a lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero.




CEBITEPAL - Av. Boyacá No 169 D-75 Bogotá D.C. - Colombia
Teléfonos: (57-1) 5879 710 - (Ext. 302 - 303) Fax: (57-1) 5879 715
Email: cebitepalencontacto@celam.org